Ghost in the Shell

23 Ene

.

Año: 2017.

Director: Rupert Sanders.

Reparto: Scarlett JohanssonPilou Asbæk, Takeshi Kitano, Juliette Binoche, Michael Pitt, Peter Ferdinando, Kaori Momoi, Anamaria Marinca, Chin Han, Danusia Samal, Lasarus Ratuere, Yutaka Izumihara, Michael Wincott.

Tráiler

.

          El fondo del propio filme ya sirve en bandeja la ironía: Ghost in the Shell, la versión estadounidense del manga de culto de Masamune Shirow -producida también con amplio capital chino-, es una película con poco alma.

Quizás sea por esta ascendencia hollywoodiense, pero esta es la adaptación que más recuerda a las premisas de Robocop -aunque en la versión de su desvaído relanzamiento de 2014, pretendidamente trágico y nada subversivamente satírico-. La mayor Mira Keller -apropiación de la Motoko Kusanagi japonesa- es mitad mujer, mitad máquina, todo policía de la futurística Sección 9. La prolija indagación existencialista en la que se adentraban los animes de 1995 y 2004, que incluso recaían en verborreicas disputas filosóficas, queda aquí demasiado aligerada en el cuerpo de un ciborg que, en un drama de tópico desarraigo, no sabe dónde encaja en esta sociedad a la que no se siente pertenecer y que la hace sentir que no pertenece a ella, combinado con la pesada ascendencia de un pasado traumático.

          Esta esencia autorreflexiva en un mundo de información desbordada, nuclear en el manga visionario y en el anime, marida aquí a duras penas con una búsqueda de la espectacularidad visual y de la acción en la que el director Rupert Sanders se muestra reverente con sus referencias, hasta el punto de que por momentos su Ghost in the Shell parece una réplica en imagen real de las películas firmadas por Mamoru Oshii, casi al estilo de la nueva corriente de remakes de la Disney con protagonistas de carne y hueso -o de hiperrealista animación digital-. La cinta entremezcla en sus imágenes abundantes viñetas preexistentes en ambas, envueltas eso sí en una barroca ambientación en la que la sobresaturación de elementos tecnológicos del fotograma destruye todo intento de evocar una atmósfera.

Algo semejante ocurre en el guion, que por su parte deja la compleja relación entre la mayor y su némesis/doppelgänger del Ghost in the Shell de 1995 en una simplificada correspondencia orientada a un despertar de la consciencia, vinculado al descubrimiento de la naturaleza de Keller/Kusanagi. Pero es esta una identidad que se resuelve al encontrar una pieza perdida, no tras arrojarse contra un mar embravecido de preguntas metafísicas.

          La de Ghost in the Shell es una falta de atrevimiento que se podría trasladar a dos aspectos a priori menos relevantes: la occidentalización de la protagonista y la tramposa supresión de su impudicia a la desnudez, propia de quien nace ajena al pecado original humano.

.

Nota IMDB: 6,4.

Nota FilmAffinity: 5,7.

Nota del blog: 5.

4 comentarios to “Ghost in the Shell”

  1. ALTAICA 23 enero, 2019 a 17:59 #

    Partiendo de la base de mi absoluta ignorancia y desconocimiento de la obra de la que deriva este y otros trabajos cinematográficos, bien de animación o real, y del grado de “indagación existencialista” que atesora el manga en cuestión, fue precisamente el análisis y reflexión filosófica y ética de esta película, en unión de una notable fluidez y desarrollo narrativo lo que me hizo apreciarla como un notable ejercicio. Sin dejar de formularse por concepción como un trabajo de entretenimiento y de acción, yo sí observo un trasfondo a tener en cuenta mucho más interesante, por ejemplo, que la afamada y reciente Blade Runner, 2046, que esa sí que no consigue transmitirme el más mínimo trasfondo ético, vital o filosófico, pese a su envoltorio efectista, esteticista y claramente hueco. Las apariencias engañan, pero en los tiempos que corren la pretensión o pretenciosidad parece que lo puede todo. Y no digamos y si se divaga, se es pretendidamente difuso o literalmente es incomprensible. Entonces estamos ante una obra de culto, genial y erudita. Un abrazo y espero que algún día alguien explique lo difícil que es la sencillez.

    • elcriticoabulico 25 enero, 2019 a 13:16 #

      jaja Lo complicado es marcar dónde termina la sencillez y empieza lo simple, porque es una frontera que varía mucho según el espectador (y en la propia perspectiva del espectador). Quizás es cierto que parto con el prejuicio de conocer los animes, pero este Ghost in the Shell me parece que tira de muchísimos clichés para hacer que, en lugar de una indagación existencial propiamente dicha, eel drama de la mayor Kusanagi (Keller, perdón) se convierta en una tragedia típica de cine de adolescentes en busca de su lugar en el mundo, casi de ‘patito feo’, por así decirlo. No me convence nada de lo que cuenta ni de cómo lo cuenta, la verdad.
      Por cierto, más que afamada, a Blade Runner 2049 le cayeron bastantes palos que yo recuerde, algunos con razón además. Hasta se quedó Villeneuve bastante tocado.
      Un abrazo, Altaica.

  2. Mauricio José 5 febrero, 2019 a 19:31 #

    En su momento la fui a ver al cinematógrafo con unos amigos y me parecieron berretas (es decir, poco creíbles, falsas, de baja calidad artística) sus efectos especiales, que hacía que todo pareciera de plástico. Me molestó de tal manera que la verdad, no le vi mensaje y me pareció más una película para recaudar mucho teniendo una intérprete que actualmente se supone convoca multitud de espectadores, que algo realizado para repensar cosa alguna. Recién cuando la volví a ver en HBO y la vi sabiendo que los FX me habían molestado demasiado, así que no les presté atención y me fijé más en la historia. Bueno, la historia me parece que quiere ir un poco más allá, pero me pasa como con sus efectos especiales, que pudiendo ser más, pensando en el dinero que deben haber puesto para realizarla, se quedaron ahí, sin ahondar, cuando el drama de los protagonistas bien podría haber dado para una sensación de tristeza por ellos de haber sido bien tratada. Del ánime, ni idea. Es decir, la película por sí sola, para mí, se quedó a mitad de camino de lo que haya querido alcanzar, o aquello que uno presupone que ha querido alcanzar. Un saludo grande

    • elcriticoabulico 6 febrero, 2019 a 15:04 #

      ¡Bienvenido, Mauricio José!
      Hay dos cosas que dices que son totalmente acertadas: que es un blockbuster con afán recaudatorio y que se queda a medio camino en cualquier debate que pueda plantear. Además, estoy de acuerdo en que la imagen visual, más que de plástico, hace que todo el escenario y toda la reconstrucción futurística apenas tenga entidad física. No se palpa, no se aprecia, no sirve para crear atmósfera, más allá de ser un conglomerado de luces y colores.
      Un saludo y gracias por comentar.

Responder a Mauricio José Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: