Archivo | 17:30

Traición en Fort King

6 Oct

“Me dijeron que era bueno para hacer de indio.”

Anthony Quinn

 

 

Traición en Fort King

 

Año: 1953.

Director: Budd Boetticher.

Reparto: Rock Hudson, Anthony Quinn, Barbara Hale, Richard Carlson, Lee Marvin, Hugh O’Brien.

Filme

 

 

            Ni lo apaches, ni los sioux, ni los comanches, ni los cheyennes, ni los arapahoes. La única nación india irredenta, que nunca ha firmado la paz con los jactanciosos y depredadores Estados Unidos, el único “pueblo no conquistado” del territorio, fueron los semínolas de Florida.

Una historia de orgullo, heroísmo y resistencia que ejerció el influjo suficiente sobre Budd Boetticher, hombre independiente aunque entonces ligado a la Universal -éste sería uno de los seis westerns que legaría a la productora-, para componer, tomando parte del desarrollo de las Guerras Semínolas y bajo sus pírricas condiciones de realización habituales, uno de los primeros westerns proindios de la industria hollywoodiense.

             El relato se articula en torno a la figura de dos idealistas, amigos de la infancia, uno recién llegado al fuerte King (correcto Rock Hudson, sentando los cimientos de su carrera y que, curiosamente, había sido piel roja en Winchester 73); el otro, mestizo, nuevo jefe de los semínolas (Anthony Quinn, un tanto espástico), enfrentados contra su voluntad por la belicosidad y la ineptitud característica del ser humano, rasgo también presente casi de manera paralela en ambos bandos, aunque decididamente más pronunciada entre los rostros pálidos: el mayor Degan (Richard Carlson), con muchos aspectos del megalómano Custer; la bravura cegada por la venganza en los guerreros indios.

              Un filme con un mensaje claro, algo idealizado, sin apenas dobleces, y desarrollado con cuidado por Boetticher, a excepción de esos (puntuales) poco elegantes movimientos de cámara que desplazan la vegetación, impropios de un maestro en pasar desapercibido para bien.

              De este modo, Traición en Fort King resulta un western modesto pero fluído y ameno, que sabe sacar partido a las situaciones –la logradamente asfixiante y enfebrecida expedición al infierno de un Degan enajenado; el esfuerzo quijotesco y noble de los dos pacifistas, evitar caer en una barata pugna amorosa, si bien a costa de pasar de manera más superficial sobre esta subtrama- y a sus posibilidades técnicas gracias a un lucido technicolor que aprovecha la espectacularidad natural de los pantanos de Florida y el colorido de los ropajes nativos, y unas meritorias escenas nocturnas.

              Y, en especial, se agradece que los indios sobrepasen el tópico de tipos bronceada y con pelucón, lacónicos y fáciles de aniquilar. En Traición en Fort King, el indio está, como en este episodio de la historia, igualado en condiciones con el hombre blanco.

 

Nota IMDB: 6,2.

Nota FilmAffinity: 6,1.

Nota del blog: 7.

A %d blogueros les gusta esto: