¡Hatari!

21 Ene

“Una buena película depende de una buena historia y una buena realización, lo demás es adorno.”

Stan Winston

.

.

¡Hatari!

.

¡Hatari!.

Año: 1962.

Director: Howard Hawks.

Reparto: John Wayne, Elsa Martinelli, Hardy Krüger, Red Buttons, Gérard Blain, Bruce Cabot, Michèle Girardon, Valentín de Vargas.

Tráiler

.

           En ocasiones, no hay nada como reencontrarse con el placer de disfrutar de una buena historia bien contada. ¡Hatari! no narra nada de especial trascendencia, ni disecciona los entresijos del hombre, ni se pregunta por la relación entre lo divino y lo humano. Ni falta que le hace. Transmitir el placer de la vida y de la aventura que experimentan un grupo de cazadores de animales para zoológicos establecidos en la sabana keniata es suficiente material como para cumplimentar de sobra dos horas y media de entretenidísimo metraje. Las ventajas de ser Howard Hawks.

           ¡Hatari! es un plato sabroso, condimentado con gusto y repleto de ricos ingredientes: acción, exotismo, guerra de sexos, humor, camaradería,… Se trata de una película de contagiosa vitalidad, de trazo sencillo pero convencido –a un servidor le evoca reminiscencias de los entrañables relatos infantiles de Roald Dahl-, excelente ritmo, personalidad propia y simpatía en su retrato humano, que goza de una construcción de caracteres atenta y esmerada.

Un espectáculo luminoso y disfrutable en el que, por así decirlo, se ofrece refugio al mundo entero: irlandeses desengañados, taxistas neoyorkinos, accidentados pilotos de carreras alemanes, expertos tiradores amerindios, franceses buscafortunas, toreros mexicanos, coquetas fotógrafas italianas,…

           Su naturaleza exótica, proclive al envejecimiento acelerado, conserva salud, vigor y pasión gracias a la cierta verosimilitud de su esporádico apunte antropológico, de la chispa que aporta un humor picarón y atrevido para la época en el plano sexual –el punto picante de la mediterránea Elsa Martinelli, la resolución de los conflictos románticos, guasonas bromas sueltas-, dotado además de sorprendentes trazos ‘cartoonescos’ –la marciana cacería de monos-, y, en especial, a causa de la proverbial efectividad de Hawks para el rodaje de escenas de acción, filmadas con los propios actores inmersos en situaciones de gran riesgo físico.

Ya se sabe que, en aras de favorecer la naturalidad de las mismas y, por qué no, de satisfacer su curiosidad hacia todo lo que desprenda adrenalina, el realizador estadounidense procuraba informarse con minuciosidad de la dinámica característica del asunto. Las secuencias cinegéticas son buena prueba de ello.

           En realidad, lo mismo da que se trate de un safari africano que una descripción detallada del trabajo de los rancheros de Nuevo México. En cualquier caso, contra los disparates de una vida ingrata, Hawks arma a sus personajes con media sonrisa socarrona y unas indestructibles ganas de plantar batalla y, más aún, derrotar a la adversidad. Y a fe mía que lo consiguen.

 

Nota IMDB: 7,3.

Nota FilmAffinity: 7,3.

Nota del blog: 7,5.

Anuncios

6 comentarios to “¡Hatari!”

  1. selene 21 enero, 2014 a 22:45 #

    Qué gran película me ha parecido siempre por lo mismo que dices en tu crítica, llena de sencillez pero con un encanto especial. La verdad es que tiene escenas muy buenas, yo que soy de las que se saben los diálogos de las películas que he visto varias veces suelo citar alguna de sus frases jaja.

    • elcriticoabulico 22 enero, 2014 a 03:38 #

      “Pockets, eso en realidad es un macho cabrío”. “-¿Así que has estado bebiendo un poco, eh? -No señora. He estado bebiendo mucho”. ¡Hatari! es una gozada de película, capaz transmitir un montón de optimismo.

  2. altaica 22 enero, 2014 a 02:20 #

    Redonda crónica llena de verdades como puños y escrita acorde con la película de la que se ocupa, demostrando ductilidad para lo que se quiere contar y sobre lo que se cuenta.

    Y sí, ¡Hatari! es un ejemplo brillantísimo de cine en estado puro, donde todo está al maravilloso servicio del entretenimiento, lo que por otro lado es tan difícil de lograr como su contrario, pues no debemos de engañarnos pues divertir como lo hace esta película en su metraje y en su aparente sencillez no es nada sencillo. Por cierto me ponía a mi la Mantinelli con su moderna delgadez. Jamás se me olvidará la jovial banda sonora. Maravillosa película.

    • elcriticoabulico 22 enero, 2014 a 03:41 #

      Soy devoto de las chicas mediterráneas, y en consecuencia tengo la osadía de decir que, aunque muy mona, la Martinelli mejoraría con unos kilitos. Sobre ¡Hatari!, queda todo condensado en tu afirmación de que contiene una sencillez y un entusiasmo que parecen fáciles y en realidad son dificilísimos de obtener. A la cartelera en general me remito.

  3. antoniomartingarcia 22 enero, 2014 a 11:40 #

    Sin duda, la mejor película surgida de aquella inquietud hollywoodiense de la época por ubicar sus aventuras en la sabana africana (“Las minas del rey Salomón”, “Las nieves del Kilimanjaro”, “Mogambo”, “El último safari”, “Nacida libre”, etc.). Un tipo de cine lamentablemente perdido…
    Cierto que a la Martinelli le faltaban unos kilitos, pero excepto las dos Hepburn pocas supieron lucir su delgadez con tanta elegancia y sofisticación.

    • elcriticoabulico 22 enero, 2014 a 12:17 #

      El cine de sabana ha dado muy buenas películas, pero también es cierto que sobre algunas pesa muchísimo el paso de los años. En el caso del cine de aventuras, la línea entre la inmortalidad y la finitud es una de las más delgadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: