Noticias de una violación en primera página

30 Abr

“La información supeditada a la diversión perjudica gravemente a nuestra democracia: conduce a un periodismo disfuncional que no informa a la gente. Y si la gente no está informada, no puede pedir cuentas al gobierno cuando es incompetente, corrupto o ambas cosas a la vez.” 

Al Gore

.

.

Noticias de una violación

en primera página

.

Noticias de una violación en primera página

.

Año: 1972.

Director: Marco Bellocchio.

Reparto: Gian María Volontè, Fabio Garriba, Laura Betti, Corrado Solari, Jacques Herlin, John Steiner.

.

            Son bien conocidas las frecuentes polémicas y acusaciones de manipulación política que se suceden entre el Consejo de informativos de TVE y la dirección de los telediarios de la cadena estatal, elevadas incluso al Parlamento Europeo. Sin interés por los numerosos reconocimientos internacionales que los espacios informativos de TVE habían cosechado gracias a su independencia, el gobierno del Partido Popular parece apostar en cambio por una reideologización de la cadena pública a través de medidas como el Real Decreto que modifica la norma para la designación del presidente de RTVE y que permite que éste pueda ser nombrado haciendo caso omiso al requisito del apoyo de dos tercios del Congreso, imperativo ahora restringido solo en la primera votación y que, de no resultar en acuerdo, en una hipotética segunda vuelta queda sustituido por la mayoría absoluta. Un recurso que les ha permitido situar al frente de TVE a gestores afines a su sesgo político, provenientes en muchos casos de aparatos de información puestos al servicio del partido como la inefable Telemadrid.

El caso es especialmente grave al tratarse de la televisión pública, cuyos informativos constituyen una herramienta esencial e inviolable para el correcto desarrollo del proceso democrático de la sociedad. Una cuestión que, si bien desde entes privados, reclaman por ejemplo en la ficción los concienciados (y por desgracia enamoradizos) periodistas de la serie de The Newsroom, unos románticos acerca de los valores y las virtudes que residen y defiende el cuarto poder.

No obstante, queda por ver si, en efecto, a estas alturas de la película la propaganda machacona y burda hasta lo risible todavía posee capacidad de influencia sobre la masa social –“aún estamos con estas inercias troglodíticas de que controlando los medios públicos se ganan elecciones”, se lamentaba el veterano Lorenzo Milá en una entrevista para el magazine Jot Down, quien lo veía como un reflejo directo de la democracia “adolescente” de España-. Probablemente, uno de los factores clave para la dominación de la conciencia política ciudadana haya sido no el lanzamiento férreo e inflexible de mensajes retorcidos a voluntad, sino algo en apariencia más inocente como es la banalización -y por tanto el descrédito absoluto- de los programas informativos, los cuales, repetimos, en su papel de proveedores de información veraz, son esenciales para el sano funcionamiento de la democracia.

            Noticias de una violación en primera página es una clara muestra de esta banalización amarillista y de su aplicación dentro de una interesada estrategia política, así como la prueba de que, obviamente, no se trata de una técnica novedosa. El escándalo por la violación y asesinato de una inocente colegiala en la Italia, atribuido por el principal diario nacional a un joven activista de izquierdas en el contexto de la turbulenta política Italia de finales de los sesenta y principios de los setenta, centra el argumento de una cinta protagonizada por el cínico responsable de un periódico (el comprometido Gian María Volontè) que no solo es un periódico, sino que es El Periódico (Il Giornale).

            Marco Bellocchio, director siempre en primera línea de combate de los ideales sociales y democráticos, trata de exponer la degradación moral de una prensa convertida en arma violenta y campo de guerra en esta víspera de elecciones al Palacio del Quirinal, así como las hábiles triquiñuelas de las que se sirve el oficio para manipular al lector desprevenido y acrítico. Por verosímil e ilustrativo, el mayor atractivo del discurso recae en estos pequeños subterfugios periodísticos basados en elementos aparentemente nimios como la elección de un adjetivo, la composición de un titular, la descripción de unas circunstancias, el sesgo inadvertido, el orden y composición de la agenda setting o la elección de un determinado perfil de reportero para cubrir una determinada noticia.

Porque, en el resto de la invectiva, predomina un exceso discursivo y de consignas verbalizadas que terminan por empujar una obra pertinente e interesante al simple panfleto, asfixiado a causa de la falta de matices y en la negativa a dejar espacio para la interpretación y la maduración personal por parte del espectador. De igual modo, ante el irrespirable clima polarizado que se respira en el filme -donde comunistas, fascistas y la vengativa ciudadanía inspiran repulsa por igual-, cabe rescatar la humana fragilidad y valentía de personajes como la desorientada solterona o el novato Roveda, mientras que la trama policiaca, ilustrada en imágenes adecuadamente hoscas, crispadas y correosas –algunas de ellas procedentes de archivo-, se resuelve de manera burda y tópica. Quizás hubiera sido mejor opción reducirla a su naturaleza de mcguffin y dejarla por completo de lado.

 

Nota IMDB: 7,2.

Nota FilmAffinity: 7.

Nota del blog: 5,5.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: