Tag Archives: Instituto

Supersalidos

28 Jun

.

Año: 2007.

Director: Greg Mottola.

Reparto: Jonah Hill, Michael Cera, Christopher Mintz-Plasse, Seth Rogen, Bill Hader, Emma Stone, Martha MacIsaac, Aviva Baumann, Joe Lo Truglio, Kevin Corrigan, Carla Gallo, Clement Blake.

Tráiler

.

         No se dejen engañar por los títulos de crédito de aires setenteros que remiten a la nueva comedia americana, ni por las constantes de perdedores con obsesión sexual, de iniciaciones alcohólicas, de jerarquías de instituto y de coprolalia desatada que parecen confirmar las premisas de esta popular corriente humorística. Supersalidos, estandarte del bromance, es una canción triste de Nino Bravo. Un te quiero, una caricia y un adiós. Es la última ronda antes del lunes. La última mirada atrás al malecón de la playa antes del regreso de las vacaciones. El partido de homenaje del ídolo de tu infancia.

         La subversión de tópicos y paradigmas es evidente en el clímax: sacar al ser amado en brazos; la confesión de amor. La constatación de que siempre estamos fuera de hora, de que aunque por una vez venzamos a nuestra naturaleza desorientada y a nuestros impulsos reprimidos por toneladas y toneladas de códigos sociales, siempre vamos a destiempo. Hay una melancolía casi fordiana en ese desenlace, en esa manera de expresar la constatación de que un triunfo nunca es pleno, de que esconde tras de sí un fracaso del que, por desgracia, nos volvemos a percatar demasiado tarde, cuando es irreparable -aunque la funcional realización de Greg Mottola no exprime las evocaciones líricas y sentimentales del asunto más allá de lo que sucede ante la cámara-.

Por encima de la denuncia de que toda relación dentro de una sociedad estrictamente jerarquizada se construye desde una frustrante injusticia y crueldad -el “¡podemos ser ese error!” como significativa y demoledora declaración de esperanza-, Supersalidos manifiesta una lección existencial sobre que toda evolución, todo cambio personal, toda fase de maduración, implica una renuncia personal. Una despedida inexorable que, en realidad, es una traición a uno mismo. Detrás de las soluciones convencionales que aconseja el manual solo aguardan nuevos y peores problemas.

         La pareja de policías canallas tratan de advertírselo a McLovin durante su gran noche iniciática, en la que ejercen de chamanes chapuceros. Es un diálogo que -también tarde- los integra emocionalmente en una película a la que no parecían pertenecer. Sus herramientas humorísticas eran las mismas -incontención lingüística, escatología, fetichismos de la cultura popular…-, puesto que además uno de ellos está interpretado por Seth Rogen, que junto con Evan Goldberg es una de las almas creadoras de una obra que bebe en buena medida de sus recuerdos de amistad del instituto -y en la que incluso ceden sus nombres a los protagonistas-.

Pasados de extravagancia dentro de este retrato caricaturesco pero delicado, cariñoso y fiel de los profundos terrores y deseos de la adolescencia -esa época tan trágica como bochornosa, según desde el lado que se la mire-, hasta este último tramo habían operado como un cuerpo extraño, encajados entre la condición de subtrama de descanso y apuntalamiento del metraje, y el elemento exterior destinado a impulsar determinados giros de la historia. De la verdadera historia, que son las aventuras de Seth y Evan, desastres ambulantes y aliados contra el caos que conspira en su contra, en su búsqueda de la llave -el alcohol contrabandeado con un carné falso- que a priori les concede el acceso al tesoro final -el sexo con la chica de los sueños-.

         Aunque, como decíamos, esta historia, organizada desde los postulados de la odisea homérica, relato de los relatos, ni siquiera trata de eso. Dentro de su apariencia gamberra, de ritmos ágiles y ocurrencias delirantes, los diálogos y las situaciones van dando forma, poco a poco, a un cuidadoso perfilado de personajes -con el inestimable soporte de Jonah Hill y Michael Cera, amén del carismático Christopher Mintz-Plasse– y a una precisa, sentida e inusual indagación en la sensibilidad juvenil masculina. Un te quiero, una caricia y un adiós. Ligero equipaje para tan largo viaje.

.

Nota IMDB: 7,6.

Nota FilmAffinity: 5,9.

Nota del blog: 8.

Madame Hyde

18 Nov

.

Año: 2017.

Director: Serge Bozon.

Reparto: Isabelle Huppert, Adda Senani, Romain Duris, José García, Roxane Arnal, Angèle Metzger.

.

          En realidad, la dualidad del doctor Jekyll y Míster Hyde que expone el relato de Madame Hyde no apunta tanto hacia la protagonista -una maestra hundida en el fracaso y la mediocridad que tras un accidente de laboratorio se transforma ocasionalmente en un cuerpo incandescente- como hacia la sociedad francesa, representada a partir de un tremebundo sistema escolar. Es la Francia de la libertad, igualdad y fraternidad que colisiona violentamente contra la Francia de la marginación mediante el banlieue, la asmietría de oportunidades y la renuncia a la respuesta integrada de su multiculturalismo. La Francia presidida por un director de instituto de discurso petulante, inconexo y vacío que, en su tremenda torpeza e insensibilidad -amén de por su estética extravagante-, parece un villano de dibujos animados.

          Debajo de su esencia de comedia absurda, guiada por una Isabelle Huppert perfecta en la encarnación de una mujer anodina repleta de ira contenida y que ni siquiera parece hallar el camino cuando es tocada por lo extraordinario –cosechó premio en el festival de Locarno-, Madame Hyde oculta venenosos dardos en contra de un sistema que también disfraza su monstruosidad con ropajes vulgares, aceptados desde argumentaciones elitistas, mezquinas, conformistas.

El filme también posee detalles hilarantes en su presentación de la naturaleza y las circunstancias de la profesora -el material con el que se conforma la personalidad-, así como en su juego con el tópico del docente carismático que motiva y redime a las ovejas descarriadas, aquí de la mano de una renovada energía que es, literalmente, incendiaria. Porque la búsqueda de la fórmula de la enseñanza es el otro pilar maestro de la cinta.

          Pero el desarrollo de Madame Hyde es cuanto menos desconcertante. No por los hechos sobrenaturales o simplemente excéntricos que rompen con el verismo ligeramente caricaturizado de su retrato sociocultural, o por la transgresión de los códigos de géneros como el drama social y el fantástico -el filme ni es ni quiere ser lo uno o lo otro… y es los dos al mismo tiempo-, sino porque la narración de Serge Bozon -que arrastra e ironiza con su propio trauma como exprofesor de filosofía- avanza dando bandazos, de forma dispersa, confusa e incluso contradictoria, con vocación anticlimática, casi desinteresada por el aspecto interior de los personajes y muy irregular en cualquier otra lectura que pueda hacerse de ella.

.

Nota IMDB: 5,7.

Nota FilmAffinity: 5,6.

Nota del blog: 6.

Moonlight

2 Mar

moonlight

.

Año: 2016.

Director: Barry Jenkins.

Reparto: Alex R. Hibbert, Ashton Sanders, Trevante Rodhes, Naomi Harris, Mahershala Ali, Janelle Monáe, Jaden Piner, Jharrel Jerome, André Holland.

Tráiler

.

           Primera producción íntegramente negra -y de temática LGBTI- en ganar el Óscar a la mejor película, Moonlight fue la triunfadora –con el archiconocido momento de suspense final– en una ceremonia que, en uno de los habituales actos de contrición de la Academia estadounidense, se volcó en esta ocasión con la comunidad afroamericana después de las acusaciones del ‘Oscar So White’ de la edición anterior y de la legitimación política de la xenofobia que supuso la elección en la presidencia del país del magnate Donald Trump. En esta tesis se puede incluir igualmente la estatuilla a mejor actor para Mahershala Ali, primer musulmán en obtener este galardón en el apartado interpretativo.

           Obra teatral en su origen a la que se suman añadiduras privadas del director y guionista Barry Jenkins -cuya propia madre sufrió la adicción a las drogas durante su infancia en Miami-, Moonlight, heredera del cine negro de autores como Charles Burnett o Spike Lee, explora los márgenes de la sociedad norteamericana a través de la reconstrucción íntima y social de un individuo que concita en su biografía asuntos todavía -o más que nunca- candentes y problemáticos, como la raza, la identidad sexual, la violencia congénita de la cultura de los Estado Unidos o la falta de oportunidades que sufren determinados colectivos, apartados de la presunta meritocracia que proclama enarbolar la nación. Un individuo atrapado, en definitiva, y que anhela conquistar su derecho a la libertad personal, simbolizada por la apertura del mar frente al concentrado espacio urbano.

           Las herramientas del filme, aunque firmemente comprometidas y también afectuosas hacia sus personajes, tienden más al tópico que a la profundidad a causa de la tosca composición psicológica del protagonista y sus circunstancias, expuestas en tres actos cuyos títulos representan la evolución del muchacho por medio de su nombre -Little, Chiron, Black- y que están cortados estos por traumas decisivos a los que les siguen elipsis temporales. No obstante, destaca el manejo de la tensión íntima del joven, con el denominador común de sus silencios y el bien empleado lenguaje gestual de los tres actores que lo encarnan, adecuadamente contenidos.

La plasmación visual, dominada por primeros planos que se concentran en los procesos emocionales de los personajes, posee momentos creativos y de grata expresividad en la puesta en escena de un argumento donde, por el contrario, la presencia de elementos recurrentes y otros abordados con ligereza resta tridimensionalidad al discurso, si bien apunta conflictos de interés a partir de la ambigüedad del traficante o, indagada a medio camino, de la madre.

           Por este motivo, la narración se mantiene en pie durante las dos primeras fases del metraje, pero en la definitiva, llamada a provocar la catarsis dramática, el salto psíquico y existencial se produce de forma demasiado brusca, lo que tiene como consecuencia que el segmento no termine de resultar todo lo creíble que debiera, tanto o más cuando, aparte del melodramático relato sentimental, existen en la cinta esas citadas pretensiones de conciencia y denuncia.

.

Nota IMDB: 7,8.

Nota FilmAffinity: 7,1.

Nota del blog: 6,5.

¿Qué habéis hecho con Solange?

26 Oct

Cuchillos y jovencitas descocadas, sexo rampante y asesinatos en serie. ¿Qué habéis hecho con Solange?, pequeño clásico del giallo comentado para la sección de estrenos en Blu-ray/DVD de Cinearchivo.

.

Sigue leyendo

El novato

18 Abr

“La universidad es la recompensa por haber sobrevivido al instituto. La mayoría de la gente cuenta historias divertidísimas de la universidad pero historias terroríficas del instituto.”

Judd Apatow

.

.

El novato

.

El novato

.

Año: 2015.

Director: Rudi Rosenberg.

Reparto: Réphaël Ghrenassia, Joshua Raccah, Géraldine Martineau, Guillaume Claude-Roussel, Johanna Lindstedt, Eythan ChicheMax Boubil.

Tráiler

.

            La adolescencia es un campo minado. Nada que no sepan ustedes. Un mal paso y uno queda marcado de por vida –o, como poco, durante el espacio que abarca este periodo-. Mutaciones físicas, revoluciones psicológicas y permanentes incursiones hacia lo desconocido que siempre se desarrollan en campo abierto, desprotegido dentro de un ecosistema cruel donde los débiles pueden sucumbir bajo las garras de otros predadores desesperados por mantener su posición privilegiada en una venerada y estricta pirámide social. Generalmente, lo que desde dentro se percibe como una guerra sin cuartel, desde fuera, y especialmente con el tiempo, no deja de parecer en realidad un episodio bastante cómico, dentro del recuerdo de las dificultades superadas con mayor o menor dignidad.

Por desgracia, tal y como funciona la sociedad, la gente con sensibilidad –emocional o artística- suele sufrir una dificultad añadida para su integración en la masa humana, un animal agresivo y temeroso de las divergencias como signo de inseguridad propia. Una de las declaraciones recurrentes de las estrellas del cine suele referirse a su antigua marginalidad en el instituto. El patito feo que se ha convertido en cisne.

Pero el cine no solo sirve para reparar la autoestima de estas víctimas a este lado de la realidad. Es agradecido imaginar que tipos otrora ‘inadaptados’ son capaces de sanar sus heridas empleando como munición esta denostada creatividad, precisamente. La rebelión de los marginales adolescentes contra el entorno hostil que les acosa, ridiculiza y priva de sueños –la valoración pública, la conquista del pibón que merece toda persona- es uno de los grandes temas de la comedia adolescente o de instituto, levantada en armas en el cambio entre los años setenta y ochenta con iconos como Los incorregibles albóndigas, Porky’s o La revancha de los novatos, y renovada en la actualidad por gloriosos ejemplos como Supersalidos. Su influencia, por supuesto, se extiende por cada país de Occidente, como muestra la francesa Les beaux gosses.

            También producción gala, El novato ofrece una nueva revisión del tema y, pese estar firmemente apegada a los arquetipos del género –la chica deseada, el enemigo abusón, el amigo genuinamente friki, el consejero adulto aunque todavía más inmaduro,…-, así como a sus líneas argumentales tradicionales, el filme consigue reivindicarse con frescura debido a la autenticidad de la mayoría de sus personajes y a su agraciado sentido del humor.

Su ambientación es no obstante más joven y menos hipersexualizada que la de estos citados precedentes en los que, habitualmente, la conquista social quedaba encadenada a la conquista venérea. Quizás por ello el espectador puede sentirse identificado con mayor amabilidad y acaso precisión en las desventuras de este pobre chaval recién llegado desde Le Havre a un instituto de París, narradas con elegancia y simpatía, con liviandad pero esquivando la innecesaria hipérbole cómica o dramática.

.

Nota IMDB: 6,9.

Nota FilmAffinity: 7,2.

Nota del blog: 6,5.

The King of Pigs

9 Mar

“La educación es la mejor vacuna contra la violencia.”

Edward James Olmos

.

.

The King of Pigs

.

The King of Pigs

.

Año: 2011.

Director: Yeon Sang-ho.

Reparto (V.O.): Yang Ik-Jooun, Oh Jong-se, Kim Hye-na, Kim Kkot-bi, Park Hee-von.

Filme 

.

           Existe un momento capital en la vida de una persona en el que, más que en cualquier otro instante, todo acontecimiento que le suceda puede engrandecer o arruinar su vida futura. La primera etapa de la adolescencia es un trance donde la vorágine del cambio –el afloramiento de las hormonas en la pubertad, el afloramiento y la asunción de la propia sexualidad, el paso a una enseñanza superior, la adquisición de responsabilidades, la búsqueda de un lugar propio dentro una sociedad que se percibe hostil- puede arrastrar al individuo, especialmente frágil y modelable, hacia caminos insospechados que en adelante serán decisivos en su configuración como adulto.

           Desde una perspectiva adulta marcada por un estrepitoso fracaso –la presentación de los protagonistas, antiguos amigos, los muestra alucinando ante un cadáver femenino y pateando a su novia por una cuestión de celos, respectivamente-, The King of Pigs rastrea en este rito de paso determinante, compartido y traumático para hallar las razones que conducen a este presente descorazonador.

Por medio de una serie de flashbacks que se encadenan a lo largo de la inesperada conversación entre los dos personajes, el filme descubre a dos muchachos que, empujados al límite de su resistencia psicológica, tratan de rebelarse contra la rígida sociedad surcoreana de los ochenta, condensada en un instituto donde los estamentos de poder se encuentran rígidamente delimitados por la edad, la fuerza y, especialmente, por la ascendencia familiar y económica, siempre con la violencia como herramienta de control y conservación, en paralelo a la de un país oprimido y empobrecido por la dictadura militar.

De esta manera, intermediado por la figura carismática de Chul, un chaval que decide combatir a los animales adoptando el papel de monstruo –es decir, superándolos en ferocidad-, The King of Pigs plantea un agrio combate interno entre el Bien y el Mal; entre la resistencia pasiva y la rebelión agresiva contra el eterno rasero que, ahora y luego, discrimina a los perdedores de los ganadores.

           Yeon Sang-ho, uno de los estandartes en el todavía incipiente género de la animación de la joven y pujante industria del cine de Corea del Sur, compone una película oscura y hostil en el que los trazos ásperos y feístas -que salen a relucir sobre todo en las escenas cargadas de rabia emocional-, punteados asimismo por intromisiones de lo fantástico, se fusionan con un trasfondo temático hostil que se torna más pegajoso e incómodo a medida que avanza el metraje y la virulencia que envuelve los dilemas que asaltan a los dos compañeros de infortunio adolescente.

No obstante, la densidad llega a tal punto que puede resultar agotadora y, quizás, siguiendo esta deriva, el libreto también fuerce en exceso la perturbadora sordidez de la aproximación, en especial de cara a componer un desenlace catárquico más tremendista –e incluso extraño- que efectivo en sus intenciones.

 

Nota IMDB: 6,6.

Nota FilmAffinity: 6,7.

Nota del blog: 6,5.

Movida del 76 (Jóvenes desorientados)

23 Nov

“Para que querré yo la vida cuando no tenga juventud.”

Rubén Darío

.

.

Movida del 76

(Jóvenes desorientados)

.

Movida del 76 (Jóvenes desorientados).

Año: 1993.

Director: Richard Linklater.

Reparto: Jason London, Wiley Wiggins, Michelle Burke, Sasha Jenson, Adam Goldberg, Anthony Rapp, Marissa Ribisi, Matthew McConaughey, Rory Cochrane, Cole Hauser, Jason O. Smith, Catherine Avril Morris, Christin Hinojosa, Joey Lauren Adams, Shawn Andrews, Milla Jovovich, Parker Possey, Ben Affleck.

Filme

.

            Si en 1973 American Graffiti, escrita y dirigida por George Lucas, miraba atrás con nostalgia hacia la juventud cultivada en los estilosos años cincuenta a través de una decisiva noche de fiesta de fin de curso en Modesto, su localidad natal, exactamente veinte años después, en 1993, Movida del 76 (Jóvenes desorientados), escrita y dirigida por Richard Linklater, mira atrás con nostalgia hacia la juventud cultivada en los estilosos años setenta a través de una decisiva noche de fiesta de fin de curso en Austin, ciudad donde se crio.

             “Yo me hago viejo y ellas siguen teniendo la misma edad”, dice complacido Wooderson (el aquí debutante Matthew McConaughey) en referencia a las nuevas generaciones de novatas de la escuela secundaria, eterno sustento de su menú sexual. Nada parece haber cambiado durante estas dos décadas, al igual que nada cambiaría si, tal y como correspondía cronológicamente, en 2013 se hubiera rodado otra noche de fin de curso, esta vez ambientada en los años noventa –que esos años en cuestión no sean tan estéticamente estilosos es lo que probablemente nos ha librado de ello-.

Los adolescentes de Movida del 76, frutos en ciernes de una sociedad desorientada y de autoridad cuestionable –directamente ridícula y/o ausente en el microcosmos estudiantil-, huérfana de inocencia tras el desastre del Vietnam, experimentan las eternas e inexorables pasiones hedonistas juveniles, su anhelo sexual, sus inquietudes y miedos respecto a un futuro incierto, su reivindicación personal frente a las odiosas imposiciones venideras por parte del colectivo, su carpe diem y su tempus fugit.

            A pesar de establecer cierto hilo conductor con las desventuras de Pink (Jack London), atrapado en el dilema de declararse en rebeldía contra el compromiso antidrogas inexcusable para ser el quarterback del instituto la temporada siguiente, Linklater, fiel a su estilo, desarrolla una obra coral en la que va recogiendo retazos de impresiones y reflexiones subjetivas de un grupo heterogéneo de individuos, cada uno con su sensibilidad y su punto de vista particular.

En este sentido, la mayoría de estereotipos característicos de las comedias de instituto surgen para, más tarde, ser desmentidos mediante matices que lo otorgan personalidad y cuerpo tridimensional –ejemplo palmario será el del a priori ‘capullo’ Don Dawson-. Los que se anclan en el cliché –comportamiento que también adoptan algunos adolescentes en la realidad- suelen ser, en cambio, los señalados como imbéciles o perdedores –el macarra repetidor, el fumeta, el macho alfa, el crápula descarriado-.

            De este modo, la cinta resulta dinámica, entrañable y auténtica, mientras que el espectador puede reconocerse en alguno de los variados personajes así como en alguna de las sensaciones que presidieron sus propias experiencias iniciáticas de la época: en mi caso, el nerviosismo y el desconcierto de las primeras correrías de fiesta –desconozco si en otros sitios ocurre, pero en Ávila no se lleva conducir toda la noche con el maletero lleno de cervezas, ni cenar en un drive-in-.

Simpática.

 

Nota IMDB: 7,7.

Nota FilmAffinity: 6,5.

Nota del blog: 7.

A %d blogueros les gusta esto: