Los hermanos Sisters

17 May

.

Año: 2018.

Director: Jacques Audiard.

Reparto: John C. Reilly, Joaquin Phoenix, Jake Gyllenhaal, Riz Ahmed, Rebecca Root, Rutger Hauer, Carol Kane.

Tráiler

.

           No recuerdo quién sostenía que géneros como el western no dejaban de ser, al fin y al cabo, la manera en la que el melodrama se camuflaba, por medio de un relato de acciones y actitudes viriles, para adaptarse a los prejuicios y demandas del espectador masculino. La afirmación puede llevar a pensar en el cine de Sam Peckinpah, inflamado de emociones que terminan por explosionar en una violencia que está teñida, al mismo tiempo, de lealtad -hacia uno mismo, hacia los compañeros, hacia un código de vida-, de solidaridad, de amor si se quiere. Puede escogerse como ejemplo meridiano Pat Garrett y Billy the Kid, una obra que, alrededor de una trascendental amistad masculina que roza el amor platónico, habla con ronco lirismo sobre la dignidad del individuo, sobre el fatalismo contaminado por las imposiciones de los grandes poderes fácticos, sobre la traición a uno mismo a la que arrastra el cambio de los tiempos, interpretado este tanto desde una perspectiva social como estrictamente personal.

           Los hermanos Sisters también tiene mucho de melodrama. “Todos soñamos con ser niños de nuevo, incluso los peores de nosotros. Tal vez los peores más que nadie”, reflexionaba el anciano líder de la aldea mexicana donde los forajidos de otra película de Peckinpah, Grupo salvaje, encuentran un breve oasis de calma en mitad del apocalipsis en marcha. El mayor de los hermanos Sisters, que es a quien corresponde predominantemente el punto de vista de la historia -no por nada fue John C. Reilly quien, dueño de los derechos de la novela de Patrick de Witt, planteó el proyecto a Jacques Audiard-, es un hombre marcado por un trauma que carga desde la infancia -la brutalidad de un padre alcohólico, la determinación de su hermano menor para resolver la situación sobrepasando la teórica responsabilidad del primogénito- que se perpetúa en el presente -su autoconvencimiento de que su trabajo como despiadado sicario junto a su hermano, renunciando así a formar una familia y tener una vida corriente, obedece solo a su intento de proteger a este-.

Este es el drama que, con absoluta contención pero palpable cariño, transcurre en paralelo al encargo de ambos de hallar, torturar y dar muerte a un químico que, en colaboración con otro investigador atormentado por los conflictos paternofiliales -una constante en la filmografía del cineasta francés, aunque aquí aparezca bastante más solapada que en cintas anteriores-, pretende emplear los beneficios de su fórmula para descubrir oro en la fundación de un falansterio utópico en el norte de Texas -una idea que, de nuevo, introduce en la narración ese concepto de agonía del Salvaje Oeste al que, en cambio, todavía pertenecen por pleno derecho los hermanos-.

           Los hermanos Sisters rastrea en la colisión entre las dudas y los afectos de los protagonistas, quienes, convertidos en signo de la muerte, parecen incapaces de encontrar el lugar al que verdaderamente pertenecen. Hay un sentido de búsqueda -o reencuentro- del hogar en la senda que trata de seguir Eli Sisters, que se abre camino por igual a disparos atronadores, gestos de cariño y remordimientos destemplados.

Las imágenes de Audiard no rinden homenaje al espíritu del western clásico, no obstante. Interesado principalmente por la complejidad íntima y moral de los personajes y no por las tradiciones y los códigos del género, la realización no es manifiestamente rupturista, pero tampoco reverente, ni presta atención a la dimensión épica o la poética del Oeste dentro de los recursos expresivos que utiliza, tendentes por lo general al naturalismo. Por otro lado, el ritmo se ralentiza en exceso puntualmente dentro de este recorrido dramático que acierta a resolverse en un crescendo sentimental, que se cierra con una escena que no es tanto una acción concreta, sino un estado emocional afortunadamente capturado por el lenguaje cinematográfico que emplea el director.

.

Nota IMDB: 7.

Nota FilmAffinity: 7.

Nota del blog: 7,5.

38 comentarios to “Los hermanos Sisters”

  1. Hildy Johnson 20 mayo, 2019 a 17:46 #

    ¡Ay, mi querido crítico abúlico, la tengo unas ganas! Y me ha chiflado la reflexión sobre el western y el melodrama… ¡Ahora entiendo por qué ambos géneros me llaman tanto! Normalmente el cine de Audiard me ha tocado… Así que espero pronto pisar la sala de cine.

    Beso
    Hildy

  2. Hildy Johnson 22 mayo, 2019 a 13:06 #

    ¡Ya la he vistooooo! Escribiré pronto sobre ella. Me ha sorprendido en muchos aspectos para bien… y, fíjate, he visto a un Audiard contenido, y creo que le ha sentado bien.

    Beso
    Hildy

    • elcriticoabulico 22 mayo, 2019 a 13:33 #

      Es contenido, sí, no se deja seducir por el espíritu del western. Incluso a veces parece que el ritmo se pasa de lento. Pero es un relato que consigue interesarme y hacerme partícipe. Espero leerte pronto. Besos.

  3. Altaica 10 septiembre, 2019 a 23:51 #

    Gloriosa maravilla. Que a estas alturas del género alguien sea capaz de hacer este peliculón me parece milagroso. Junto con Comancheria, si bien superior, dos de los mejores western de las últimas décadas. Una obra maestra. Ni que decir tiene que muy por encima de cualquier trabajo del sobrevalorado Peckinpah. Un abrazo

    • elcriticoabulico 11 septiembre, 2019 a 12:45 #

      Cuánta maldad en esa alusión al bueno de Sam, que nunca le hizo daño a nadie.

  4. Deckard 11 septiembre, 2019 a 00:34 #

    A mi Altaica, “Comanchería” sí que me gusta mucho. Una de las mejores películas de la última década sin lugar a dudas. Pero “Los hermanos Sister” no me gustó nada. Ya se lo comenté a Hildy en su día, pero no voy a extenderme para no repetirme como el ajo.

    Saludos a todos.

    • ALTAICA 11 septiembre, 2019 a 11:57 #

      Esta tarde te leeré en el blog de la maravillosa Hildy. Un abrazo y revísala. Es muy, muy buena.

      • Deckard 11 septiembre, 2019 a 12:49 #

        Buf, amigo. No creo que vuelva a revisarla. Yo soy de los que, en lo referente a las películas lo tengo claro. Si le pongo una cruz a una rara vez la vuelvo a ver. Si te paras a pensarlo son muy pocas las películas que verdaderamente merecen la pena revisarse más de una vez. De todas las decenas de miles de películas que se producen, apenas unos pocos centenares…..Pero si me lanzas argumentos convincentes a lo mejor me animo….

        Saludos.

        • elcriticoabulico 11 septiembre, 2019 a 12:53 #

          Mira, ahí a mí me pasa lo mismo… No soy muy de revisar lo que he aborrecido. Habiendo tanto por explorar todavía, no me parece demasiado importante que pueda estar equivocado con alguna otra cosa que ya he visto.

  5. ALTAICA 11 septiembre, 2019 a 15:12 #

    Por cierto habéis visto las películas favoritas del retrasado de Tarantino? Os dejo el enlace. Dice mucho del espécimen.

    https://genial.guru/creacion-arte/las-20-mejores-peliculas-segun-quentin-tarantino-108155/

    • elcriticoabulico 11 septiembre, 2019 a 17:06 #

      Dudo bastante de que la lista sea verdad, pero bueno, por entrar en el juego, veo ahí una obra maestra (Memories of Murder, que esa sí la he visto seis o siete veces), pelis que me han parecido muy buenas aunque alguna la tendría que revisar (Boogie Nights, El dilema, Lost in Traslation, JSA) y pelis muy disfrutonas (Matrix, Movida del 76, Zombies Party, Battle Royale, Audition, The Host y El protegido).

  6. Deckard 11 septiembre, 2019 a 22:52 #

    Como te pasas, Altaica. Yo creo que más que otra cosa Tarantino es bastante “espabilao” Fíjate si no como nos la ha colado por la escuadra con su última película. No sé si será retrasado o no, pero el hecho es que todos hemos pasado por taquilla…..

    Y otra cosa. ¿Esta es la lista del Retrasado de Tarantino o de Tarantino también? (homenaje a la mítica escena del “Tarado” de “Pulp FIction”)

    Hombre. La verdad es que de estas solo he visto la mitad. Con el cine asiático yo me pierdo bastante. Veo muchas, pero es que yo creo que entre Corea, China, Japón y Hong Kong producen más que Europa, India y Hollywood juntas. Es una locura .Yo es que ya pierdo la cuenta. Ni siquiera me planteo llegar a ver a veces ni las más significativas….Porque sencillamente no se si llegaría ni a una cuarta parte.

    Además, no sé. Desde el siglo XXI la calidad ha bajado mucho, pero lo cierto es que esta lista se deja en el tintero abundantísimas películas clásicas que alcanzaron cotas muy elevadas y proporciones míticas. De 1992 a 2001 la verdad es que probablemente se diera la mejor cosecha conjunta de clásicos contemporáneos del último medio siglo, y Tarantino (o su Retrasado) apenas se limita a rascar tres o cuatro títulos, Si empezamos a enumerar es que no paramos: “L.A Confidential”, “Los puentes de Madison”, “Vivir” de Zhang Yimou, “Exótica” y “El dulce porvenir” de Atom Egoyan, “Vidas cruzadas” y “The Player” de Robert Altman, “Leolo” de Jean Claude Lauzon, “Antes del amanecer” de Richard Linklater, “Balas sobre Broadway”, “Maridos y mujeres” y “Poderosa Afrodita” de Woody Allen, “Beautiful girls” de Ted Demme, “El show de Truman” de Peter Weir (también en ese periodo se podría incluir en el siglo XXI la deliciosa “Master and Commander”), “Clerks” de Kevin Smith, “Shakespeare enamorado” de John Madden, “The Full Monty”,, “Fargo” de los Coen, “Sospechosos habituales” de Bryan Singer…..Bueno. Y decenas y decenas de películas del ámbito comercial e independiente que merecerían estar en esa lista mucho más que muchas de las que están. Por no hablar ya del cine de animación que en todo este periodo ha florecido espectacularmente.

    Me parece muy significativo que Tarantino se haya comido nada más y nada menos que “Seven” de David FIncher (y la maravillosa “Zodiac”) y haya incluido “El club de la lucha” Eso demuestra su afición por el fullerismo, Porque Tarantino en muchas ocasiones es un fullero de los que hacen época. Y no hay película más fullera que esa basada en la novela de Chuck Palahnuik. Una obra que tiene parciales aciertos estéticos, pero que argumental, narrativa y conceptualmente hace aguas por todas partes. Es un barco que desde las primeras escenas se ve que va a zozobrar sin remedio.

    Bueno; Y en otras estoy de acuerdo Me gustan mucho “El protegido” de Shyamalan (aunque mi favorita de este director es “La joven del agua”) y del siglo XXI hay que reconocer que “Lost in translation” es de las mejores. Esa sensación de extrañeza y de extrañamiento a su vez común a los aeropuertos, las zonas de tránsito y que experimentan Murray y Johansson en Tokyo está muy lograda y muy bien transmitida. Pero me parece flagrante que Quentin que le debe mucho (por no decir todo o casi todo) a Clint Eastwood (Eastwood apostó fuerte cuando fue presidente del Jurado en el Festival de Cannes para que le dieran la Palma de Oro en Cannes a “Pulp Fiction” y lo consiguió, garantizando así una inmejorable rampa de lanzamiento internacional para esa obra tan rompedora), no haya incluido ninguna de sus películas, Y a mi juicio, en todo ese periodo hizo tres clásicos imperecederos como “Los puentes de Madison”, “Mystic River” y “Million Dollar Baby” Y otra que roza ese listón (“Un mundo perfecto”) Y otra más que tiene una gran estima generalizada pese a que a mi no me convence tanto: “Sin Perdón” Y Tarantino, ese supuesto amante del spaghetti, del western y tan deudor de Eastwood y de Siegel no se ha dignado a incluir ninguna de las suyas, El sabrá. Qué desagradecido. Allá él.

    Y luego mete algunas incomprensiblemente. “Speed” es una película para ver con palomitas pero no tiene lógica por ninguna parte, y solo es memorable por sus efectivamente memorables fantasmadas, que marcaron un hito en la ya de por si numerosa galería de fantasmadas del ya de por sí increíblemente fantasma cine de acción americano.

    No sé qué pensais.

    Saludos.

    • Deckard 12 septiembre, 2019 a 01:35 #

      Ah. Y dos ausencias intolerables. Una:”Mulholland Drive” Y Dos:”Una historia verdadera” Las dos de David Lynch de opuesto registro. Una como fascinante experiencia onírica, y la otra como apasionante fábula de base real. Pero al amigo Quentin parece que no le gusta Lynch. Envidia?

    • Deckard 12 septiembre, 2019 a 10:05 #

      Ah. E imperdonable también que se olvide de “Eyes wide shut” el contundente testamento cinematográfico de Stanley Kubrick. Una película que suscita pasiones encontradas, pero que poco a poco todos van rindiéndose a la evidencia de que es una película notablemente meritoria. A mi al menos me lo parece. E incluso al propio Kubrick, que cuando la terminó no mucho antes de morirse llegó a afirmar satisfecho: “Esta es mi mejor película.” No sé si es la mejor de las suyas, pero desde luego a la mitad de las de esta lista les da sopas con ondas…..

      Un abrazo.

  7. ALTAICA 12 septiembre, 2019 a 15:49 #

    La “producción” del señor Deckard es tremenda y obviamente imposible de seguir. Espero esta tarde poder escribir algo al respecto. Por cierto, muchas de las películas que citas de esa década (1992 a 2001) son tan solo aceptables. Creo que es “usted” demasiado condescendiente. Pero claro para gustos las películas. Me ha encantado el repaso que le das al cretino de Tarantino. Por fin he encontrado a un ser vivo sobre la faz de la tierra con neuronas en buen estado. Ya estaba más que preocupado.

  8. ALTAICA 12 septiembre, 2019 a 16:14 #

    De esos años me parecen espléndidas estas. Cómo lo veis? Algunas están en la lista de Deckard

    SIN PERDÓN – Clint Eastwood
    LA CHICA DE LA FÁBRICA DE CERILLAS – Aki Kaurismäki
    SALVAR AL SOLDADO RYAN – Steven Spielberg
    UNA HISTORIA VERDADERA – David Lynch
    MAGNOLIA – Paul Thomas Anderson
    SECRETOS Y MENTIRAS – Mike Leigh
    EL SILENCIO DE LOS CORDEROS – Jonathan Demme
    SEVEN – David Fincher
    MARIDOS Y MUJERES – Woody Allen
    LOS SUEÑOS DE AKIRA KUROSAWA – Akira Kurosawa
    LÉOLO – Jean-Claude Lauzon
    EL DILEMA – Michael Mann
    TIERRAS DE PENUMBRA – Richard Attenborough
    DELICATESSEN – Jean-Pierre Jeunet
    CYRANO DE BERGERAC – Jean-Paul Rappeneau
    GLENGARRY GLEN ROSS (Éxito a cualquier precio) James Foley
    HOY EMPIEZA TODO – Bertrand Tavernier
    DRÁCULA, de Bram Stoker- Francisco Ford Coppola
    CARRINGTON – Christopher Hampton
    LA LENGUA DE LAS MARIPOSAS – José Luis Cuerda
    DESEANDO AMAR – Wong Kar-Wai
    CIUDAD DE DIOS – Fernando Meirelles
    DOLLS – Takeshi Kitano

    • elcriticoabulico 12 septiembre, 2019 a 16:22 #

      Yo creo que dais por cierta una lista que se atribuye a Tarantino pero que me suena al típico artículo sacado de la manga para hacer clickbait/generar reacciones. Es una selección hasta convencional. Yo, como soy alérgico a listas y antologías porque me parecen inabarcables, escasas en matices y propensas a dejarte cosas en el tintero, me limitaré a parasitar vuestras selecciones apuntando todo lo que no he visto.

  9. Deckard 13 septiembre, 2019 a 10:12 #

    Hombre, Altaica. No creas que soy un tipo tan condescendiente ni en la vida ni como crítico cinematográfico. Lo que si es cierto es que, cuando voy al cine, intento ir siempre con pocos prejuicios y con la expectativa de ver algo atractivo. Eso implica también que, si el director no me toma el pelo y no me cuenta milongas, ni intenta ser demasiado pretencioso, suelo ser bastante benévolo y rara vez me ensaño con él. Creo que esa época de la que te hablo fue bastante buena , la verdad. Supongo que te habrá sorprendido que dos de las primeras que mencionara fueran de Atom Egoyan. Ya sé que es un director un poco polémico, pero para mi, junto con Hal Hartley es uno de los dos más importantes realizadores independientes surgidos en esa época (las dos primeras de Hartley, “La increíble verdad” y muy especialmente “Trust”, me parecen obras maestras). Bueno, y Egoyan tiene también una película magnífica de la que se habla poco porque, ciertamente es poco apropiada para alegrarle a uno la vida, pero que como película es francamente meritoria: “El viaje de Felicia.” Bueno, y en esa época te nombraría una gran cantidad de películas mainstream que son muy de mi agrado. Para mi, lo mejor que dio el “mainstream” por aquel entonces fueron “Seven” de David Fincher y buena parte de la producción de Clint Eastwood. También me gusta mucho “Salvad al soldado Ryan” de Spielberg, aunque merecería un comentario más en profundidad por su ambigüedad ideológica (luego miraré si el Abúlico tiene entrada sobre ella e igual me animo). Y “La delgada línea roja” de Terrence Malick, tiene momentos fascinantes aunque el resultado final a lo mejor sea algo irregular. Para mi sorpresa cuando revisé “El nuevo mundo” de Malick me fascinó, y casi la considero su mejor película (por encima incluso de la gran “Malas tierras”). Y, bueno, también te habrá sorprendido que haya incluido “Shakespeare enamorado” Tengo cierta debilidad por esa película porque la verdad es que Gwyneth Paltrow está en ella deslumbrante, pero es que, además, el guión de Tom Stoppard es excelente, grandioso. Hay que entenderlo no como un biopic sobre Shakespeare (del que ni siquiera sabemos si escribió esas obras, no sabemos casi nada de él….) sino como una fantasía sobre el amor, el teatro, el arte y el sentido de la vida. Es una pelicula para ver sin prejuicios y que te llega al corazón si te dejas arrastrar suavemente (por mucho que la produjera el impresentable de Harvey Weinstein)

    Y yo también soy un gran admirador de “Tierras de penumbra” de Richard Attenborough. La suelo recuperar muy a menudo. Es de un tacto y de una sensibilidad exquisitos. La gran química entre los protagonistas (¡que bien sufre Debra Winger! ¡qué bien llora!) y la manera de eludir las actitudes tópicas ante el amor, reforzada además por el hecho de ser una historia real, la convierten en una experiencia muy satisfactoria. Una gran película. Triste y melancólica, qué duda cabe, pero de esas que no se olvidan.

    Y de tu lista no estoy de acuerdo con “Delicatessen” de Jeunet y de Caro. Se me olvidó mencionar en la mía “Amelie” de Jeunet, obra maestra total y absoluta de Jeunet. Con “Delicatessen” me pasa que no conecto demasiado con ese pintoresco mundo casi de cómic. TIene muchos méritos estéticos y de todo tipo pero me resulta globalmente un tanto insatisfactoria. Es divertida pero quizás excesivamente bizarra para mi gusto.

    Y completamente de acuerdo en que incluyas “La chica de la fábrica de cerillas” Aki Kaurismaki probablemente sea la personalidad cinematográfica más honesta y honrada no solo de Europa sino de todo el mundo surgida en los últimos 30 años.. De hecho, yo creo que deberías haber incluido alguna más.(“Nubes pasajeras”,, “Luces al atardecer”,, “Contraté a un asesino a sueldo”, “Un hombre sin pasado”) Kaurismaki siempre me pareció una figura entrañable. El alumno más adelantado de Robert Bresson. Un hombre que asumió sus lecciones con humildad y que trabaja sin prisa pero sin pausa. Ya podría haber más como él.

    Y “Carrington” también me gustó mucho. Pero es que, ya te digo, en esa época hubo una gran cosecha. ¿Te acuerdas por ejemplo de “Gattaca” de Andrew Niccol? Uno de los mejores exponentes de ciencia-ficción de la época. Y si miras los listados de produccion anual de aquella etapa vas recordando progresivamente títulos muy estimables y reseñables.

    Nada más. Un saludo.

    • elcriticoabulico 13 septiembre, 2019 a 14:02 #

      Tuve la suerte de ir hace no mucho a una conferencia de Kaurismaki -que vive al otro lado de la Raia, cerca de Oporto, casi vecino- y, efectivamente, es todo un personaje bien simpático. Un crack.

      • Deckard 13 septiembre, 2019 a 14:45 #

        Si. Hace como veinte años leí unas declaraciones suyas muy llamativas. Decía, que el vivía en Portugal porque era el último lugar de Europa al que no había llegado la corrupción. Eso fue hace tiempo y supongo que las cosas habrán cambiado un poco por eso de la inevitable corrupción que conlleva implícitamente el desarrollo en un país occidental perteneciente a la Unión Europea, pero seguro que en su día razón no le faltaba….
        Saludos.

        • elcriticoabulico 13 septiembre, 2019 a 18:03 #

          Bajo mal informado, yo creo. En cualquier caso, durante la charla, en la que tampoco es que hablara demasiado de cine, se postuló como ministro de Fútbol de España y Portugal.

  10. ALTAICA 31 enero, 2020 a 21:57 #

    Shakespeare enamorado es una preciosa película, sin duda. Por cierto Deckard, no sé si conoces el blog llamado DICCINEARIO de un impresionante cinéfilo, Antonio Martín. En él existe un apartado llamado RANKINGS y hemos puesto por décadas las 20 mejores películas. Yo acabo de publicar las de la última década. Te animo a que pongas las tuyas, así podré ver con más precisión tus gustos. A Victor se lo hemos suplicado en varias ocasiones y aún no ha sido capaz, cuando atesora una formación cinematográfica impresionante pese a su juventud. Saludos.

    • Deckard 31 enero, 2020 a 23:53 #

      Gracias por la sugerencia, amigo. Ya me pasaré por ese blog un rato de estos. Aunque he de decirte que yo no soy muy partidario de eso de las listas. Hombre, cuando hacen la típica lista de “las 20 mejores de la década” o algo en ese plan, suelo echarles un vistazo por si coincido en los gustos o, sobre todo, por ver si me he perdido alguna y para hacer los deberes. Pero mi gusto es bastante escurridizo y ecléctico. Por lo general, te diría, que yo soy, básicamente un clásico. No me gustan los festivales porque en aquellos en los que he estado (en San Sebastián, varias veces) se generan debates, superfluos y superficiales sobre películas que luego son auténticas naderias. Se crean bolas de nieve muy artificiales. No obstante, creo que son un mal necesario, porque el tinglado está montado así, y casi todas las mejores películas tienen presencia en algún festival. Lo que no me gusta es la frivolidad y el esnobismo que se respira en ciertos corrillos pedantes.
      He de decirte que un fanático de las listas es José Luis Garcí. No se si escuchas “Cowboys de Medianoche” en Es radio pero deberías hacerlo. Además, ahora con esto del podcast es todo mucho más fácil, y puedes escucharlo en el horario que más te guste.
      Bueno, amigo. Seguiremos debatiendo.
      Un abrazo.

      • elcriticoabulico 2 febrero, 2020 a 15:17 #

        Muchas veces, en esos inflados debates sobre naderías, el tema ni siquiera es el cine, sino lo guay que es uno mismo.

        • Deckard 2 febrero, 2020 a 18:52 #

          Completamente de acuerdo. Has dado en el clavo. Pero es que además, en los festivales, luego todo se magnífica o se ningunea porque resulta, que el director de turno ha dicho o dejado de decir alguna parida en la rueda de prensa de presentacion y todos le ríen o le vituperan en virtud de la calidad o no de la gracieta, no de la película. Y de lo que se trata es de la alta o baja calidad de la película…..

    • elcriticoabulico 2 febrero, 2020 a 15:16 #

      Coincido en una cosa, las críticas de Antonio son muy buenas. Ahora, tengo mis dudas sobre que ya se me pueda considerar objetivamente joven y, sobre todo, que tenga una formación cinematográfica como para ponerme a hacer listas sólidas o mínimamente representativas… Hay películas esenciales que ni he visto todavía.

      • Deckard 2 febrero, 2020 a 19:03 #

        Venga, Victor. Eso de tu supuesto incompleto bagaje es la risa. No solo escribes de fábula, sino que no hace falta haberse visto el catálogo completo de IMDB para ser un crítico magnífico. En este campo de la crítica yo creo que hasta es peor estar muy maliciado, porque un exceso de bagaje puede suponer también un exceso de prejuicios infundados. Hay gente que a lo mejor va, al cine una vez al año o cada seis meses y hace juicios y observaciones muchísimo más atinados que otros tipos que no salen de la sala oscura, pero que no se enteran de nada o que a lo mejor se dejan fascinar por elementos accesorios, poco esenciales. Aquí lo que importa es la inteligencia de la mirada, como es tu caso….
        Y en cuanto a la edad, ja, ja, ja. Déjate querer, Victor. Si un día se te presenta una veinteañera cañón, y te dice:”Me caes bien, chaval” pues arrimate, amigo. Que quieres que te diga….
        Saludos.

        • elcriticoabulico 3 febrero, 2020 a 13:58 #

          No he visto Psicosis. Ahí lo dejo. Y según las normas de estilo del periódico, por encima de 30 años ya debemos referirnos a un “hombre” o “mujer”, no a un o una “joven”. Son datos objetivos.

          • Deckard 3 febrero, 2020 a 14:41 #

            Venga, venga. Que vivimos en un mundo avejentado y estás hecho un chaval….
            Y en cuanto a que no hayas visto “Psicosis” me parece un poco raro en ti, pero no tanto, ya, que tiene varias secuelas y un remake plagados de spoilers. Y yo, que soy cinefilo enfermo desde los 13 años, también tarde bastante en verla, aunque esa demora no tenía nada, que ver con los dodotis….
            De todas formas, a esa asignatura pendiente deberías de ponerle remedio cuanto antes. “Psicosis” casi siempre está en las listas de mejores películas de la Historia, y no sin razón.
            Un abrazo.

            • elcriticoabulico 3 febrero, 2020 a 14:44 #

              El remake sí le he visto jajaja

              • Deckard 3 febrero, 2020 a 16:33 #

                HEREJÍA, VICTOR, HEREJÍA. No he visto el remake de Gus Van Sant, pero en su día, se entendió como una operación descaradamente comercial y como un experimento más propio de un estudiante de la escuela de cine de esos que se dedican a copiar plano a plano la estructura de sus películas favoritas. Sólo que en este caso la broma costó varias decenas de millones de dólares. Pero en fin….

                • elcriticoabulico 4 febrero, 2020 a 13:17 #

                  Lo pillaría en la tele con 13 o 14 años, no le di muchas vueltas entonces. Ahora, no veo demasiado sentido hacer algo así. O, más que sentido, interés, porque supongo que algún debate teórico abrirá.

  11. ALTAICA 3 febrero, 2020 a 17:48 #

    Yo creo que ese es mi problema, el haber visto antes infinidad de películas mudas que las contemporáneas. De ahí mi profunda admiración por los iniciales clásicos. Ni que decir tiene que la “culpa” la tuvo mi padre, TVE2 y el Cine Club Universitario/Aula de Cine. Y entiendo perfectamente que revisar ahora los comienzos del cine pueda resultar fantástico o, por el contrario, decepcionante en tanto que observar su desfase. La primera película que recuerdo y lo haré toda la vida fue “King Kong” (1933). Quedé absolutamente fascinado y siempre será un icono cinematográfico para mí. Y digo que es mi problema pues al tener una base clásica es probable que me lastre a la hora de ver con nuevos ojos. Creo que soy excesivamente rancio, cascarrabias y estereotipado. Puede también que el cine me lo tome demasiado en serio y, como todos sabemos, no es conveniente tomarse casi nada demasiado en serio. Aún recuerdo cuando vi en el cine la película “Los intocables de Eliot Ness” con poco más de veinte años y el tremendo enfado que me produjo la escena de las escaleras imitando a la famosa secuencia del “El acorazado Pontemkin”, que a fin de cuentas no era más que uno de los típicos homenajes del director sobre películas y especialmente de la obra de don Alfredo. Ni que decir tiene que nadie de las amistades que me acompañaban había visto la obra maestra de Eisenstein y, por tanto, les fascinó la secuencia del carrito cayendo por las escaleras. Un día hablaremos de la soledad del cinéfilo cuando esa afición no es compartida por su entorno. Hoy, al menos, tenemos las redes. Antaño no. Abrazos

    • Deckard 3 febrero, 2020 a 19:20 #

      Hombre, hombre, hombre. Es que esa escena de “Los Intocables” es uno de los grandes “highlights” de la ALTA COMEDIA del cine de Hollywood. Es como pretender tocar la Novena Sinfonía de Beethoven con todos los instrumentos desacompasados. Brian De Palma será todo lo virtuoso de la técnica que se quiera, pero cuando se pone a hacer homenajes es un chapucero (es que es la risa, el marinero ese que pasa por ahí, como justo después de haber recibido la Primera Comunión, y parece que se ha, puesto ahí adrede para recibir el disparo de lleno: es que yo, cada vez que lo veo me descoyunto de la risa…) Pero, por otro lado, esa película es una pena, porque aunque tiene muy buenos elementos (un reparto de lujo, una gran música de Morricone, guión de David Mamet….) resulta muy irregular, aunque en conjunto me resulta entretenida (y siempre espero a ese momento de la escalinata, porque me rio igual que con el regador regado, o que viendo cualquiera de Berlanga o de Billy Wilder…)
      Y en cuanto a todo lo demás que nos cuentas, no lo veo para nada como un defecto. Si acaso, a lo mejor pecas de hipersensible. Pero, eso. Si, por ejemplo, vuelves a ver “Los Intocables”, en vez de asumir la premisa pedante de De Palma de hacer su “homenaje” trata de verlo como una comedia ridícula, y ya verás como me das la razón y hasta te ríes a gusto….
      Un saludo, amigo.

    • elcriticoabulico 4 febrero, 2020 a 13:23 #

      Yo creo que se puede disfrutar de lo clásico y lo innovador a igual nivel. Obviamente, lo segundo suele exigir cierto esfuerzo que no siempre está recompensado, pero también merece la pena porque si no queda el disfrute muy limitado. Y es que hay innovación desde siempre, sería despreciar el 75% del cine que no se ajusta a unos patrones narrativos muy estrictos y quizás, a la postre, un poco repetitivos.
      Eso sí, no soy amigo de los guiños. Casi ni siquiera cuando están bien hechos. Me importan un pito las filiaciones y los tributos del director, y me importuna que me esté dando con el codito mientras veo la película, porque me distrae. Lo de buscar constantemente las referencias, que es una tarea muy cahierista, tampoco es que me apasione.
      Un abrazo, Altaica.

      • Deckard 4 febrero, 2020 a 14:21 #

        Eso de los guiños puede tener sentido en ciertas comedias en las que se busca una complicidad especial con el espectador y en las que las alusiones metacinematográficas pueden tener más cabida, alcanzar mayor recorrido y formar parte del juego (“Un cadáver a los postres” “El jovencito Frankenstein”, “¿Qué me pasa, doctor?….). Pero en las películas más dramáticas y con cierta densidad, más allá de las lógicas influencias o de que alguien “tome prestada” alguna idea estética o narrativa que nos pueda resultar familiar por haberse dado antes, no tiene más sentido que el de epatar al típico crítico amiguete como si el director le dijera a su cómplice cahierista “yo también la he visto”

        Estoy de acuerdo. Esos “homenajes” casi siempre están metidos con calzador. Y De Palma es muy dado a ellos. Cosa que no tiene nada que ver con que otras películas suyas tengan un contenido referencial. Por ejemplo, una de las pocas películas suyas que me gustan de verdad, “El fantasma del Paraíso” está plagada de referencias a Fausto y es una adaptación de “El fantasma de la Opera” modernizada y puesta al día.Y es una película brillante. Pero una cosa es que haya referentes pasados reconocibles y ya utilizados, pero que a nadie ofenden por ser referentes clásicos, y otra muy diferente que, en una historia o guión que no lo requiere, de repente decir “pues ahora voy a montar una escenita clavada a la de El Acorazado Potemkin” o decir “pues ahora voy a hacer un arranque clavadito al de “Ciudadano Kane”” pues simplemente para deleitar a cuatro gafapastas…..No sé. No viene a cuento.

        Un saludo.

        • elcriticoabulico 5 febrero, 2020 a 14:10 #

          A De Palma, que ahora está bastante reivindicado, no le termino de coger el punto precisamente por eso que dices.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: