Corazonada

26 Oct

.

Año: 1981.

Director: Francis Ford Coppola.

Reparto: Frederic Forrest, Teri Garr, Raul Julia, Nastassja Kinski, Harry Dean Stanton, Lainie Kazan.

Tráiler

.

         “Si me dieran un dólar por cada vez que me he arriesgado…“, canta Tom Waits en la apertura de Corazonada, el salto al vacío en forma de musical romántico con el que Francis Ford Coppola no solo no ganó un dólar, sino que se fue directamente a la ruina, llevándose por delante su estudio, Zoetrope, que había estrenado precisamente con este rodaje. El cineasta de impulsos, que aspiraba tanto a rodar colosales producciones como a ser un autor a la europeo, pagó cara su corazonada, que tuvo que saldar durante más de una década sometiéndose a las películas de encargo. Tras regresar de Vietnam con Apocalypse Now y El cazador, Coppola y Michael Cimino se estrellaron con la debacle de Nuevo Hollywood con esta y La puerta del cielo. El primero, para mayor ironía, con una obra que quería realizarse recordando en parte el sistema de estudios que su generación había contribuido a desmontar.

         Coppola, que ya conocía el musical de El valle del arco iris, escogía regresar al género más artificial del cine encavándolo en la ciudad más artificial de los Estados Unidos, Las Vegas, recreada además, sin disimulo, en un set de cine en el que dar rienda suelta a las posibilidades artísticas, libres de las limitaciones de la realidad, que ofrecen los decorados de Dean Tavoularis. El escenario se despliega en una luminosa y caótica magnificiencia, aunque en otras ocasiones semeja un imperio en ruinas, enterrado bajo la arena y el tiempo, decadente y melancólico.

La decisión es coherente con el espíritu de un filme que rechaza toda naturalidad, adentrándose en lo fabuloso. Es decir, como las sensaciones que producen las luces de neón, ajenas toda relación con la naturaleza, de sedosa textura onírica. Con Vittorio Storaro al frente, Corazonada es, en buena medida, una cinta fundamentada sobre el trabajo con la iluminación, que sirve para manifestar emociones e incluso introducir elipsis sin cambiar de plano, con un aire teatral. Ante el amor, todo resplandece. En su ausencia o en su conflicto, los tonos azules pugnan con los amarillos, los rojos con los verdes… subrayando todo. Pero bajo el influjo de estas luces cegadoras, nada es auténtico, se lamenta el hombre despechado.

         En contraste, los protagonistas son personas comunes interpretadas por dos actores, Frederic Forrest y Teri Garr, que no poseen aura de estrella. De hecho, él ni siquiera es un personaje agradable, con un comportamiento hipócrita, mezquino y agresivo. En un relato de este tipo, es arriesgado no sentir simpatía por el amante herido que debe reconquistar a su enamorada, preferir incluso que no triunfe y que se dé la puntilla a este romance de trazas tóxicas -quizás le afecte, pues, el paso de los años y la evolución de las sensibilidades-. Aunque puede que, en el fondo, se trate de eso mismo; de una vulgar derrota fantasiosamente travestida de victoria rutilante.

Desde la banda sonora, como si se tratase de un coro griego, Tom Waits y Crystal Gayle desnudan los sentimientos que no aparecen en pantalla. Pero, al final, la verdadera belleza de Corazonada, el hechizo, no se encuentra tanto en la historia que se cuenta como en las imágenes que la cuentan. Lo que, para suscitar emociones de una u otra manera, también puede jugar en su contra.

.

Nota IMDB: 6,5.

Nota FilmAffinity: 6,4.

Nota del blog: 6,5.

8 comentarios para “Corazonada”

  1. Hildy Johnson 26 octubre, 2020 a 18:09 #

    … no quiero ser cursi, pero yo siento una corazonada cada vez que la veo y escucho, jajajaja.
    Sí, tienes razón: “la verdadera belleza de Corazonada, el hechizo, no se encuentra tanto en la historia que se cuenta como en las imágenes que la cuentan”. Es pura imagen…
    Y es curioso porque los protas efectivamente son personas comunes con rostros de dos actores sin “aura de estrella”, Frederic Forrest y Teri Garr; sin embargo, aquellos en los que se fijan durante su aventura vital y exploradora sí que tienen un carisma brutal: Natassaja Kinski y Rau Julia, curioso, ¿verdad?
    De fondo, la voz de Tom Waits, que a mí personalmente me fascina.
    Sí, Coppola y Cimino se estrellaron con “Corazonada” y “La puerta del cielo”, pero a mí estas dos obras estrelladas sinceramente me llegan, tocan algún resorte en mí.

    Beso
    Hildy

    • elcriticoabulico 27 octubre, 2020 a 17:18 #

      Claro, Natassaja Kinski y Raul Julia representan una fantasía que, al final, tampoco les satisface o renuncian a ella, según cada cual. De ahí que no se pueda considerar un final feliz el de Corazonada. Más teniendo en cuenta lo plasta y poco aconsejable que parece el protagonista…
      Si hay que elegir, entre Corazonada y La puerta del cielo me quedo con la de Cimino con varios cuerpos de diferencia.
      ¡Besos!

      • Deckard 28 octubre, 2020 a 20:24 #

        Hace mucho tiempo que la vi. No obstante, me parece que todas esas claves que tú aportas acertadamente, están demasiado soterradas y Coppola no acierta a sugerirlas adecuadamente. Yo creo que esa es la razón por la que se pegó el tortazo. El hecho de que no llegara a tocar el corazón de la gente. Es una pena, porque la banda sonora es maravillosa.
        Saludos.

        • elcriticoabulico 29 octubre, 2020 a 14:34 #

          Pues mira, a Hildy sí le llega la corazonada. Y hay a muchos otros que también, porque diría que con el tiempo se la ha reivindicado. Yo, por mi parte, creo que a veces, de tanta artificiosidad, le queda la historia un poco mecánica.
          ¡Saludos, Deckard!

          • Deckard 29 octubre, 2020 a 19:14 #

            Sí. A Hildy le llegó y supongo que a otras personas también. Pero, como muchas veces pasa con este tipo de películas malditas, solemos verle la intención en un segundo o tercer visionado. Y, probablemente Hildy también. Está claro que cuando los grandes directores arriesgan mucho y no acaban de cuajar su propuesta a la primera, es porque no han estado del todo finos o porque les ha fallado la inspiración. Y el problema es que somos muy pocos los que les damos una segunda oportunidad a fiascos monumentantales como este.
            Un abrazo.

            • elcriticoabulico 30 octubre, 2020 a 14:54 #

              Pues fíjate, ya la había visto al principio de la veintena y me ha gustado algo más esta segunda vez.
              Un abrazo, Deckard.

  2. ALTAICA 27 octubre, 2020 a 01:40 #

    Hay que reconocer que se trata de una película fascinante en su singularidad y que resulta extraña y mágica. Y si bien no podemos negar la hipertrofia del andamiaje frente a la evidente levedad de la historia, también hemos de comprender que desde el princio solo pretende ser un fantasmagórico y alucinado viaje en el tiempo a un lugar pretérito llamado fantasía de la memoria. Un maravilloso circo de colores.

    • elcriticoabulico 27 octubre, 2020 a 17:20 #

      Pues me gusta mucho tu descripción, me parece muy ajustada y expresiva a lo que es esta obra de un Coppola que, de nuevo megalómano, parece incluso querer recuperar ese estilo sofisticado pero evidentemente artificial del viejo cine de los grandes estudios, siempre desde una apropiación personal y, por lo visto, con potentes innovaciones técnicas en los métodos de rodaje. Aunque, al final, ya ves, en este circo de colores hasta le crecieron los enanos.
      ¡Un abrazo, Altaica!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: