En realidad, nunca estuviste aquí

9 Nov

.

Año: 2017.

Directora: Lynne Ramsay.

Reparto: Joaquin Phoenix, Ekaterina Samsonov, Judith Robers, Alessandro Nivola, Alex Manette, John Doman.

Tráiler

.

          Es importante no tomarse demasiado en serio a uno mismo. En lo que respecta al cine, esto significa rehuir las tentaciones de una grandilocuencia inflada a través, por ejemplo, de la apertura a la ironía o el reconocimiento del espíritu de la serie B. Y, con buen tino, En realidad, nunca estuviste aquí se abraza sin tapujos al espíritu de la serie B que domina su naturaleza. Por ello, a pesar de abordar premisas coincidentes como el trauma del veterano de guerra y los sucios callejones de la depravación sexual, su narración no se adentra en el retrato sociológico/psicológico de una comunidad enferma que podría firmar un autor como Paul SchraderTaxi Driver, Hardcore: Un mundo oculto-. Ni tampoco da rienda suelta al sentimentalismo en su aproximación al clásico de la redención del antihéroe dudoso por medio de la salvación del menor inocente –León, el profesionalEl fuego de la venganza, El hombre sin pasado…-.

          En realidad, nunca estuviste aquí mantiene la sórdida trama que afronta el protagonista dentro de los parámetros de un esquematismo tendente a la abstracción, en línea con un dibujo de la ciudad como un caos de movimientos inquietantes, sonidos estridentes y música inarmónica. Son elementos que conforman un escenario inestable, acorde a la volatilidad latente del personaje, mercenario solventador de secuestros a mazazo limpio, hombre con demasiado tiempo al borde del abismo y que pende de él con el tormento de poseer aún rescoldos de humanidad -las escenas cotidianas, introducidas también con equilibrio-.

El relato, pues, no se entrega al regodeo de la exploitation y al mismo tiempo, al renunciar a cualquier pretensión analítica o de denuncia creíble, evita que su evolución se desmonte a causa de una elaboración en exceso pormenorizada o intrincada. Es una historia correosa pero templada, de sencillez sin contemplaciones pero cuidada con atención.

          La directora y guionista escocesa Lynne Ramsay arroja el filme, contenido en 95 minutos, con una concisión de otros tiempos, con un notable uso de la elipsis y el fuera de campo en la plasmación de una violencia que no por ello es menos contundente. Su fisicidad que reside en lo que se escucha, en lo que se sobreentiende. En la presencia de un contundente martillo erigido en icono del pulp posmoderno –Oldboy, Drive-; en el hastío convertido en minimalismo gestual de Joaquin Phoenix, cuyo físico es puro escombro abandonado; basto, cansado y rotundo. Con idénticas armas -la precisión y la potencia-, la cineasta consigue incorporar recursos psicologistas a golpe de flashback, esquivando al límite una cierta inclinación al abuso que es más palpable hacia el desenlace. Menos éxito tienen los contrates con composiciones de ambiciones líricas y detalles de ejercicio de estilo. 

          Premios al mejor libreto y mejor interpretación masculina en el festival de Cannes.

.

Nota IMDB: 7,7.

Nota FilmAffinity: 6.6.

Nota del blog: 7,5.

4 comentarios to “En realidad, nunca estuviste aquí”

  1. Altaica 28 abril, 2018 a 22:41 #

    Psicología epidérmica dentro de un ejercicio de estilo formal tan vacío como esteticista y pretencioso. El guión tiene más flecos que una alfombra persa, pero eso sí envuelto en piel de serpiente para dar importancia. Estoy hasta los mismísimos de historias vacías que articulan su supuesta trascendencia desde meros elementos formales que incomprensiblemente hipnotizan a muchos. Otro y van…, artefacto hueco.

    • elcriticoabulico 30 abril, 2018 a 12:41 #

      Cuando la vi no me pareció que tuviera que tomármela muy a pecho en el aspecto psicológico y la asumí como un pulp/serie B con aires estilosos. Y de esta manera la disfruté mucho.

  2. ALTAICA 30 abril, 2018 a 14:52 #

    No sé, habremos visto películas distintas. Yo sí creo que la obra se toma muy en serio a sí misma y no observo el aspecto pulp por ningún sitio. Más al contrario es una película bastante pretenciosa formalmente, con lo que ambiciona envergadura dramática. De hecho subraya, y de qué manera, los destrozos psicológicos del personaje derivados de la guerra y de una infancia marcada por la agresión y violencia. Pero claro el guión hace aguas por todos lados y la historia se me antoja poco más que inverosímil. De echo no aclara orígenes y resultados, jugando continuamente con la posibilidad de que todo lo que sucede solo esté en la traumatizada cabeza del protagonista, incluso con el título. Pero al final sí sabemos que lo acontecido tiene un origen real. Un saludo.

    • elcriticoabulico 30 abril, 2018 a 17:05 #

      No, si probablemente tengas razón. Pero todo este tratamiento psicológico a mí me pareció que tendía acertadamente a la abstracción (de ahí lo de que no aclara orígenes y resultados) y estaba bien asimilado en una trama criminal que sigue el mismo camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: