Parásitos

4 Nov

.

Año: 2019.

Director: Bong Joon-ho.

Reparto: Choi Woo-sik, Song Kang-ho, Park So-dam, Jang Hye-jin, Cho Yeo-jeong, Lee Seon-gyun, Jung Ji-so, Jung Hyun-jun, Lee Jeoung-eun, Myeong-hoon Park.

Tráiler

.

         Michael Moore comentaba acerca de Joker, vencedora del último festival de Venecia, que es una película habla sobre “el Estados Unidos que Trump nos ha dejado”, esto es, un país “donde los inmundamente ricos se vuelven más ricos e inmundos”. La lucha de clases, la revuelta de los desesperados contra el statu quo plutócrata, es uno de los elementos que avalanza el filme hacia una violenta catársis. En Parásitos, triunfadora en el  ultimo festival de Cannes, una  familia de marginales que sobrevive a duras penas en un semisótano se las apaña para engañar a una familia acaudalada para que los vaya contratando uno a uno y poder instalarse así, como quien no quiere la cosa, en su elegante mansión. Aunque la metáfora social que subyace bajo esta tragicomedia, bañada en mala baba, es todavía más complicada gracias a los giros que se reserva el guion. Y, precisamente, el olor a inmundicia desempeñará un papel fundamental para su desenlace.

         Bong Joon-ho, que sobrevivió a su periplo internacional sin renunciar a su personalidad –Rompenieves (Snowpiercer) y Okja, precisamente dos fábulas que arremeten contra el clasismo y el ultraliberalismo-, es un autor que emplea este corrosivo sentido farsesco como una lupa con la que desvelar la injusticia, la mezquindad y el absurdo que domina la Corea contemporánea, extensible luego al resto de países de la OCDE -e incluso, poniéndola al sol, con la que achicharrar a los pobres individuos que retrata en ellas-. También es un experto en crear historias insólitas que, a la par que sorprendentes y salvajes, poseen por debajo múltiples capas críticas, sembradas de explosivas cargas de profundidad.

         En Parásitos, el cineasta coreano planta a dos familias en confrontación, conviviendo en un espacio cuya estrechez no hace más que evidenciar la honda brecha que los separa. Es difícil saber a cuál de ellas se refiere el título, si a aquellos que tratan de invadir y robar las migajas a los poderosos o a aquellos que explotan sin miramientos a quienes, por culpa de la inequidad del sistema, se ven en la obligación de subastarse hasta las últimas consecuencias por dos monedas. La miseria financiera, la miseria moral.

Bong no toma partido; los golpes se van repartiendo por igual entre unos pudientes aislados de la cruda realidad que los rodea y unos parias a quienes las circunstancias empujan a las malas artes pero que, al mismo tiempo, son gente carente de toda conciencia de clase y de solidaridad. Una dualidad que se complicará todavía más al incidir un tercer elemento en liza, el cual redobla la apuesta por las alegorías subterráneas, las lecturas socioeconómicas y el humor despiadado.

         Bong consigue llevar a buen puerto el complejo equilibrio en el que se mueve la cinta. La precisión formal con la que se filma el escenario confluye con un ajustado ritmo narrativo; el hiperbólicamente sarcástico juego con el cine de género -una intriga de surrealismo e incluso terror de interiores que firmaría Roman Polanski– engrasa la agresiva denuncia a la que va dando cuerpo -con imágenes simbólicas que despertarían la sonrida de Luis Buñuel-. Lo indignante, lo sublime y lo grotesco del relato. El divertimento lúdico y la riqueza del fondo para debatir. La comprensión y el maltrato hacia sus personajes; la ternura y la ruindad que desprenden. Creatividad, entretenimiento, rotundidad.

.

Nota IMDB: 8,5.

Nota FilmAffinity: 8,1.

Nota del blog: 8.

40 comentarios to “Parásitos”

  1. Hildy Johnson 4 noviembre, 2019 a 20:48 #

    Ya he visto varias películas de la filmografía de Bong Joon-ho y siempre me sorprende. Y así lo ha hecho con Parásitos, que tiene un análisis apasionante, como ya muestras en tu texto. Hay películas en que los espacios y la arquitectura son un personaje más. En Parásitos es fundamental este aspecto. Es de esas películas donde la sonrisa se te congela cada dos por tres. Y la piensas muchos días después.

    Beso
    Hildy

    • elcriticoabulico 6 noviembre, 2019 a 14:45 #

      Efectivamente, la arquitectura y los espacios tienen mucho significado y están muy bien utilizados. No dejan de ser una expresión del sistema en el que viven estos personajes.
      Besos.

  2. tony kanapes 5 noviembre, 2019 a 12:09 #

    Puede que me gane el infierno, pero cada vez tengo más claro que Bong Joon-Ho me convence más que Park Chang-Wook, a pesar de sus cambios de registros – desde cine negro a películas fantásticas para toda la familia – hay una serie de constantes como el elemento social y no dejarse llevar por el exceso de esteticismo como Wook.

    Parásitos me dejó de piedra, tal vez su primera mitad es demasiado larga sabiendo hacia dónde va la historia, pero todo se perdona cuando la historia empieza girar una y otra vez, hasta que no sabes cual es el personaje más odioso… Es difícil mantener el equilibrio y, sin embargo, Bong lo logra.

    Gracias por el post!

    • elcriticoabulico 6 noviembre, 2019 a 14:48 #

      Sí que hay mucha acusaión de esteticismo al bueno de Park, pero sus películas también me siguen pareciendo muy divertidas y muy cabronas. Creo recordar que incluso se podría trazar algún punto en común entre La doncella y esta.
      ¡Gracias por comentar, Tony!

  3. Deckard 7 noviembre, 2019 a 22:54 #

    Para mi, “Parásitos” junto con “Joker” lo mejor del año. Un año que ha cerrado bastante bien, puesto que la de Ken Loach también es una obra estimable, y alguna otra que se estrenó hace meses hacen de este un año al menos salvable.

    En “Parásitos” yo veo bastantes ecos de la maldad del Polanski de “El quimérico inquilino” y de “Lunas de hiel.” Aunque quizás la referencia más obvia es “El Sirviente” de Joseph Losey, basada en Harold Pinter. El mundo de Pinter es muy así, de narrar abiertamente las relaciones de dominio no solo clasistas, en las que predominan la ambigüedad, y en las que la parte dominante va cambiando en función de las circunstancias. De hecho, Harold Pinter también escribió el guión del remake de “La Huella”dirigido por Kenneth Branagh y protagonizado por Jude Law y Michael Caine, y aunque la obra original del clásico de Mankiewicz estaba firmada por Anthony Shaffer, Pinter acababa llevándosela también a su terreno y le añadía pinceladas de su propio mundo regido por estas relaciones obsesivas.

    A mi “La doncella” también es una película que me gustó bastante y “Stoker” también. De hecho, yo creo que, si obviamos a tres o cuatro nombres europeos y americanos que todos tenemos en mente, el cine más interesante de la actualidad se hace hoy en Asia clarísimamente. (Kim KI Duk, Zhang Yimou, Bong Joon Ho,Park Chan Wook, y los japoneses Yoyi Jamada y Kore Eda, aunque a mi Naomi Kawase me parece una pesada…Por no hablar de los casi naturalizados como americanos Ang Lee y John Woo, que últimamente andan un poco perdidos…..)

    Un saludo.

    • elcriticoabulico 8 noviembre, 2019 a 15:10 #

      A mí es que con las premisas de intriga surrealista en vivienda me salta automáticamente Polanski. El sirviente la tengo pendiente de ver por ahí desde hace tiempo, a ver si le pongo remedio.

  4. ALTAICA 8 noviembre, 2019 a 17:58 #

    Este año no he visto demasiado, pero me gustaron mucho La favorita y Los hermanos Sisters.

  5. ALTAICA 14 febrero, 2020 a 21:41 #

    No es para tanto. Sobrevalora sería justo la palabra. Pierde fuelle conforme avanza. Un juguete divertido sí, pero de pobre dibujo psicológico y social por previsible y, a veces, narrativamente con giros abruptos o forzados de escasa credibilidad, pese a tratarse de una sátira negra en la que caben muchas posibilidades. Me recuerda, salvando las distancias, En la casa de Ozon, aunque esta última con otros atributos y oscuridades. Ambas, trabajos forzados laberínticos de interés dispar aunque interesantes. Ni más ni menos.

    • Deckard 14 febrero, 2020 a 22:09 #

      Suele pasar, amigo, que cuando a una película le dan tanta bola vas con muchas expectativas y luego a lo mejor no te parece tan buena. No digo que ese sea tu caso, pero en mi caso, fui a verla sin saber casi nada de ella (aunque había ganado en Cannes, yo siempre optó por ignorar el entorno para luego no perder mi capacidad de sorpresa) y salí asombrado. No creo que sea una película redonda, pero demuestra unas inquietudes y una, audacia narrativa e ideológica muy apreciables. No me extraña que le hayan dado tantos premios. A todos esos que la critican diciendo que se han pasado tres pueblos premiandola tanto les reto a, que me den el título de una película, solo una, de este año, tan rompedora, arriesgada y meritoria. No creo que la haya, francamente.
      Un saludo.

      • ALTAICA 14 febrero, 2020 a 23:13 #

        Es que ese es uno de los problemas del cine reciente, que para hablar de algo o sobre algo, parece que hay que romper y arriesgar con artefactos sofisticados sí o sí. Siempre mantuve de Huston nos decía más sobre el animal humano en, por ejemplo Fat City que Bergman en muchos de sus sesudos y eruditos trabajos. Quiero riesgos y los aprecio, pero siempre supeditados a un todo y un motivo de fondo, sin innecesarios artificios. Aquí hay aciertos, un sentido reflexivo y critico, simbolismos varios, ironía y sátira, pero demasiada parafernalia, abrutos giros y demás efectos especiales para contarnos “cosas”. Mucha agua carbonatada para tan poco whisky. Cada vez me gustan más peliculas como Una casa en Córcega, que nadie conoce y de la que nadie habla por ser demasiado simple y sencilla.

        • Deckard 15 febrero, 2020 a 00:34 #

          Te comprendo, amigo, mejor de lo que a lo mejor te crees. Todo es un poco cuestión de gustos, pero la sencillez y la sobriedad no tienen porqué estar siempre reñidas con las propuestas más alambicadas y quizás algo más retorcidas. En películas distintas se pueden apreciar virtudes diferentes o incluso antagónicas. Para mi la clave estriba siempre en respetar la inteligencia del espectador y para ello hay que, ser consciente de que hay que implicarle siempre de una u otra manera en la historia, en el pacto de lectura y no contarle milongas ni tratarle hacer comulgar con ruedas de molino. Yo, y supongo que tu también, puedo saber apreciar una película de Bergman y otra de Bresson, aunque hay días en los que te apetece más Bergman que Bresson y viceversa. Todo funciona un poco así. Hay gente y artistas en los que priman la inteligencia y el talento, y otros en los que prima la pretenciosidad y la arrogancia. Lo que no significa que un día cualquiera, uno de los talentosos baje la guardia y se desmarque con una chapuza, y que uno de los pretenciosos de repente de en el clavo y haga una obra maestra como si fuera un chimpancé jugando a la ruleta rusa con una pistola. Lo importante es mantener un espíritu abierto y tolerante. Por ejemplo, hay dos directores muy polémicos y ya no tan contemporáneos que suelen ser muy irregulares como Atom Egoyan y Peter Greenaway cuyas películas a veces me retan y me provocan sentimientos contrapuestos. Sin embargo, cada vez que estrenan una nueva sigo acudiendo al cine para verlas con el mismo entusiasmo que cuando era un colegial porque sigo albergando la esperanza de que me deslumbren y me sorprendan. Y en algunas ocasiones lo consiguen. Bien es cierto que me pasa más con los clásicos como Ford, Hitchcock, Capra, Wilder, Chaplin, Lubistch, Ophuls, Visconti, Wyler, Hawks, Lang, Walsh y tantos otros que son todo un tesoro y una garantía de calidad. Pero también hay directores modernos y muy polémicos como David Lynch o David Cronenberg o Polanski (aunque este, sea más clásico) que a mi me merecen el mismo respeto porque, a fin de cuentas, lo que pretenden es captar nuestra atención, fascinarnos y entretenernos para hacernos pasar un buen rato y de paso hacer evolucionar al medio. Como muy bien dices, esto es cada vez más difícil, pero no por ello hay que dejar de intentarlo. Y tanto “Parásitos” como “Joker” a mi me parecen muy loables (aunque para ti supongo que tan sólo “respetables”) y los mejores intentos de este año en esa línea…..
          No he visto “Una casa en Córcega” pero tomo buena nota de tu recomendacion.
          Un abrazo.

          • elcriticoabulico 16 febrero, 2020 a 18:34 #

            También hay un cine que utiliza esos conceptos de “sencillo” y “pequeño” para satisfacer a un determinado tipo de espectador con unas artimañas bien conocidas. Cada uno juega con sus bazas, y hay gente que lo hace muy arteramente. En cualquier caso, me quedo con esto de que “lo importante es mantener un espíritu abierto y tolerante”.

        • elcriticoabulico 16 febrero, 2020 a 18:31 #

          No soy muy de valorar el riesgo por el riesgo, e insisto en que hay muchas películas ‘de festival’ que sobredimensionan lo arriesgado de su apuesta para impactar a un determinado tipo de crítica y que yo creo que, en realidad, se sustentan sobre poca cosa. Pero no creo que Parásitos sea el caso. Es una película de giros con una factura muy elaborada, pero tampoco creo que esté poniendo el cine patas arriba. Solo que es cine muy bien hecho.

      • elcriticoabulico 16 febrero, 2020 a 18:28 #

        Se suscribe.

    • elcriticoabulico 16 febrero, 2020 a 18:28 #

      A mí Parásitos me parece muy cabrona, con muchas capas de lectura, muy abierta al debate y, además, con una realización prodigiosa. Que sí, apunta alto estéticamente, pero no creo que solo se adapte bien al texto y a los subtextos, sino que los potencia una barbaridad. Vamos, que me parece muy buena. No entro a cuestionarme cómo se le valora en general o qué diantres implica que reciba los Óscar que sea.

  6. ALTAICA 15 febrero, 2020 a 01:55 #

    “Una casa en Córcega” no es que sea una maravilla, es tan solo una película modesta y sencilla en toda la extensión del término, pero que se me ha ocurrido citar como ejemplo antagónico de cierto cine actual. Todo el mundo habla de Origen, La llegada e Interstelar, peliculas alabadas y encumbradas por un amplio sector crítico. Para mí son productos de laboratorio que no solo me interesan un pimiento, más aún me enojan. Un día de casualidad veo Equals y me encanta. Leo las críticas y es poco más que basura, cuando para mí me parece un proyecto más noble que las tres estrafalarias antes citadas. Lynch es capaz de lo mejor y de auténticas pajas mentales. Me sorprende que, para muchos, todo lo que hace es sublime, cuando existen propuestas sencillamente absurdas y de muy difícil comprensión. Pero tranquilo, ya saldrán los típicos listos para hacernos comprender los oscuros laberintos subterráneos del genial cineasta. Y El hombre elefante y Una historia verdadera serán sus películas menos interesantes, cuando son obras mestras, frente a Cabeza borradora que es un milagro. No todas las novelas de García Márquez son magistrales, pero parece que algunos críticos, hagan lo que hagan ciertos directores, sus trabajos son intocables. Algo incompatible con lo excelso pues sabemos de su excepcionalidad. Un abrazo.

    • elcriticoabulico 16 febrero, 2020 a 18:41 #

      A Lynch no conviene racionalizarlo mucho, ni hacer interpretaciones muy firmes sobre su cine. Es más de sensaciones, de moverse desde lo instintivo y de apostar por lo abstracto que de plantear argumentos lineales al uso, desde luego. Entiendo que pueda espantar o irritar, pero a mí me parece que es capaz de hacer películas inigualables, como Terciopelo azul o Mulholland Drive. Cabeza borradora no sé si es un milagro, pero ninguna otra cinta ha conseguido que me sienta como si me hubiera quedado dormido en una siesta con la calefacción muy alta y con zumo de peyote. Pero Inland Empire, por ejemplo, me parece insoportable.

      • Deckard 16 febrero, 2020 a 19:09 #

        Inland Empire es una de las películas más marcianas que jamás se hayan hecho en Marte (y con dinero polaco, pero no de la, Polonia catalana, sino de la Polonia de Wojtyla..)

        • elcriticoabulico 17 febrero, 2020 a 16:46 #

          Será por aquello que decía Mel Brooks de que Lynch era el James Stewart de Marte.

  7. ALTAICA 15 febrero, 2020 a 02:09 #

    Sinceramente creo que Egoyan, cuando acierta, me gusta mucho más que Greenaway, que no deja de ser un cineasta peculiar pero no me fascina.

    • Deckard 15 febrero, 2020 a 15:30 #

      Hombre. Estos dos autores en concreto (Egoyan y Greenaway) te los he puesto como ejemplos de directores a los que mucha gente detesta por sistema y a los que esa misma gente no da ni media oportunidad. Yo, por supuesto, también tengo mi propio criterio y hay muchos directores que me irritan profundamente. Por lo general no me pasa porque, pese a ello, a casi todo el mundo le doy el beneficio de la duda cuando hace una nueva película. Lo que sí me puede pasar es que a los que menos me gustan los vaya relegando de mis prioridades y que sus películas me las, quiten de cartel. Pero ya te digo que no suelo hacer enmiendas a la totalidad de una persona o de su obra, aunque hay autores más irritantes que otros.
      Y en cuanto a esas películas modestas en pretensiones pero grandes en resultados, te recomiendo una película, sueca que recupere hace no demasiado pero que me encanta:”Bajo el sol” ( “Under the sun”) de Colin Nutley. Una joya.
      Un fuerte abrazo.

      • ALTAICA 15 febrero, 2020 a 19:08 #

        Tomo nota de inmediato. Totalmente de acuerdo. Pero, por ejemplo, qué pereza me da acercarme a Tarantino y eso que valoro más si obra reciente que lo inical que le encumbró, algo que también resulta extraño para la mayoría.

        • ALTAICA 15 febrero, 2020 a 19:25 #

          Acabo de ver el tráiler y la he visto. La tengo muy lejana. Recuerdo una historia de amor entre un hombre maduro y la mujer que llega a su casa prestando sus servicios. He mirado toda la filmografía del protagonista y tiene que ser esta. Me gustó pero no recuerdo mucho más. Solo me queda el poso de una hermosa historia de amor de un hombre recuperado de su encierro emocional.

        • Deckard 15 febrero, 2020 a 20:37 #

          Y hablando de pequeñas grandes (o grandisimas) películas, has visto “Un corazón en invierno”‘ de Claude Sauter? Tiene ya casi treinta años, pero es sencillamente memorable.
          Y otra película excelente pero de la que se habla poco porque tiene ciertos ribetes folletinescos es “Misterios de Lisboa” de Raúl Ruiz, rodada con capital portugués. Asombrosamente buena….
          Si me viene alguna otra joya similar a la memoria, ya te diré….

      • elcriticoabulico 16 febrero, 2020 a 18:42 #

        Yo le tengo mucha manía a Godard, Antonioni y Mizoguchi, por ejemplo. Y mira qué nombres.

        • Deckard 16 febrero, 2020 a 19:18 #

          La manía, a, Godard es casi unánime. Lo único meritorio de su cine es que, a fuerza de tanto experimentar, eso puede ayudar a, algunos a encontrar nuevas fórmulas y recursos narrativos y estéticos. Pero lo cierto es que desde los 60 no ha hecho nada verdaderamente meritorio (a mi juicio) En cuanto a Antonioni…. Es otro director al que es fácil zurrar. Pero hay una película suya codirigida por Wim Wenders porque a Antonioni estaba anciano e nmovilizado (chiste facil:: quizás por eso era buena, pero es broma) que es una pequeña gran joya: “Más allá de las nubes” Esta rodada como en episodios, pero algunos de ellos, son preciosos. Y en cuanto a Mizoguchi, no tengo nada en contra de el, si bien es cierto que hace tiempo ya desde que vi sus clásicos. Deberías de probar con “Historia de un crisantemo” Esa está bastante bien.
          Saludos.

          • elcriticoabulico 17 febrero, 2020 a 16:47 #

            La del crisantemo la vería con 20 años y me aburrí como una ostra. En realidad sólo he visto esa y la de los 47 samuráis, que dentro de que tenía cosas de interés también me pareció un peñazo.

        • Deckard 16 febrero, 2020 a 20:14 #

          Una corrección. El título correcto de la película de Mizoguchi de la que te hablo es “Historia del último crisantemo” En su día José Luis García la emitió en su programa “Que grande es el cine” Es una obra que tiene muchos defensores y partidarios.

    • elcriticoabulico 16 febrero, 2020 a 18:41 #

      Fíjate que yo a Greenaway ni me ha apetecido acercarme todavía.

      • Deckard 16 febrero, 2020 a 19:21 #

        Es un director que suscita grandes odios. Es muy esteticista y le debe mucho a Michael Nyman. Si quieres empezar por un Greenway más clásico y académico deberías empezar como el por “El contrato del dibujante”

  8. ALTAICA 15 febrero, 2020 a 19:32 #

    Puestos a recomendar, has visto The visitor, 2008? Espléndida.

    • Deckard 15 febrero, 2020 a 20:31 #

      Si. Esa es la de Richard Jenkins acogiendo a unos inmigrantes con piel un poco “oscura”, no? La recuerdo con agrado. Aunque lo cierto es que tampoco me dejo mucha huella. Es de esas que se ven con agrado y se quedan un poco en el limbo… Pero esa es una película muy amable e incluso meritoria en un país tan xenofobo como Estados Unidos…..

    • elcriticoabulico 16 febrero, 2020 a 18:42 #

      En su día me pareció bien maja.

  9. ALTAICA 17 febrero, 2020 a 14:38 #

    Una excelente película. Y sí, tanto Godard como Antonioni son directores, al menos de lo que he visto, insoportables. Por el contrario, el realizador nipón sí tiene un puñado de magníficas películas. Siempre recuerdo con especial agrado la mágica La emperatriz Yang-Kwei-Fei.

  10. ALTAICA 17 febrero, 2020 a 14:44 #

    Decía de Godard el polémico crítico de cine español Boyero “Detesto el cine de Godard, me parece una de las peores cosas que le han ocurrido a la historia del cine. Sólo salvaría “Al final de la escapada” y procuro no revisarla, por si acaso. Sus experimentos sólo me saben a énfasis y pedantería. Es absolutamente insoportable. Y ya sé que ha inspirado a infinidad de directores, que aseguran que le regaló la libertad al cine moderno. Que le aproveche a sus fans.”

    • elcriticoabulico 17 febrero, 2020 a 16:50 #

      A mí es que me parece un ególatra y un pelma que se limita a disfrazar de presunta cinefilia que es un ególatra y un pelma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: