Amigos apasionados

6 Nov

“Me gustaría que las mujeres me quisieran por mi dinero. Al fin y al cabo, el dinero tienes que currártelo, mientras que lo de ser guapo es de pura casualidad.”

Santiago Segura

.

.

Amigos apasionados

.

Amigos apasionados

.

Año: 1949.

Director: David Lean.

Reparto: Ann Todd, Trevor Howard, Claude Rains, Betty Ann Davies, Isabel Dean.

Tráiler

.

            Los héroes románticos de David Lean son héroes plantados a contracorriente de la sociedad que habitan. Parecen compartir su irreparable condición marginal con los delincuentes enamorados del cine de Nicholas Ray, pero aquí, al menos en aquellos de la segunda mitad de los años cuarenta, su delito es otro: no estar casados con quien deben; haber descubierto el amor como un ideal ajeno al matrimonio,  institución intocable y opresora, ligada a conceptos terrenales de estabilidad familiar y económica, y caracterizada por el aburrimiento y una lacerante frustración.

En Amigos apasionados, como sucedía en Breve encuentro, el azar es asimismo un elemento determinante y ambiguo, que une y separa a capricho destruyendo ese concepto de destino predeterminado bajo el que suelen amparar sus ilusiones aquellos que se aman, convencidos de la seguridad del sin embargo falaz final feliz. Y, además, el azar también llega en tren, esta vez en medio de la noche, en un idílico hotel de los Alpes suizos.

            Basada en una novela de H.G. Wells, Amigos apasionados dibuja los encuentros y desencuentros de una mujer (Ann Todd) y un hombre (Trevor Howard) hechos el uno para el otro y, por desgracia, separados por la incertidumbre y el paso de los años.

El filme se organiza como un puzle de recuerdos encadenados que, superando las barreras del tiempo, el vacío y el olvido, desvela que la existencia de los dos protagonistas solo tiene sentido cuando están juntos. Como San Pedro, Mary niega tres veces a Steven, celosa de la independencia personal que sí posee al lado del banquero Howard Justin (Claude Rains), frío pero respetuoso y leal.

Lean envuelve su drama compartido en una atmósfera exacerbada, tan arrebatada que incluso raya el subrayado puntual de las sensaciones expresadas por medio del escenario –la tormenta que arrecia en el despacho, los tickets de teatro sobre la mesa-, si bien regala asimismo secuencias tan poderosas como la de la habitación del hotel y su insólita perspectiva voyeurística, arrebatadora en su combinación de hermosura y  desgarro. El cineasta inglés, por tanto, supera uno de los principales escollos de la celebrada Breve encuentro -la omnipresencia del monólogo interior para verbalizar la psicología y las emociones del personaje- y potencia hábilmente la narración a través del fotograma.

            Inseguros hasta de sus certezas más absolutas, el libreto por su parte dibuja con veracidad y cariño a unos personajes matizados, contradictorios y, en definitiva, humanos; que aman y temen, se entregan y renuncian, se comportan de forma egoísta y generosa. Así, el triángulo amoroso -un tanto más aislado de los prejuicios y presiones sociales que sus antecesores de Breve encuentro, lo que también permite que la película se desligue con mayor soltura de su periodo de concepción- se rebela contra los estereotipos, cada uno de sus vértices adquiere una rotunda entidad propia y, en consecuencia, colisiona para crear un relato romántico complejo, donde las emociones se sienten a flor de piel intermediadas por las intensas interpretaciones de Todd, Howard y Rains.

Una obra, en conclusión, que hasta en su inusual desenlace se manifiesta atípica, muy atrevida y desacomplejada.

.

Nota IMDB: 7,8.

Nota FilmAffinity: 7.

Nota del blog: 8.

2 comentarios to “Amigos apasionados”

  1. Hildy Johnson 7 noviembre, 2015 a 13:57 #

    Qué película más hermosa, querido crítico abúlico. Las historias íntimas de David Lean crean ecos con otras historias británicas de un romanticismo complejo. Así los ecos de Amigos apasionados se encuentran en la maravillosa y reciente The deep blue sea de Terence Davis (que a su vez era un remake de otra película británica de Anatole Litvak). O también se encuentran ecos en esa belleza que era El fin del romance de Neil Jordan (que también era un remake de otro clásico británico, Vivir un gran amor).

    Besos
    Hildy

    • elcriticoabulico 8 noviembre, 2015 a 15:33 #

      Estos son los comentarios que más me gustan: aquellos en los que me dejas tres o cuatro pelis nuevas que apuntar para ver. Sobre Amigos apasionados… la disfruté mucho, la verdad.

      Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: