Archivo | 15:51

El niño pez

11 Dic

“Lo importante no es ser realista, sino creíble.”

Samuel Fuller

.

.

El niño pez

.

El niño pez.

Año: 2009.

Directora: Lucía Puenzo.

Reparto: Inés Efrón, Mariela Vitale, Pep Munné, Arnaldo André, Diego Velázquez, Carlos Bardem.

Tráiler

.

            Para Lucía Puenzo, el autodescubrimiento amoroso, rito de paso que intermedia adolescencia y edad adulta, encrucijada en la que tomar elecciones tan dificultosas como decisivas, resulta un acto traumático y extremo.

A pesar del clasicismo en su tratamiento, la exploración de las fronteras del sexo y el amor por dos adolescentes desorientados física y emocionalmente que proponía XXY, su opera prima como directora, chocaba frontalmente con las características de sus protagonistas: un hermafrodita que ha de decantarse por pertenecer definitivamente a uno u otro sexo y un tímido chaval de ignotas tendencias homosexuales. Una manifestación aparatosa, decíamos, pero que sin embargo conseguía funcionar con cierta naturalidad. Virtud esencial que, en cambio, El niño pez no es capaz de conquistar.

            El niño pez, segunda experiencia de Puenzo tras las cámaras, aborda el romance problemático entre dos chicas de distinta extracción social: una joven acomodada y su asistenta, inmigrante paraguaya. Es decir, que el argumento se fundamenta en la superación del obstáculo de dos grandes tabúes, el lesbianismo y las diferencias de clase, además de un tercer factor, ya común a todas las relaciones de pareja, como es el palpable desequilibrio entre las personalidades de las dos amantes: una chiquilla acomodada e ingenua pero entregada, y una superviviente con mil batallas y sinsabores a cuestas.

Hasta ahí, dejando de lado el tema de la homosexualidad -hecho más conflictivo en Sudamérica de lo que sería en España, a pesar de su todavía ligera falta de madurez en su plasmación en el cine- y las notas de realismo mágico a propósito de la espiritualidad imbricada en la vida cotidiana de las mujeres, la película no se sale de lo ordinario en su retrato, el cual, apoyado en la buena química de las actrices, consigue escenas de notable ternura y complicidad, intriga y tensión romántica.

            Sin embargo, el guion firmado por la propia Puenzo –al igual que en todas sus obras como realizadora-, acumula progresivamente una serie de excesos narrativos que provocan que la cinta acabe por despeñarse en los abismos de lo grotesco. La mezcla de homicidios familiares, tramas incestuosas e improvisadas redes de trata de blancas no fructifica en el supuesto desgarro que la cineasta pretende imprimir al relato.

Por el contrario, lo que obtiene finalmente es una historia en absoluto verosímil, cuyo interés decrece a marchas forzadas y, por ende, del todo estéril en sus ambiciones de emotividad.

 

Nota IMDB: 5,8.

Nota FilmAffinity: 5,3.

Nota del blog: 3.

A %d blogueros les gusta esto: