Archivo | 15:37

Un método peligroso

8 Abr

“Admiro a Freud. Es un gran artista, su mitología es maravillosa y muy fuerte, pero no creo que sea una visión auténtica de la realidad.”

David Cronenberg

.

.

Un método peligroso

.

Un método peligroso

.

Año: 2011.

Director: David Cronenberg.

Reparto: Michael Fassbender, Keira Knightley, Viggo Mortensen, Sarah Gadon, Vincent Cassel.

Tráiler

.

            Bien conocida es la fascinación de David Cronenberg por las ideas de Sigmund Freud acerca de la psicología humana y la concordancia de éstas con la atracción que el cineasta canadiense experimenta hacia las desviaciones y patologías del interior profundo del ser humano contemporáneo, frecuentemente somatizadas en deformaciones exteriores intermediadas por la injerencia de la tecnología omnipresente. El psicoanálisis, de hecho, ha dejado una impronta evidente en su obra a través de cintas como Spider.

            Continuadora de esa línea narrativa en apariencia más clásica y realista y menos tortuosa y reconcentrada que Cronenberg encadena precisamente desde el estreno de Spider, Un método peligroso vuelve la mirada al periodo de nacimiento del psicoanálisis por medio de la indagación en los vínculos profesionales y afectivos que unen a tres investigadores decisivos en la conformación y consolidación del corpus teórico de esta ciencia: Carl Jung (Michael Fassbender), Sigmund Freud (Viggo Mortensen) y Sabina Spielrein (Keira Knightley).

Bien documentada por parte del director y guionista, Un método peligroso, realizada con una formulación estética extremadamente austera, casi académica en apariencia, se diría por momentos un instructivo simposio acerca de las posturas en constante influencia y confrontación de estos tres individuos adelantados y providenciales –así como, de manera secundaria, de otro cuarto, Otto Gross (Vincent Cassel)-, quienes desarrollan a su modo lo que podría ser perfectamente el argumento de una película aventuras. Al fin y al cabo, los protagonistas son científicos que se adentran en la frontera de lo desconocido, a tientas, escudados en la fuerza de su determinación y su talento analítico, rodeados de peligros, amenazas y traiciones.

Entrelazada a esta inmersión en la oscuridad ignota de la mente humana, Un método peligroso expone unas relaciones personales que se hallan también envueltas en una turbulenta y constante transformación –el transcurso de paciente a sanadora pasando por amante que ejerce Spielrein; la amistad y tutoría que desempeña Freud degenerada progresivamente en rivalidad científica y distanciamiento personal- y donde destacan las entonadas interpretaciones de Fassbender y Mortensen.

            Así pues, la vertiente didáctica del filme, muy interesante para cualquier aficionado a la psicología, se entrevera y equilibra con el drama que sirve este apasionado triángulo psicológico-sentimental y el cual, en contraste con las contradictoriamente bucólicas y soleadas Zurich y Viena, pero en consecuencia con la inestabilidad afectiva y científica que se cierne sobre los personajes, posee latentes unas terribles y enfermizas sombras –la sexualidad y el deseo carnal en contraste con las represiones sociales, el ego y la notoriedad, la morbidez, la deformación de los lazos familiares,…- que, una vez más, conectan con la sensibilidad de Cronenberg y sintetizan en la práctica las hipótesis atesoradas sobre el terreno por esta revolución en ciernes de la cura mental (e incluso la liberación íntima) mediante el poder palabra.

            Es decir, como si de una inversión temporal se tratase, Un método peligroso presenta un melodrama de época que esconde, larvadas en su seno, a punto de reventar, esparcirse y sumergir en la noche a ese bucólico escenario centroeuropeo –¿la peste a la que alude Freud a su llegada a América?-, las pulsiones fantásticas y aberrantes que Cronenberg había vertido en gran parte de su filmografía precedente.

 

Nota IMDB: 6,5.

Nota FilmAffinity: 6.

Nota del blog: 7,5.

A %d blogueros les gusta esto: