Jackie Brown

16 Mar

.

Año: 1997.

Director: Quentin Tarantino.

Reparto: Pam Grier, Robert Foster, Samuel L. Jackson, Robert DeNiro, Bridget Fonda, Michael Keaton, Michael Bowen, Chris Tucker, Tommy ‘Tiny’ Lister, Sid Haig.

Tráiler

.

         En la cresta de la ola, después de reventar definitivamente los sismógrafos de salas de cine, cubiles críticos y galas de premios; habiendo revolucionado la manera de ver y entender el séptimo arte dejando a su paso una horda de imitaciones lingüísticas y temáticas, Quentin Tarantino, en una decisión que tampoco se reeditará en su carrera venidera, apartará ligeramente a un lado su gargantuesca personalidad para adaptar un material que no es suyo, si bien procede de su admirado Elmore Leonard -que da su aprobación entusiasta a la traducción- y prosigue la inmersión en el relato pulp que había loado y recuperado para las nuevas generaciones en su anterior obra.

Pero, aunque asimismo coral, Jackie Brown no abocará sus personajes a la ruptura de estereotipos por medio de retratos pintorescos, a medio camino entre el arquetipo y su propio fetichismo; ni los enzarzará en verborréicas discusiones cargadas de coprolalia y cultura pop; ni mostrará placer por sórdidas ocurrencias violentas; ni hará escabechina en la sala de montaje para reensamblar su particular álbum de viñetas; ni centrará sus prioridades en el sampleo de influencias -aquí prácticamente monopolizadas por la densidad noir de su inspiración literaria con coquetas y bien asimiladas gotas de blaxploitation-. Jackie Brown es, probablemente, la película más clásica de Tarantino. La demostración de su potencia, de sus conocimientos y de su talento como director; faceta en demasiadas -y a mi juicio erradas- ocasiones puesta por debajo de sus competencias como guionista. 

Las constantes de su filmografía permanecen vivas y palpables, pero él no parece sentir la necesidad de subrayarlas en fosforescente, gritarlas a la cara o arrojar las riendas por la ventana y masturbarse compulsivamente con su juguete -que también es el del espectador, no lo olvidemos-. Prácticamente libre de estridencias -¿quizás algunos veloces e impulsivos cortes de edición?, ¿algún grafismo cuidadamente demodé?, ¿algún golpe de violencia cínica?-, Jackie Brown podría considerarse como un filme zen de Tarantino. Su sello de autor de estirpe estadounidense -la de Howard Hawks, la de Raoul Walsh, la de John Ford…- y no nouvellevaguiana.

         El eje fundamental de la historia lo ofrece el sentimental fiador encarnado por Robert Foster, quien posee los rasgos y la quietud interpretativa de un forastero triste del western de serie B, de un galán otoñal de los años cincuenta al que se le ha acumulado el polvo encima. Por este motivo, la auténtica la pulsión dramática de Jackie Brown se encuentra en la relación que amanece entre el taciturno y fatigado Foster y la rotunda y corajuda azafata en apuros que asume Pam Grier, patente en un remate que trastoca por completo las conclusiones que semejaban haberse establecido a través de su hilo más evidente, con el que Tarantino sostiene la tensión narrativa.

Esto es, el juego del ratón y el gato que, en una Los Ángeles carente de todo glamour urbano o cinematográfico, ambos establecen con un traficante de armas -amenaza y víctima al mismo tiempo- y, secundariamente, con los agentes de la ley que siguen sus pasos. La trama, puro cine negro y con sabor a genuino cine negro, se completa con expresidiarios perdidos para la vida y mujeres florero con aspiraciones de mujer fatal.

         El cineasta plantea con maestría las escenas de peligro -como por ejemplo en el pulso de dominación que se produce entre Grier y Jackson en casa de la primera- e instaura una atmósfera precisa que huele a melancolía, a supervivencia, a corrupción, a miedo. Pero a miedo no solo por el evidente riesgo físico de su situación, sino especialmente por el acecho de un matón todavía más despiadado: la existencia misma. Las conversaciones de los protagonistas sobre la caducidad de sus cuerpos y de sus ilusiones, el brillo de esperanza que se enciende en las miradas, la entrega que el fiador le dedica a la dama. Son detalles de emoción soterrada bajo espesas capas de desencanto y adversidad pero a la vez ardiente e incluso desesperada, perfectamente acompasados a un género en el que los exalta como pocos.

         Un peliculón de gusto atemporal.

.

Nota IMDB: 7,5.

Nota FilmAffinity: 7,2.

Nota del blog: 9.

6 comentarios to “Jackie Brown”

  1. ALTAICA 19 marzo, 2018 a 12:32 #

    Un cúmulo de sandeces de mal gusto atemporal, con algunos personajes que habitan directamente en un pueblo llamado esperpento, caricatura y ridículo, y con diálogos de patetismo sin par. Un abrazo grande.

    • elcriticoabulico 19 marzo, 2018 a 13:40 #

      Jajajaja, Pues fíjate que esta creí que esta bien podía poner la excepción a tu regla con Tarantino. Un abrazo, Altaica.

  2. Deckard 27 junio, 2019 a 12:50 #

    Hola de nuevo, Victor:

    Es curioso que no tengas una reseña en tu lista de “Pulp Fiction” nos guste o no, indudablemente, la mejor película de Tarantino. Su obra maestra. Me da la impresión de que no quieres escribir sobre ella porque en tú día te saturaría la sobreexposición mediática y popular que tuvo, pero vamos a reconocer lo obvio. Es una gran película. Divertida, ocurrente, impactante, mordaz y hasta trepidante. Le podremos acusar a Tarantino de onanismo cinematográfico y de cierta autocomplacencia. Cierto. Pero también era onanista y autocomplaciente “Ciudadano Kane” de Orson Welles, y nadie le escamotea su condición de obra maestra, independientemente de que algunas modas y corrientes críticas hayan querido en muchas ocasiones ningunearla. De pocas películas se pueden derivar lecturas tan abundantes y tan ricas como de la opera prima del gran Orson.

    En cuanto a Jackie Brown he de decirte que estoy bastante de acuerdo contigo. Desde que la vi por primera vez, me pareció con diferencia la película más simpática de toda la filmografía de Tarantino. Y a día de hoy sigo pensando lo mismo. Quizás, el hecho de haberse basado en una novela ajena de Elmore Leonard tuvo un efecto tonificante que apeló a la humildad del nuevo “enfant terrible” del cine americano. Bien es cierto que, para poner su sello personal, volvió a repetir la jugada (por tercera ocasión) de la narración acronológica. En aquella época, yo solía hacer bromas entre mis amigos diciendo que el gran mérito de Quentin Tarantino era el de coger guiones en perfecto orden cronológico y tirar las páginas al aire para luego acabar ordenándolas de manera aleatoria. En su etapa inicial se diría que hacer aquello era casi una obsesión. Para ser sinceros, en muchas ocasiones es un recurso inteligente para captar la atención del espectador que se ve de esta manera implicado teniendo que organizar mentalmente la historia narrada de manera desordenada, pero no estoy yo muy seguro de que, al menos, en sus tres primeras películas, esta opción estuviera plenamente justificada ni preñada de razones.

    Pero Jackie Brown es una película por lo demás sobria, entretenida y que aporta cierta originalidad dando el protagonismo a una mujer negra de mediana edad (una tan fascinante como en aquel momento olvidada Pam Grier), Por cierto, que en la novela de Leonard la protagonista no era negra, pero Tarantino, que en tantas y tantas ocasiones se mueve en claves referenciales, quiso así hacer su particular homenaje a las películas de Blaxplotation que hicieron fortuna en los años 70, filón del que Pam Grier y el afroamericano “macho” por excelencia, Richard Roundtree, eran sus principales exponentes.

    “Jackie Brown” se mueve así entre una cierta nostalgia por un pasado perdido de personajes más humanizados frente a los decadentes aires de los 90, y la reinvención de un género con aportaciones más callejeras y realistas. Resulta curioso ver a Robert De NIro en un personaje tan secundario que venía a ser la versión madura y aparentemente más tranquila de sus personajes con Scorsese de los 70, pero que en el fondo seguían teniendo toda esa misma violencia subterranea subyacente. Pero quizás lo más llamativo sea esa relación un tanto platónica, con tensión sexual no resuelta entre los personajes de Robert Forster y Pam Grier. Una especie de sutil romance semiotoñal que se beneficia de la quizás inesperada química entre ambos actores.

    Tarantino debería de volver de vez en cuando a tratar de mostrarse tan sobrio como en esta película, porque su cine, seguro, ganaría muchos enteros.

    Un abrazo

    • elcriticoabulico 28 junio, 2019 a 13:30 #

      Pues no tengo todavía Pulp Fiction (curiosamente el único largometraje de Tarantino que falta por aquí) porque en su momento la vi muchas veces y he preferido revisar otras. Y, sinceramente, no sé si ahora me gustaría más que Jackie Brown, que es su película más depurada. Ese romance semiotoñal, que entiendo como el meollo de todo, me encanta. Creo que, a veces, a los autores de prestigio les viene genial olvidarse el ego en casa y no tratar de aparecer en cada escena. O, por lo menos, no parecer en medio del plano haciendo aspavientos.

      • Deckard 28 junio, 2019 a 18:36 #

        Esa modestia de la que hablas a Tarantino le cuesta horrores. Por eso Jackie Brown es una rareza. Sus últimas películas han alcanzado tal grado de caricaturizacion que apenas me interesan nada. A veces, ves a sus actores recitar los diálogos, y da la sensación de que están autoregodeandose pensando: “Guau. Lo que acabo de decir” No se donde acabará toda esa soberbia pero desde luego a mi cada vez me lleva más al bostezo. La última que ha hecho ha dejado a los críticos indiferentes, y eso que el tema prometía. O se recicla con modestia, o a lo mejor le ha llegado la hora de la retirada (no lo digo yo, fue el quien la anunció en alguna ocasión)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: