Archivo | 16:43

Outrage

11 Oct

“Me gustaría poder hacer cine más artístico, pero tengo que hacer entretenimiento para tener espectadores”

Takeshi Kitano

 

 

Outrage

 

Año: 2010.

Director: Takeshi Kitano.

Reparto: Takeshi Kitano, Kitamura Soichiro, Jun Kunimura, Renji Ishibashi, Tomokazu Miura, Kippei Shiina, Ryo Kase, Tetta Sujimoto.

Tráiler

 

 

             Después de tres ejercicios de autorreflexión y psicoanálisis filmado –Takeshis’, Glory to the Filmmaker!, Aquiles y la tortuga– Takeshi Kitano, cada vez con más comentarios, sobre todo por parte de sus fieles, arreciando sobre su deriva cinematográfica, decide plantarse y arrojar contra su público aquello que éste parece pedirle: una vuelta a las andadas, un estallido de estilizada violencia yakuza como en los viejos y buenos tiempos.

             A través de esta contestación resignada pero brutal que es Outrage, el realizador japonés pone frente al objetivo a esa organización jerárquica y ritualizada hasta lo ridículo, y más casposa que gloriosa, que es la yakuza japonesa. Aunque la mirada de Kitano siempre tuvo un halo irónico, nunca fue tan directo y descarnado como ahora.

Ya que tiene que volver al cine de gángsteres, a Kitano le apetece divertirse.

             De hecho, más que una nueva entrega de mafiosos nihilistas a los que la muerte les sabe igual que la vida, Outrage parece una de las locuras del incontenible Takashi Miike.

Este conjunto ultraviolento de ascensos y caídas, traiciones y vendettas –rasgos paradigmáticos del género-, protagonizado por un grupo de desheredados empleados como punta de lanza y carne de cañón en unas guerras en las que la senilidad y el sadismo del capo de capos sirve como agente del caos, no es más que una carcajada cruel y abrasiva, hemoglobina y plomo mediante, a costa de ese monstruo mitificado e idolatrado.

             La cinta reconcilia la más cruda fiereza y garra de Kitano, su talento para la puesta en escena –aunque con unas aspiraciones artísticas ostensiblemente rebajadas- y su macabra y burlesca imaginación,conmemorada a impregnar de desorden y absurdo la pantalla y que, dentro de estos vericuetos de escalafones, escuadras criminales y pugnas intestinas, se torna incluso confuso de seguir por momentos.

             Sin embargo, lo que importa es descerrajar el sinsentido de una organización que se mea en el mal llamado honor del criminal. Nada que ver con aquellos estoicos hombres del clan, leales incluso en el destierro y la traición, del tradicional yakuza eiga.

 

Nota IMDB: 6,8.

Nota FilmAffinity: 6,6.

Nota del blog: 7.

A %d blogueros les gusta esto: