Capricho imperial

4 Nov

Josef von Sternberg y Marlene Dietrich, el ogro y su diva, firman un cuento tétrico, onírico y sexual en la Rusia de los zares: Capricho imperial. Una obra dionisíaca y fascinante para la sección de cine clásico de Bandeja de Plata.

.

.

“Deberíamos recordar a la gente que un campo de trigo pintado por Van Gogh puede suscitar una emoción mucho más fuerte que un campo de trigo natural.”

Jean Renoir

.

.

Capricho imperial

.

Capricho imperial

.

Año: 1934.

Director: Josef von Sternberg.

Reparto: Marlene Dietrich, John Lodge, Sam Jaffe, Louise Dresser, Gavin Gordon, Ruthelma Stevens, Davison Clark, C. Aubrey Smith, Olive Tell, Maria Riva.

Tráiler

.

            Malos augurios despierta la apertura de Capricho imperial. [más] Pero, en realidad, este cúmulo rasgos a priori artificiosos son solo mimbres que avanzan el auténtico espíritu de cuento que posee Capricho imperial, dueño de ese estimulante punto de delirio macabro e hiperbólico característico de este género literario donde, sin pudor alguno, se devoran niños inocentes, se decapitan malvados, se rasgan entrañas de animales o se cuece vivo a aquel que el narrador dice que se lo merece; todo ello con el único propósito de decantar un final feliz donde, necesariamente, se coman perdices –al menos en sus versiones contemporáneas, alejadas de sus oscuros orígenes medievales-.

            Capricho imperial, crónica del ascenso al trono del Imperio ruso de Catalina II -emblema del despotismo ilustrado y de cierta modernización europeísta en el vasto país euroasiático-, es un filme por completo desacomplejado y, en correspondencia, favorecido por la todavía no aplicación estricta del Código Hays –hasta se puede vislumbrar algún pecho desnudo en ciertos fotogramas-, lo que permite el conveniente desparrame en la obra de unas pulsiones sexuales y malsanas –el sexo será motivo constante de fricción y, literalmente, cuestión de Estado-. [más]

            Es prácticamente un filme mudo este, decíamos, porque en él es evidente y enriquecedora la ascendencia formal y expresiva del periodo anterior al sonoro, para bien en la mayoría de los casos, para no tanto en otros. La imagen, y con ello la atmósfera, adquiere un papel predominante en la descripción de caracteres, de ambientes y de conceptos temáticos. Desmesurada y desinhibidamente dionisíaca hasta unos límites de osadía que solo se alcanzarán en Excalibur, siempre al borde del precipicio que separa lo fascinante de lo ridículo, Joseph von Sternberg arroja contra el espectador un ostentoso diseño de producción que transforma el Kremlin donde queda encerrada Catalina en una caverna tétrica, onírica y grotesca, [más]. El retrato de la monarquía rusa no es menos favorecedor, dibujada como una ralea de autócratas endogámicos y sádicos [más].

            Aquí por tanto entra en escena el juego con la caricatura con el que acostumbra a coquetear el cine de Von Sternberg, en un equilibrio igual de arriesgado que el que ensaya con el ampuloso y asfixiante decorado y que se sortea con el inestimable apoyo de una serie de detalles humorísticos que, paradójicamente, casan a la perfección con el ambiente propuesto en el objetivo común de subrayar el extravagante y siniestro patetismo del lugar [más]. Es parte también de esa citada herencia silente que se extiende a las exageradas actuaciones del reparto o a la abundancia de intertítulos, la cual entronca directamente con el estilo narrativo del cuento pero que asimismo puede ser vista, con razón, como un recurso adocenado y empleado con abuso.

No se desaprovechan, no obstante, las posibilidades de un texto malicioso y envenenado en sus dobles sentidos, parejo a las salaces insinuaciones que se explayan en la leyenda sobre la voracidad sexual de la futura zarina, maquiavélica experta en el manejo de las armas femeninas y la erótica del poder. [más] Huelga decir que la sensualidad lúbrica y la seductora ambigüedad de Marlene Dietrich resulta fundamental para sostener la credibilidad de este bombardeo de sugerencias, ya sea en su faceta visual, sea en la verbal. [más]

.

Nota IMDB: 7,8.

Nota FilmAffinity: 7,5.

Nota del blog: 8,5.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: