Tag Archives: Mojave

Zabriskie Point

5 Abr

“Estaba enamorado de una chica. Fuimos al cine a ver Zabriskie Point y nuestro romance se acabó por completo.”

James Caan

.

.

Zabriskie Point

.

Zabriskie Point

.

Año: 1970.

Director: Michelangelo Antonioni.

Reparto: Mark Frechette, Daria Halprin, Rod Taylor, G.D. Spradlin, Paul Fix.

Filme 

.

            Embarcado en el segundo episodio de su trilogía de películas en inglés bajo órdenes del productor Carlo Ponti, Michelangelo Antonioni viaja desde el éxito de la influyente Blow-Up (Deseo de una mañana de verano) hasta la contracultura de los convulsos Estados Unidos del cambio de década entre los sesenta y los setenta que trata de capturar en fotogramas Zabriskie Point.

Para infiltrarse en este ambiente alzado en rebeldía contra el status quo, Antonioni, creador del armazón fundacional de la historia, solicitaría la ayuda de un nativo: el actor, escritor y dramaturgo Sam Shepard, hombre concienciado con los problemas de su tiempo. No obstante, el libreto contaría asimismo con aportaciones de Tonino Guerra, Franco Rosetti y de Clare Peploe. A esta intención de asimilación al momento y el espacio se sumará la banda sonora presidida por Pink Floyd –que por entonces se prodigaba en el cine con filmes como El Comité, More o El valle– y aderezada además con piezas escogidas de The Rolling Stones, Grateful Dead, Roy Orbison o Patti Page, entre otros.

            Quizás esta escritura múltiple del guion sea un indicativo de esa desorientación de extranjero pisando tierra desconocida que parece dominar Zabriskie Point, de igual modo que su argumento menos críptico -en comparación con la petulante Blow-Up– y hasta su ritmo ligeramente menos desafiante también podrían ser pistas acerca de la superficialidad general de la obra.

Incluso por encima de la retórica política de esta generación militante y reprimida por la violencia fascista de lo establecido, el fresco del cineasta italiano a propósito de la búsqueda de libertad de la juventud hippie a través del viaje existencialista se limita a ofrecer una enumeración bastante típica de los males de la nación a la cabeza del mundo libre: la desigualdad social, el racismo, el cinismo, el desprecio de la cultura, la adoración del arma, el mercantilismo sobre todas las cosas, la herida sangrante de Vietnam,… Calamidades en permanente contraste con las postales residuales del American Way of Life que emergen casi marcianas –la alucinada urbanización en medio de la nada que proyecta una inmobiliaria repleta de enormes banderas y ambiciones materiales-.

El propio rodaje, repleto de incidentes relacionados con la política y con las acusaciones de antiamericanismo del proyecto, serviría como buena muestra del inflamable contexto subyacente.

            Con la inmensidad extraterrestre del desierto de Mojave como paraíso perdido donde unos nuevos Adán y Eva, forajidos románticos, puedan regenerar a la humanidad a golpe de sexo entregado y puro, Zabriskie Point pretende retratar la extinción del sueño desde una espiritualidad tópica, en exceso deudora de su época y hoy evidentemente avejentada.

La cinta no consigue por tanto ser abstracta e hipnótica al estilo de otros alzamientos análogos, caso de Punto límite: Cero, ni tan fervorosa y carismática como Easy Rider (Buscando mi destino), icono absoluto del periodo. Zabrinskie Point puede llegar a despertar interés por las resonancias de unos tiempos turbulentos y decisivos, así como por algún apunte visual de Antonioni -las explosiones-. Pero es una cinta roma, sin demasiada mordiente crítica o de poder de seducción emocional –una cuestión ésta para la cual este autor suele verse limitado-. No prende su rebeldía ni su desencanto.

.

Nota IMDB: 7,1.

Nota FilmAffinity: 6,7.

Nota del blog: 6.

Rango

1 Jul

“Un héroe es todo aquel que hace lo que puede.”

Romain Rolland

.

.

Rango

.

Año: 2011.

Director: Gore Verbinski.

Reparto (V.O.): Johnny Depp, Isla Fisher, Ned Beatty, Abigail Breslin, Bill Nighy.

Tráiler

.

            Industrial Light & Magic volaba por fin en solitario. Creada por George Lucas en 1975 para la realización de los efectos especiales de su primera trilogía de las galaxias, Light & Magic sería la responsable de grandes e innovadores éxitos en el campo de los efectos especiales como son la mayoría de producciones de Lucas, Steven Spielberg o James Cameron.

Rango será su primera aventura totalmente digital en solitario; una historia que se encarga de presentarse a sí misma en la escena inicial como el relato de un camaleón perdedor (Johnny Depp, en un gran trabajo de voz) que ha de encontrarse a sí mismo y a su destino de la mano del conflicto y la aventura en una situación hostil. El inicio se presenta de por sí arrollador, con una estética más psicodélica e impactante de lo que las producciones de animación acostumbran, a medio camino entre el realismo sucio y un viaje de ácido –no es casual que aparezca por ahí el personaje del periodista Hunter S. Thompson de Miedo y asco en Las Vegas, también Depp en la original-, rasgos que parecen trasladarse a la narrativa y al ambiente general, más disfrutable para adultos que para niños, mucho más agrio, agresivo y sugestivo de lo habitual –¡si hasta quien introduce el objetivo espiritual para el protagonista es un armadillo atropellado a la mitad!-, que tiene su continuación en la presentación del reseco pueblo del Far West en el que Rango dará con sus huesos, retratado con admiración y cariño en toda su mugre, decadencia crepuscular y arquetipos.

Un pueblo en el que Rango construirá una nueva personalidad fanfarrona que lo lleva a ser proclamado sheriff en un mal momento, ya que, como en Chinatown, la terrible sequía local parece esconder intereses ocultos. Aquí se introducen ya elementos clásicos, didácticos y más rutinarios –como la maldita manía incrustar guiños cinéfilos a la fuerza-, presentes en mil películas de animación, como son los del ascenso sobre bases fingidas o poco firmes, decepción y caída y posterior redención y autoafirmación. Factores algo previsibles, indisociables a la moraleja destinada al público infantil que, no obstante, son tratados de manera menos tontorrona y más acre de lo que suele ser normal, a lo que le acompaña un gran sentido de la aventura que recupera el aroma de los grandes western -más bien del spaghetti western-, simpáticas dosis de humor con pegada y unos personajes encantadores y estimulantes que superan, con ese diseño tan feista como entrañable, la estereotipada y aburrida imagen y gestualidad que se impone en la animación digital actual.

            Una búsqueda del propio destino, de uno mismo, de un espíritu del Oeste que, como no podía ser de otra manera, tiene los rasgos del Clint Eastwood de la Trilogía del dólar.

Grata sorpresa.     

.    

Nota IMDB: 7,6.

Nota FilmAffinity: 6,6. 

Nota del blog: 8,5.

A %d blogueros les gusta esto: