Tag Archives: Locura

The Hunted (La presa)

17 Abr

Benicio del Toro también comería cosas que harían vomitar a una cabra. El síndrome posbélico se perpetúa en The Hunted (La presa), dentro de la segunda entrega del especial de Cine Archivo sobre William Friedkin.

.

Sigue leyendo

El rapto de Bunny Lake

9 Dic

el-rapto-de-bunny-lake

.

Año: 1965.

Director: Otto Preminger.

Reparto: Carol Lynley, Keir Dullea, Laurence Olivier, Martita Hunt, Noël Coward.

Tráiler

.

          En ocasiones, el cine es víctima de la evolución de la ciencia. El género de la ciencia ficción, gracias a su componente fantasioso, no tiene por qué ser la principal víctima de estos cambios técnicos y teóricos. Su mella se hace más visible cuando ciertos conceptos científicos centran el objeto del filme.

Probablemente, su manifestación más evidente se dé en las intrigas psicológicas debido a los inexorables cambios, actualizaciones y revisiones de los paradigmas que sostienen a un campo tan vasto y complejo como este, en el que las teorías y las prácticas más firmes pueden quedar desacreditadas en apenas décadas. Recordemos, por ejemplo, que estrellas como Frances Farmer o Gene Tierney sufrieron en sus carnes los efectos de terapias psiquiátricas tremendamente erróneas y crueles como el electroshock, entre otras.

De este modo, lo que hace sesenta años podía verse como un retrato crudo y estremecedor de la enfermedad mental, en el presente se percibiría como una aproximación naif en el mejor de los casos o, por desgracia, especialmente sensacionalista e incomprensiva.

          La estrafalaria composición psicológica que resuelve el misterio de El rapto de Bunny Lake es uno de estos ejemplos. Con una interpretación a juego, igualmente extravagante y desorientada, su irrupción en la intriga afea los resultados de una cinta en la que, por otro lado, Otto Preminger había conseguido imprimir un agraciado tono que, desconcertantemente, sumía esta terrible investigación de la desaparición de una niña en el Londres de los sesenta en una especie de cuento infantil donde es difícil discernir entre realidad y fantasía, sordidez criminal e imaginación alucinada.

Hasta parece sumergirse de otro crimen sin crimen londinense, un año anterior: el de Blow-Up (Deseo de una mañana de verano) –aunque sin caer en su sopor narrativo y su afectada ansia de trascendencia-. Como en aquella, el misterio termina por constituirlo una galería de personajes extraños envueltos en circunstancias extrañas y que, cuanto más se cree conocer de ellos, más extraños resultan.

          La atmósfera onírica es por tanto la virtud más destacable de una obra donde el libreto es bastante menos convincente. Un pero que, al menos visto desde la actualidad, perjudica el impacto del desenlace, donde se llega al clímax de esa conflictiva combinación entre el juego inocente y la amenaza violenta con la tensión exacerbada por el cineasta austriaco mediante escenas calculadamente dilatadas; hipnóticas e inquietantes a partes iguales.

.

Nota IMDB: 7,3.

Nota FilmAffinity: 7.

Nota del blog: 6.

Vorágine

22 Nov

Otto Preminger bajo el retrato de Laura Hunt. Vorágine, ordalía de una esposa alienada para el especial del terrible austríaco en Cinearchivo.

.

Sigue leyendo

La doncella (The Handmaiden)

15 Nov

la-doncella-the-handmaiden

.

Año: 2016.

Director: Park Chan-wook.

Reparto: Tae-ri Kim, Min-hee Kim, Jung-woo Ha, Jin-woong Ho, So-ri Moon.

Tráiler

.

           La doncella (The Handmaiden) supone el regreso a Corea del Sur de Park Chan-wook después de su aventura americana, Stoker, así como la recuperación de su trabajo como guionista, al que había renunciado en la anterior para desgracia de la producción, que no obstante mantenía unas cuantas líneas recurrentes de la filmografía del cineasta. Porque en La doncella, una vez más, nada es lo que parece. Tanto o más cuando narra la historia de una estafa protagonizada por dos trileros de barrio bajo coreano y una noble japonesa inocente y frágil, a la que pretenden desplumar su herencia por medio de un matrimonio engañoso y su posterior traslado tras los muros del manicomio.

           Park, libre de nuevo de los grilletes de Hollywood, desencadena igualmente su laberíntica arquitectura argumental para acompañarla de su no menos elaborado estilo formal, abigarrado y en ocasiones excesivo, por ejemplo, en el uso de los movimientos de cámara, tan insistentes y raudos como los giros de guion que propicia la estructura dual del relato: el anverso contra su reverso, el truco sobre el truco.

Por medio de estas maniobras pirotécnicas, el filme permanece en constante fluidez, mutando incesantemente para entretenimiento del espectador, que a partir de una intriga sobre fraudes choca repentina y violentamente en su viaje contra un dilema amoroso donde se discute sobre las inclinaciones viscerales del ser humano hacia ambiciones materiales o sentimentales. Y, más tarde aún, contra una farsa sobre la liberación femenina contra todo y contra todos. Virajes, transformaciones y sobresaltos entremezclados todas ellos con literatura erótica, terror psicológico, teatro de la crueldad y fantasía romántica; siempre sin moderación alguna -y hasta provocando evidentes contradicciones discursivas, en el caso de las escenas de alto voltaje sexual-.

           La doncella resulta arrebatadora por esa misma descarada, audaz y divertidísima desmesura, incluso a pesar de defectos como la renuncia de Park a la concisión narrativa, en especial en las fases más explicativas de la función, donde la obra corre el riesgo de perder su complejo equilibrio. Malsana, sarcástica, voyeurística, hechizante. Potentísima. La arrolladora factura visual no es un artificio puramente esteticista, sino que aparte de para deslumbrar la retina sirve también para sumergirse hasta la cabeza en las relaciones de este triángulo delictivo y amoroso, en las migajas de suspense que deja tras de sí la acción, en el estado mental y afectivo que atraviesan los personajes. En la descomunal caja de juegos y sorpresas que conforma este particular universo, en definitiva.

.

Nota IMDB: 8,1. 

Nota FilmAffinity: 7,5.

Nota del blog: 8,5.

El grito

28 Oct

Un alarido para abrir las puertas entre la realidad y el delirio, la razón y la locura, los terrores sobrenaturales y los terrores cotidianos. La peculiar El grito, para la sección de estrenos en DVD/Blu-ray de Cine Archivo.

.

Sigue leyendo

El francotirador

19 Abr

El asesino en serie como protagonista. El francotirador: traumas psicológicos, misoginia rampante, frustración irreparable y culto a la violencia bajo la alfombra del sueño americano. Para la sección de cine clásico de Bandeja de Plata.

.

Sigue leyendo

El que recibe el bofetón

29 Ene

“Ríe y el mundo reirá contigo; llora y llorarás solo.”

Ella Wheeler Wilcox (Soledad)

.

.

El que recibe el bofetón

.

El que recibe el bofetón

.

Año: 1924.

Director: Victor Sjöström.

Reparto: Lon Chaney, Norma Shearer, Marc MacDermott, John Gilbert, Tully Marshall, Ruth King, Ford Sterling.

.

            El que recibe el bofetón es el primer filme desarrollado íntegramente –que no estrenado- por la ‘major’ hollywoodiense Metro Goldwyn Mayer. Se trata de una obra de prestigio compuesta a partir de un texto del dramaturgo ruso Leonid Andréiev, dirigida por un cineasta importado por el imperio del cine, el sueco Victor Sjöström –Seastrom, a este lado del Atlántico-, y protagonizada por un elenco de estrellas de aquel entonces encabezadas por uno de los actores más expresivos y talentosos del periodo mundo como Lon Chaney; todo ello bajo la atentísima mirada del mandamás Irving Thalberg –tal será su control que acabará convirtiendo en su mujer a la joven actriz Norma Shearer, más tarde conocida como ‘la Primera dama de la MGM’-.

            Nadie como ‘el hombre de las mil caras’ para encarnar el descenso a los infiernos de la locura de un científico parisino desgarrado por la doble traición perpetrada por el pérfido barón Regnard (Marc MacDermott), quien en su absoluta iniquidad acomete el robo de sus revolucionarias ideas sobre antropología y la conquista artera de la amada esposa del estudioso. De eminencia a las puertas de la inmortalidad a triste payaso sin consuelo, incapaz de ser tomado en serio.

Este planteamiento inicial, desarrollado de manera un tanto ingenua –como lo es buena parte del argumento, un tanto envejecido-, se articula como uno de esos melodramáticos desmoronamientos de la dignidad humana que con tanta fuerza personificaría el histrión alemán Emil Jannings en dramas como El último, La última orden o El ángel azul. Es decir, la condena justa para una especie que, apunta con extremada crueldad el discurso, parece definirse por su placer ante el sufrimiento de sus semejantes, materializado en los bofetones físicos, mentales y espirituales que recibirá el protagonista de la función. Pero el indiferente mundo sigue girando, y el caprichoso Destino con él, advierte Sjöström en los expresivos fotogramas ajenos a la acción y que actúan a modo de signos de puntuación y elipsis.

            En este sentido, más allá de las palizas evidentes que recibe en su número el infortunado payaso, se husmea en El que recibe el bofetón una violencia electrizante, que dibuja un fondo de escenario crispado y malsano donde, a pesar de la aparente comedia del primer plano, palpita con rotundidad la inminencia del estallido definitivo, de la tragedia catárquica. En este caso de una tragedia redentora, con el protagonista ya con la suficiente lucidez para percatarse por fin del funcionamiento de este universo condensado bajo la carpa del circo –en parte al estilo de las grandgignolescas producciones coetáneas de Tod Browning, muchas de ellos también con Chaney en el rol principal- y así actuar en consecuencia como una fuerza cósmica benéfica y reparadora.

            Sostiene a la película el vigor de las imágenes arrojadas por Sjöström, fundadas sobre una simbología tan obvia como, cabe decir, poderosa. El corazón deshilachado, el vil dinero, el león que clama por ser liberado –curiosa coincidencia, puesto que ésta en la cinta donde precisamente aparece por primera vez del icónico león Leo como logo de la casa-. A partir de su confrontación y confluencia por medio del argumento o directamente del montaje –el collar de perlas y el collar de flores; los besos apasionados y el padre que manosea un fajo de billetes-, surge una intensa narración que también regala imágenes de notable lirismo y significancia –el festín campestre devorado por las hormigas-.

.

Nota IMDB: 7,8.

Nota FilmAffinity: 7,5.

Nota del blog: 7,5.

A %d blogueros les gusta esto: