Tag Archives: Buddy Movie

Zootrópolis

5 May

.

Año: 2016.

Directores: Rich Moore, Byron Howard, Jared Bush.

Reparto: Ginnifer Goodwin, Jason Bateman, Idris Elba, Nate Torrance, Jenny Slate, J.K. Simmons, Bonnie Hunt, Don Lake, Octavia Spencer, Tommy Chong, Alan Tudyk, Raymond S. Pershi, Shakira.

Tráiler

.

            El Óscar al mejor largometraje de animación de 2016 se lo llevó una fábula apegada al rabioso presente político, que debate sobre la diversidad de una sociedad, sobre los prejuicios asociados a ella y sobre la estrategia del miedo hacia el Otro que domina el escenario parlamentario actual, producto de la psicosis de un mundo multicultural, de relaciones cada vez más estrechas, y donde el reduccionista antagonismo de la Guerra Fría ha quedado sustituido por una renovada dicotomía donde el presunto enemigo se encuentra atomizado y ataca desde posiciones indetectables, como un lobo camuflado entre los corderos del rebaño. O, refiriéndonos a un caso aparente más local estadounidense, reflexiona acerca del ensanchamiento de las grietas entre la población caucásica y la afroamericana -e incluso latinoamericana o simplemente foránea, dada la criminalización emprendida por Donald Trump contra el inmigrante-, manifiesta en los episodios de violencia policial registrados recientemente.

            A tal punto, para construir este discurso concienciado de comprensión hacia el diferente, Zootrópolis, que recupera los clásicos animales antropomorfos de la factoría Disney -a los que se homenajea con profusión-, escoge un esquema de ‘buddy movie’ policíaca. Una base que precisamente había sido empleada para evidenciar y reparar el racismo subyacente de la comunidad del país norteamericano -o cuanto menos las confrontaciones de sus distintos estratos sociales- en filmes como En el calor de la noche, Límite: 48 horas, Arma letal, Danko: Calor rojo o, de nuevo desde la metáfora, Alien nación.

            Zootrópolis es menos sutil y algo más verbalizadora en su exposición del mensaje y la moraleja, que desgrana de forma sencilla aunque contundente gracias a una entretenida narración enhebrada a través de una investigación conspiranoica y donde confluye también un subtexto de corte tradicional disneyniano acerca de la libertad y el supuesto potencial de cada uno para materializar sus anhelos existenciales. Posee aciertos universales en la personificación de las especies -los perezosos como rostro del vilipendiado funcionariado público y su dominio del ritmo del gag-, pero por otro lado resulta menos sorprendente estilística y temáticamente que otros ejemplos de la audaz animación cinematográfica y televisiva contemporánea.

.

Nota IMDB: 8,1.

Nota FilmAffinity: 7,2.

Nota del blog: 7.

Anuncios

Dos buenos tipos

28 Dic

null

.

Año: 2016.

Director: Shane Black.

Reparto: Russell Crowe, Ryan Gosling, Angourie Rice, Kim Basinger, Matt Boomer, Margaret Qualley, Yaya DaCosta, Keith David, Beau Knapp, Jack Kilmer.

Tráiler

.

            Una gloriosa playmate se hace carne y hueso ante los ojos asombrados de un adolescente pajillero. En la misma postura insinuante que en la revista que sostenía un momento antes, solo que herida de muerte y agonizante.

El Los Ángeles de Dos buenos tipos subvierte el sueño americano gracias a una sencilla introducción que, a su vez, presenta la trama que da lugar al filme: el asesinato de una serie de individuos pertenecientes a la industria californiana del porno de finales de los setenta, enredados en una trama delictiva que, herencia del cine negro tradicional, de tan enmarañada no parece tener más sentido que el de representar a una sociedad que está desquiciada mientras finge comportarse de acuerdo con las coordenadas establecidas por el sistema.

            Desde el blockbuster de apariencia comercial, Shane Black se erige en un nuevo francotirador contra el status quo, equiparable al sádico Paul Verhoeven de los años ochenta y noventa pero con un estilo más apegado a las convenciones del cine taquillero estadounidense, probablemente debido a que es un cineasta nacido y criado en el lugar. Su mejor ejemplo se encuentra en esa Iron Man 3 que, pese a ser dilapidada por los incondicionales del cómic original, arrojaba cáusticos dardos contra la política exterior del país, haciendo del villano -un trasunto indisimulado de Osama Ben Laden– una simple marioneta al servicio de los intereses espurios de la seguridad nacional, Patriotic Act mediante.

            En Dos buenos tipos todo se revela contra el prejuicio de partida. Ese que, basado en los férreos tópicos del conservadurismo rancio, protesta contra una juventud pervertida, tacha de frívolos a los concienciados antisistema y se carcajea hipócritamente de las presuntas desviaciones delimitadas por el moralismo de manual.

Este es el panorama contra el que se amotinan dos individuos marginales, desterrados del país de las oportunidades: un detective privado que carga con su hija preadolescente (Ryan Gosling) y un matón de tres al cuarto (Bud Spencer… digo Russel Crowe). Unidas sus fuerzas, protagonizan la clásica historia del primo que se subleva contra su destino natural y triunfa enfrentándose un sistema corrompido y que además juega con las cartas marcadas, favorecidos en este caso por la influencia redentora de una jovencita (Angourie Rice) que encarna con propiedad la auténtica rebeldía y esperanza del relato.

            Sin desbocarse en el sustancioso absurdo de lo que podría ser la fundamental El gran Lebowski o la sociológica Puro vicio, Dos buenos tipos despliega su arsenal con notable simpatía y solidez, alzada por la vis cómica de Gosling y Crowe allá donde la función amenaza con estancarse en su juego de equilibrios entre su respeto hacia los cánones de la buddy movie -que Black prácticamente reglamentó con el libreto de Arma letal y su innata voluntad subversiva.

.

Nota IMDB: 7,4.

Nota FilmAffinity: 6,2.

Nota del blog: 6,5.

48 horas más

1 Mar

Segunda parte del especial de Walter Hill y segunda parte de Límite: 48 horas, 48 horas más, que es casi un remake. En la época de la ‘buddy movie’, si querías caldo, toma dos tazas.

.

Sigue leyendo

Límite: 48 horas

28 Ene

La madre de las buddy movies y uno de los mayores éxitos de su director, que además dispararía al estrellato a Eddie Murphy (tiempos…). Límite: 48 horas para la primera parte del especial Walter Hill de Cinearchivo.

.

Sigue leyendo

El imperio de los lobos

25 Abr

La presente entrada es una copia. El original, coquetuelo y con fotografías, en CINEARCHIVO.

.

Sigue leyendo

Secret Reunion

10 Mar

“No existe nada bueno ni malo; es el pensamiento el que lo hace aparecer así”.

 William Shakespeare

  .

.

Secret Reunion

 .

Secret Reunion

Año: 2010.

Director: Jang Hoon.

Reparto: Song Kang-ho, Kang Dong-won, Jeon Gook-hwan, Park Hyuk-kwon, Yoon Hee-seok, Ko Chang-seok.

Tráiler

.

             Nada como una buddy movie policíaca para conocer y respetar al Otro, al vecino desconocido. La contaminación mutua asegurada: un largo día de trabajo encerrados en un coche, compartiendo los grandes sinsabores y pequeñas victorias del día a día, la discusión saludable de métodos de actuación y de los matices que aporta una óptica divergente de ver la vida y la necesidad del compañerismo y la tolerancia para alcanzar un objetivo común, generalmente contra un adversario también común.

De entre el millar de ejemplos, algunos de ellos de un nivel argumental capaz de alcanzar las más altas cotas de la miseria, cabe señalar su valía a la hora de dirimir conflictos raciales y culturales –En el calor de la noche, Black Rain, Alien nación llevándolo a un extremo interplanetario-; políticos –Danko, calor rojo, colaboración rusoestadounidense pos Guerra Fría-; sexuales, pese a su definición inicial como filme de amistad entre personas del mismo sexo –Harry el ejecutor, uno de esos deplorables epígonos destinados a diluir el hosco carácter del Harry Callahan original-; de enfrentamientos entre personalidades encontradas –Starky & Hutch, Límite: 48 horas, Arma letal– o, simplemente, estableciendo una relación de maestro y alumno que acaba entremezclándose.

             “¡Cuánto podríamos hacer uniendo nuestras posibilidades!”, exclama en cierto punto de Secret Reunion el protagonista (Song Kang-ho, uno de los rostros más reconocibles del nuevo y exitoso cine del país asiático), exagente del servicio de inteligencia de Corea del Sur y ahora casposo detective matrimonial, en dirección a su subordinado, un habilidoso y repudiado aunque todavía leal espía norcoreano (Kang Dong-won).

Y es que el filme propone una apuesta decidida y clara por la reunificación y la cauterización de las heridas aún abiertas entre el norte y el sur del paralelo 38; conflicto iniciado en 1950 y en estado relativamente letárgico, que no resuelto, desde el Armisticio de Panmunjong de 1953, si bien, de hecho, se ha recrudecido en las últimas fechas a causa de la ruptura unilateral por parte de Pyongyang de los pactos de no agresión.

             Como refleja la cita, Secret Reunion se decanta por el discurso sencillo y evidente, envuelto en una ligerita y amable trama policíaca con detalles de comedia que, como es obvio, desemboca en el necesario trabajo conjunto de dos hombres igualados por una misma nación dividida y por una desesperación conjunta –la separación traumática de su familia, una unidad de convivencia que representa a escala a la propia Corea-, unidos para hacer frente a un enemigo tan malvado, cruel y falaz como la fractura del país asiático.

             A fuerza de ser rutinario y previsible, el filme no funciona en su vertiente melodramática a nivel político y personal mientras que, en cambio, resulta más simpático y disfrutable en esa faceta ingenua e intrascendente de buddy movie, en el duelo de personalidades, pactos tácitos, desprecios y amistades de los protagonistas durante sus más bien lastimosos quehaceres diarios.

Desde luego son loables sus buenas intenciones, pero en modo alguno necesitaban tanto aditivo, en especial si estos son edulcorantes. El balance global sobrevive porque al fin y al cabo Secret Reunion es una película entretenida, narrada con un notable sentido de la acción y buen pulso por parte de Jang Hoon, paradójicamente antiguo ayudante de dirección de Kim Ki-duk.

            Para explorar los posibles procesos de reencuentro entre las dos Coreas, mejor visionar la agridulce, emotiva y atinada Joint Security Area (JSA), cinta que daría a conocer el nombre de Park Chan-wook.

.

Nota IMDB: 7,1.

Nota FilmAffinity: 6,7.

Nota del blog: 5.

Alien nación

6 Mar

“Vamos Roger, hemos vuelto, somos malos, tu eres negro y yo estoy loco.”

Martin Riggs (Arma Letal 2)

Alien nación

Año: 1988.

Director: Graham Baker.

Reparto: James Caan, Mandy Patinkin, Terence Stamp, Leslie Bevis, Kevyn Major Howard.

Tráiler

             Con el estreno en 1987 de Arma letal, la buddy movie alcanzaba su actualización definitiva, su punto álgido y, en cierta manera, la defunción del modelo. Son estas unas películas basadas en el choque de caracteres contrapuestos, rasgo definitorio que permite trasladar el antagonismo de sus protagonistas, la evolución de su relación dentro de un esquema que lo acerca a la comedia romántica clásica en clave de amistad masculina, a un espectro metafórico sobre una misma sociedad, la estadounidense, en la que el conflicto racial forma parte esencial de su propia historia.

             Superado entonces, como decimos, la relación poli blanco-poli negro –no en vano, el primer compañero del protagonista es afroamericano-, Alien nación ofrece, adentrándose en el terreno de la ciencia ficción, como había hecho años atrás la cinta estrictamente fantástica Enemigo mío y más tarde, con bastante mérito, la sudafricana District 9, la misma alegoría a favor de la diferencia y el respeto mutuo atravesando la última frontera racial posible, en este caso simbolizada por la unión forzosa de un detective caucásico y uno extraterrestre.

             Ambientada en un escenario de futuro próximo -1991, por el 1988 de la fecha de rodaje-, Alien nación presenta un Los Ángeles como centro principal de inmigración de los “recién llegados”, una raza de parias alienígenas en busca de un porvenir libre. Seres que conforman en la tierra una comunidad hermética, marginal y paupérrima, superior física e intelectualmente pero con los mismos virtudes y vicios morales que los terrícolas –corrupción, violencia, codicia,…- y sujetos a un programa de discriminación positiva para su integración ante el recelo de una ciudadanía local –los mismos que los denominan “escorias”- no por casualidad variopinta, sin predominios raciales claros en su composición demográfica. Es decir, los alienígenas representados como unos inmigrantes más que aspiran a mejorar su suerte.

             Una buena idea que se convierte en un refrito de personajes, relaciones y tramas delictivas de lo más estereotipado, procedentes tanto del thriller policíaco como, en especial,  por supuesto, de esta variante mencionada de las buddy movie.

La unión de fuerzas entre el humano James Caan, clásico tipo duro de la pantalla, policía experimentado e implacable, de cochambrosa vida personal, y el extraterrestre Mandy Patinkin –dejando atrás la peluca, el mostacho y el florete del inmortal Iñigo Montoya-, educado, sensible y comprensivo. Los personajes opuestos que se convierten en complementarios, el aprendizaje mutuo y la tolerancia sobre el estigma social –ambos son considerados traidores a su raza- para derrotar al verdadero mal, que no tiene favoritismos ni distinciones de especie terrestre o forastera.

             Nada nuevo bajo el sol más allá de la caracterización de sus personajes –o ni eso, recordemos de nuevo Enemigo mío-, si bien rodada con cierta solvencia y gracejo y con mensaje bienintencionado.

 

Nota IMDB: 6,1.

Nota FilmAffinity: 5,4.

Nota del blog: 5.

A %d blogueros les gusta esto: