El ejército de las sombras

27 Nov

“Que nadie le diga lo que tiene que hacer a alguien que ya ha decidido cuál debe ser su destino.”

Proverbio árabe

.

.

El ejército de las sombras

.

El ejército de las sombras.

Año: 1969.

Director: Jean-Pierre Melville.

Reparto: Lino Ventura, Simone Signoret, Paul Meurisse, Jean-Pierre Cassel, Claude Mann, Paul Crauchet, Christian Barbier.

Tráiler

.

            La mitología de Jean-Pierre Melville se encuentra determinada por unas constantes invariables. De ahí que una cinta sobre la Resistencia francesa en la Segunda Guerra Mundial como El ejército de las sombras sea perfectamente intercambiable por uno de sus célebres ‘polares’, como Hasta el último aliento, El silencio de un hombre o El círculo rojo.

            Dejando de lado el retrato de esta organización clandestina destinada a combatir la ocupación nazi -basado en una novela de Joseph Kessel sobre sus propias experiencias bélicas, de las que el propio Melville también poseía una evidente proximidad biográfica-, el conflicto que expone El ejército de las sombras se establece, en esencia, entre unos hombres marginados por la observación de su estricto código moral y un poder dominante –el Reich, Vichyomnímodo, destructivo y carente de escrúpulos.

Que aquí el enemigo ni siquiera tenga verdadera entidad y la confrontación con el contexto histórico del relato, estimula todavía más este hondo y desgarrado pesimismo existencial. En este sentido, la guerra abierta y sin cuartel que presenta la obra inunda los sombríos fotogramas de un profundo sentido del fatalismo que convierte a los personajes en estatuas estoicas a las que la consciencia de su destino ineludible no disuade de su misión, desprovista de cualquier romanticismo enardecedor, sino que, al contrario, la estimulan a partir de la consciencia de que nada tienen que perder en ella, puesto que ya nada les pertenece, tal es la fortuna que, inexorablemente, depara su innegociable manera de entender la existencia –la actitud ante el traidor es especialmente representativa de esta concepción-.

            Por tanto, no son pocos ni extraños los paralelismos entre las actividades de la resistance y el contrabando que podrían ejercer los personajes de haber protagonizado un ‘film noir’ –evidenciados en el doble control de equipaje en la escena de la estación de tren-, ni las similitudes entre los planes de fuga milimétricamente calculados con los golpes criminales. No obstante, cabe decir que, en lo que respecta a El ejército de las sombras, el cariz del antagonista –el gobierno militar nazi en la Francia ocupada, con los niveles seguridad y prevención que se le supone-, exigirá acudir a cierta suspensión de la incredulidad en los dos episodios de fuga planteados a lo largo del metraje.

            La película disfruta de la densa, envolvente y taciturna atmósfera marca de la casa, expresada por medio de una fotografía lluviosa, cenicienta, luctuosa, y corporeizada por el rostro inexpugnable y hastiado a partes iguales de Lino Ventura, por el coraje y la sensibilidad de Simone Signoret. En su compañía, y con el intenso hedor de la muerte adherido a su piel en todo momento, el espectador se adentra en una turbia y absorbente marejada de heroicidades agotadas, de dudas solventadas casi a fuerza de la inercia, de puñaladas y lealtades, de honradez e iniquidad sin sentido.

            Su estreno en una época, los finales de los sesenta, marcada por el rechazo ideológico del otrora reverenciado Charles de Gaulle, provocó que El ejército de las sombras se granjeara el descrédito de la crítica francesa y que su exhibición internacional fuera escasa, inmerecida para una obra de su calidad cinematográfica y su helador desaliento humano.

 

Nota IMDB: 8,2.

Nota FilmAffinity: 7,6.

Nota del blog: 8.

6 comentarios to “El ejército de las sombras”

  1. antoniomartingarcia 27 noviembre, 2014 a 16:17 #

    Gran película. De los mejores policíacos de Melville, junto a “El confidente” y “Círculo rojo”.

  2. plared 1 diciembre, 2014 a 15:04 #

    El mismo ritmo del polar francés trasladado a la segunda guerra mundial. Gran pelicula de la que recuerdo que me impresiono el sonido. Entre el silencio se pueden escuchar cerrojos que se corren pasos y demás de manera genial. Gran película sin duda

    • elcriticoabulico 1 diciembre, 2014 a 15:24 #

      Efectivamente. Un mismo universo, tan solo que en otra época. Un coloso, Melville.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: