Viudas

3 Dic

.

Año: 2018.

Director: Steve McQueen.

Reparto: Viola Davis, Michelle Rodriguez, Elizabeth Debicki, Cynthia Erivo, Colin Farrell, Robert Duvall, Brian Tyree Henry, Daniel Kaluuya, Liam Neeson, Carrie Coon, Lukas Haas, Molly Kunz, Garret Dillahunt, Jacki Weaver, Kevin J. O’Connor, John Bernthal, Manuel García-Rulfo.

Tráiler

.

          “We can do it!”, exclamaba Rosie la Remachadora desde los carteles propagandísticos de la Segunda Guerra Mundial en los que se reivindicaba que, con los hombres luchando o caídos en el frente, las féminas estaban igual de capacitadas para sacar adelante la producción industrial de los Estados Unidos. “Podemos hacerlo”, insiste la mujer recién enviudada de un ladrón que insta a sus compañeras de luto a heredar el siguiente proyecto criminal que preparaban sus difuntas parejas.

Steve McQueen se adentra en el cine de género para trasladar al Chicago contemporáneo una miniserie británica de la primera mitad de los ochenta que ahora encaja a la perfección con la pujanza de uno de los grandes temas reflexivos y comerciales que aborda el cine actual: el empoderamiento femenino y su papel no solo en la sociedad, sino también dentro del propio universo cinematográfico. Viudas es una ‘caper movie’ que abunda en ese infrecuente protagonismo femenino como lo hacía recientemente, con una mayor sensación de oportunismo, Ocean’s 8.

Quizás haya que inscribir en este mismo debate el hecho de que, a decir verdad, cuesta esfuerzo creerse el giro delictivo que emprenden una madura liberada sindical, la patrona de una tienda especializada en celebraciones de quinceañera y una mujer-objeto. Aunque, en este contexto, se podría argumentar que es simplemente un asunto imputable al libreto que readapta la obra de Lynda La Plante -la cual contaba con la ventaja de poder extenderse a lo largo de seis episodios-, porque la premisa de partida es forzada y su desarrollo no consigue hacerla convincente.

          Viudas posee una atmósfera intensa, el tempo narrativo está templado, las actrices cumplen con solvencia y McQueen demuestra detalles de ingenio realizador -por ejemplo, esa conversación rodada desde fuera del coche, que logra concitar una aire de realista filtración macbethiana-. Son cualidades que sacan adelante un guion ambicioso pero algo disperso, que empeña parte de su intriga en tratar de seguir el rastro del dinero sucio a través de las distintas capas de la sociedad. Aquí, la vinculación criminal con una política corrompida, puro negocio ajeno al servicio público o la responsabilidad moral, está trazada con superficialidad a pesar de contener sonoras sentencias -cuánto daño ha hecho David Simon a la hora de establecer odiosas comparaciones-. Con todo, el padre y el hijo que continúan la saga de concejales de distrito, como una pequeña y endogámica aristocracia local, son personajes que gozan de una buena construcción.

          Porque, por lo general, Viudas es más interesante en el retrato personal que en el social. Los conflictos están mejor enfocados desde este punto de vista privado, como ocurre con esa impronta fatalista que atrapa e incluso hermana en un descastamiento irreparable a la lideresa de la banda y a la muchacha tratada por todos como un pedazo de carne: el “bienvenida de vuelta” que le dedica el mafioso a la primera, así como la muerte de su hijo -en la que aflora una rabia decididamente vinculada al presente, al igual que el resto de puntuales alusiones a la cuestión racial-; el tipo de miradas y de comentarios que permanente recibe la segunda, tal vez el personaje más interesante del filme a la postre.

Son situaciones de sustrato similar y que ubican a ambas como víctimas de una estructura social que, al final, es imposible de quebrar; una noción contra la que rebelarse que, a buen seguro, está transferido desde la clasista Gran Bretaña. En el fondo, en otro elemento diferencial, el botín de este grupo de ladronas es la reparación de unos agravios, la regeneración del mal que producen los hombres.

.

Nota IMDB: 7,4.

Nota FilmAffinity: 6,5.

Nota del blog: 6.

8 comentarios to “Viudas”

  1. ALTAICA 31 mayo, 2020 a 18:19 #

    Un quiero y no puedo. Esa mezcla de política corrupta y atraco deja ambas huérfanas. La primera mil veces vista y la segunda inverosímil. Sendas de pobrísimo desarrollo. Por cierto, la secuencia “rodada desde fuera del coche, que logra concitar una aire de realista” me parece de pésima ejecución. Obviamente gustos.

    • elcriticoabulico 1 junio, 2020 a 13:36 #

      Estoy completamente de acuerdo en que no logra dársele verosimilitud a la hitoria, pero esa escena me parece una manera creativa, expresiva y rotunda de expresar una desesperada realidad de puertas adentro. No veo qué pega puede tener, incluso independientemente del gusto. Un abrazo, Altaica.

      • ALTAICA 1 junio, 2020 a 23:20 #

        Esencialmente porque te fijas más en esa curiosa realización formal que en lo que conversaban los personajes en el interior del vehículo. Exactamente me pasó lo mismo en la encena final cuando se saludan o despiden dos de las protagonistas y la cámara hace un giro completo para ir del primer plano de una de ellas hacia la otra. En ambos casos tengo la sensación de recursos formales que no tiene una justificación de fondo o dramática. Pero ni que decir tiene que va en gustos y apreciaciones. Un saludo.

        • elcriticoabulico 2 junio, 2020 a 16:17 #

          No sé, aparte de no distraerme en absoluto es que encontré que reforzaba con potencia ese mensaje tras las bambalinas. De esa escena final ni me acuerdo, eso sí, que en contra de lo que pudiera pensarse tengo relativa mala memoria para recordar películas. Incluso aquellas que me han gustado mucho.

          • ALTAICA 2 junio, 2020 a 22:59 #

            Eso se acentuará con los años, jajaja. Y no solo por la memoria, más aún porque vemos muchas. Un gran abrazo amigo.

            • elcriticoabulico 2 junio, 2020 a 23:01 #

              Joder, de vez en cuando veo títulos en el listado del blog que me hacen preguntarme que cuál película sería aquella, que ni me suena por nombre. Es parte de la utilidad que le doy a este trasto, la verdad. Un abrazo, Altaica.

              • ALTAICA 3 junio, 2020 a 23:27 #

                Acabo de terminar de ver “Retrato de una mujer en llamas”. Sencillamente una maravilla. “El faro”, por el contrario, me ha defraudado. Es un proyecto interesante, de agraddcer, pero demasiado autoral. Un ejército formal, conceptual y simbólico brillante pero que no resulta al mismo nivel en el análisis de personajes, psicología, alegoría del poder o la jerarquía. Saludos

                • elcriticoabulico 4 junio, 2020 a 19:24 #

                  He escuchado comentarios que siguen bastante esas apreciaciones sobre ambas. De hecho, me dio lastima no llegar a ver la Sciamma cuando vino por aquí en pantalla grande. Cuando esté disponible online daré cuenta de ella. Y procuraré hacerte saber. Saludos, Altaica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: