Black Coal

15 Ene

“El director no tiene que dejar de ser dueño de la película, nunca. En cuanto se convierte en esclavo, está perdido. No digo que cuando se ha de hacer una película para uno mismo, se deba hacer con desprecio hacia el público. Si haces una película que te gusta, y la haces bien, también va a gustar al público o, al menos, a una parte de él.”

Woody Allen

.

.

Black Coal

.

Black Coal.

Año: 2013.

Director: Diao Yinan.

Reparto: Fan Liao, Yun Mei Gwei, Xuebing Wang, Jingchun Wang, Ailei Yu.

Tráiler

.

           Es la película que, según muchos injustamente, arrebató el Oso de oro de Berlín a la celebrada Boyhood (Momentos de una vida), una de las indiscutibles sensaciones cinematográficas de la temporada.

           Hay algo en Black Coal que invita a emparentarla con la superlativa Memories of Murder (Crónica de un asesino en serie). El tortuoso crimen que vertebra la obra, la atmósfera crispada y melancólica que envuelve a unos personajes incompletos, la fina pátina de absurdo que barniza un argumento firmemente asentado en la descripción de un ambiente social muy concreto y no precisamente idílico, en esta ocasión el grisáceo y helado norte minero de la China previa al milagro económico.

Thriller con resabios melodramáticos dentro de una industria poco habituada a entregarse a los géneros, Black Coal se adentra en una intrincada trama de asesinatos en serie que parecen converger, al igual que las imperiosas necesidades afectivas de su investigador –un exdetective relegado a la seguridad privada por el alcoholismo derivado de su traumático divorcio-, en la delicada y doliente figura de una dependienta de lavandería con un extraño magnetismo para el amor y la muerte.

           Diao Yinan atenaza a sus criaturas en una férrea red de deudas, anhelos, traiciones y entregas que van corporeizándose a medida que se desentraña –o se enmaraña- el caso policíaco, el cual, a fin de cuentas, alterna con naturalidad el primer y el segundo plano de atención dentro de la obra, sometida a la evolución emocional de los personajes.

La poderosa realización del cineasta chino entrega imágenes de gran calado expresivo en la descripción de caracteres –la botella que rueda despedazándose escaleras abajo-, la composición de la lúgubre y desolada atmósfera del relato –la noche, los neones, el hielo que se resquebraja- y la impresión del ritmo narrativo mediante elipsis –el salto de cinco años en un túnel-. En el mismo plano, compone secuencias más hipnóticas que encaminan a los fotogramas hacia esa vertiente más introspectiva e intimista, cercana por momentos a una ensoñación densa y pesada, en la que restallan imágenes mágicas como los enigmáticos fuegos artificiales con los que se cierra el metraje.

           Yinan obtiene una obra subyugante que sortea las puntuales dispersiones de intensidad del relato y los puntos flacos que pudieran intuirse en esta escurridiza trama –bastante sólida y más clara de lo que aparenta, no obstante- a fuerza de pura sugestión.

 

Nota IMDB: 6,8.

Nota FilmAffinity: 5,9.

Nota del blog: 7,5.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: