Tag Archives: SIDA

120 pulsaciones por minuto

15 Nov

.

Año: 2017.

Director: Robin Campillo.

Reparto: Arnaud Valois, Nahuel Pérez Biscayart, Antoine Reinartz, Adèle Haenel, Ariel Borenstein, Félix Maritaud, Aloïse Sauvage, Simon Bourgade, Médhi Touré, Catherine Vinatier, Théophile Ray, Saadia Bentaïeb

Tráiler

.

          120 pulsaciones por minuto es una reivindicación del activismo en la que el pasado cercano -el comienzo de la década de los noventa- establece un diálogo firme con el presente, en el que el avance de los movimientos ciudadanos de protesta ha encontrado una decepcionante respuesta en la nueva primavera del nacionalismo ultraconservador, que en Francia se corresponde con la potencia del Frente Nacional, formación política que llegó a disputar la segunda vuelta de las elecciones presidenciales galas de 2017

          120 pulsaciones por minuto reconstruye los pasos de la agrupación local de ACT UP, organización de acción directa para la concienciación sobre el virus del SIDA, el incentivo de investigaciones con resultados públicos y la actuación del Estado contra la expansión de una plaga desatendida por el carácter marginal de sus principales víctimas -homosexuales, drogadictos, prostitutas, extranjeros….-. Para ello, la película de Robin Campillo -que junto con el coguionista Philippe Mangeot bebe de sus propias experiencias- viaja desde lo general -la crónica del movimiento y sus actuaciones de presión- hasta lo particular -el romance de dos de sus miembros y la agonía de uno de ellos-.

En esta primera faceta, el director filma desde el realismo, aunque sin apostar por el estilo documental, con un discurso que es debidamente crítico pero que elude el victimismo y que muestra a una comunidad compleja, con sus debates y contradicciones internos. En este sentido, asimila con naturalidad el valor de la fiesta y del sexo, del disfrute vitalista, como otra forma más del compromiso del colectivo, que el guion trata igualmente de inscribir en la Historia mediante un paralelismo alusivo a las corrientes revolucionarias de 1848 que, en el país, dieron lugar a la instauración de la Segunda República Francesa. No obstante, también se percibe cierta redundancia que posteriormente conformará uno de los factores que contribuyen a desequilibrar el conjunto.

          En una determinada escena, ambientada bajo el influjo del crepúsculo parisino, uno de los personajes que se desgaja de este retrato coral, Sean (el argentino Nahuel Pérez Biscayart), hace mofa de la poesía elegíaca y, por extensión, de los clichés sentimentalistas del cine, esos que podrían atribuirse a aproximaciones al tema como Philadelphia, basadas en el impacto emocional. Pero, a pesar de ello, 120 pulsaciones por minuto también pretende reflejar el desgarro de una lucha que, literalmente, es a muerte.

Ahí es donde entra el juego esta segunda vertiente personal, que consigue acertados contrapuntos de dolor -la manifestación luctuosa tras la pérdida de otro compañero- y momentos que cosechan una notable intimidad -las confesiones en las que logra aislar a los amantes del ruido circundante-; además de que Campillo hace gala de talento narrador y expresivo en la introducción de los recuerdos -los flashbacks integrados en la secuencia en curso, sin abandonarla-. 

          La combinación de estas dos dimensiones encaja con adecuada complementariedad, aunque a la larga terminan por descompensarse un tanto, lo que se evidencia asimismo en el excesivo metraje de la función. Campillo, desde el dolor propio, trata de no recrearse en la tragedia, si bien tampoco consigue esa contundencia emocional que repudia de las obras populares de Hollywood, por lo que, en este aspecto, queda un poco entre dos aguas.

.

Nota IMDB: 7,7.

Nota FilmAffinity: 7,3.

Nota del blog: 7.

Dallas Buyers Club

20 Dic

“Ganar un Óscar supone que recibirás más guiones sin manchas de café de otros actores.”

Michael Caine

.

.

Dallas Buyers Club

.

Dallas Buyers Club.

Año: 2013.

Director: Jean-Marc Vallée.

Reparto: Matthew McConaughey, Jared Leto, Jennifer Garner, Michael O’Neill, Steve Zahn, Denis O’Hare, Kevin Rankin, Dallas Roberts, Griffin Dunne.

Tráiler

.

            En la mitología estadounidense, las revoluciones corresponden al individuo y se realizan a través de una acción que no es tanto de liderazgo colectivo, sino de heroica superación personal de la adversidad.

            Restando relevancia a la labor de activismo acometida y coordinada a nivel nacional, Dallas Buyers Club propone un cóctel que combina ingredientes de enorme tirón popular: la lucha privada de un hombre contra el Estado opresor en pos de su supervivencia física y de su libertad comercial, la iniciativa emprendedora de un osado visionario, un emotivo canto a la pérdida de prejuicios y la empatía hacia el prójimo y la melodramática historia de quien se encuentra batallando a la desesperada en el filo de la vida y la muerte.

Es decir, una mezcolanza que, en distintos grados, encuentra parentescos argumentales en películas como El aceite de la vida, Erin BrockovichEfectos secundarios o Philadelphia, oscarizado emblema del cine sobre el Sida. Todo ello basado en emotivos y ejemplificadores hechos reales y protagonizado por una rutilante estrella al alza, Matthew McConaughey, quien por fin obtendría el premio de la Academia que tanto ansiaba con su reciente renacimiento interpretativo.

            Este biopic sobre el pulso sostenido contra la Agencia de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) por Ron Woodroof, electricista y jinete de rodeo enfermo terminal de Sida en unos tiempos en los que aún no existían retrovirales específicos (un aceptable McConaughey), construye su estructura entretejiendo el drama médico con la denuncia contra la industria farmacéutica y su ilícito conchabamiento con los poderes oficiales norteamericanos, subastados y deformados por la avaricia hasta adoptar un propósito diametralmente opuesto a su naturaleza originaria.

            Dallas Buyers Club es por tanto una película resultona a la que, no obstante, le sobra metraje y que se excede en su empeño de resultar asequible para todo el espectro de público. Una redoblada tendencia populista que se manifiesta por medio de los lugares comunes que atraviesan la narración en busca de identificación sentimental y lágrima fácil, así como de la explicitud en su denuncia de una sociedad enferma e infectada desde sus altas esferas.

Por supuesto, la crítica es del todo pertinente y más vigente que nunca en la actualidad, cuando los problemas legales y estructurales que amparan al depredador en detrimento de la persona parecen haberse agravado en vez de solucionarse. Sin embargo, encorsetado en la discursividad, el guion insiste en transcribir el mensaje de manera insistente, bien mascado y repitiendo en alto los conceptos clave para su conveniente asimilación.

 

Nota IMDB: 8.

Nota FilmAffinity: 7,4.

Nota del blog: 6,5.

A %d blogueros les gusta esto: