Madre!

2 Oct

.

Año: 2017.

Director: Darren Aronofsky.

Reparto: Jennifer Lawrence, Javier Bardem, Ed Harris, Michelle Pfeiffer, Domhnall Gleeson, Brian Gleeson, Jovan Adepo, Kristen Wiig, Stephen McHattie.

Tráiler

.

           Veo a Darren Aronofsky recorriendo arriba y abajo la Quinta Avenida, en pelota picada y con una pancarta de cartón que reza “El Apocalipsis va a llegar”. Y esto sucede porque el director habrá comprobado, trémulo de sorpresa e indignación, que muchos de los espectadores de Noé no escarmentaron y no se convirtieron al veganismo sostenible. Pero aun así, Aronofky, iluminado, concede al género humano una segunda oportunidad de enmendar su impía iniquidad y les entrega Madre!, una relectura personal de la Biblia que, además, conecta con los desmanes que actualmente asolan el mundo para lanzar un alarido admonitorio acerca del desastre que se nos viene encima a nosotros, pecadores irredentos.

           En Madre! se plantea una confrontación eterna y sin cuartel entre las fuerzas benefactoras/creadoras y las fuerzas maléficas/destructoras del cosmos. La lucha de la fecundidad, la inspiración y la vida, en definitiva, contra la enfermedad, la esterilidad y la muerte. En su relato hay un Dios demiurgo que crea a través de la palabra, un Adán y una Eva que invaden el Edén y transgreden sus prohibiciones, un Abel, un Caín, masas de idólatras inmorales que merecen un buen diluvio… y, como contrapunto de distinción, una deidad femenina; una Gaia poderosa, generosa, sensual y amantísima que engendra la vida física, que regenera la desolación e intenta contrarrestar abnegada el desastre a la que le abocan.

Aronofsky subraya su composición alegórica empleando, entre codazos de prevención, un amplio muestrario de retórica y simbología judeocristiana, a lo que se suman alusiones a plagas contemporáneas como la depredación irresponsable de recursos, la sobrepoblación, el calentamiento global, la hecatombe ecológica, la colonización o aniquilación del prójimo…

También, de soslayo, habla del proceso de creación artística, que al fin y al cabo es otra forma de generar vida, aunque sea en un plano alternativo a la realidad.

           La fábula se sostiene, pasando por ingenua, mientras la narración mantiene un perfil relativamente contenido de cine de terror psicológico y claustrofóbico, gracias a que el realizador neoyorkino es hábil transmitiendo la incredulidad, la incomodidad, el agobio y la sensación de inminente e incesante amenaza que padece la protagonista. Luego, de improviso, pierde los estribos y se entrega a un delirio que uno no sabe si es divertido o enervante por su apoteósico desenfreno. Lo que queda claro es que la metáfora se hace ya sonrojante. Pero el cineasta tampoco parece temer tal consideración, lo que no deja de ser valiente.

           Sea como fuere, advertidos quedan, dice Aronofsky. Que no tenga que haber un tercer aviso.

.

Nota IMDB: 7.

Nota FilmAffinity: 6,6.

Nota del blog: 4.

4 comentarios to “Madre!”

  1. Hildy Johnson 3 octubre, 2017 a 11:44 #

    ¡La vi ayer, mi querido crítico abúlico… y lo primero que pensé fue: Qué rayada! Pero el cine de Aronofsky nunca me deja indiferente. Me hace pensar. La primera vez que vi una suya fue con Pi, que no he vuelto a ver…, y me resultó otra rayada en su momento, pero no profundicé más y me gustaría rescatarla. Empecé a mirarlo con otros ojos con Réquiem por un sueño y cómo trataba hasta el extremo las dependencias. La fuente de la vida la soportó poca gente, pero yo la vi sola en un cine… y conectó conmigo, me metí en su cuento fantástico. El luchador logró conmoverme. Me metí en su mundo de mujeres-marionetas en Cisne negro. Su denostada Noé me permitió un análisis crítico interesante. Y creo que Madre!… va por el mismo camino. ¡Ya te contaré! Me gusta cómo describes tus pros y tus contras en el último párrafo de la crítica y ahí es donde está la clave de ser película abucheada o adorada… no deja indiferente.

    Beso
    Hildy

    • elcriticoabulico 4 octubre, 2017 a 11:25 #

      Lo cierto es que, más que “qué rayada”, pensé “qué chorrada”… Me pareció una alegoría tan grandilocuente como simplona, que se mantiene en pie cuando, por lo menos, puedes distanciarte un poco de ella mediante la tensión psicológica de los dos primeros tercios. Luego cuando le pega el remonte… volví a sentir momentos de vergüenza ajena, como me pasó con Noé. Besos.

  2. Altaica 31 marzo, 2018 a 00:49 #

    MADRE del amor hermoso, qué película! Me alegra mucho lo bien que habéis captado el sentido de esta alegoría y el altísimo grado de coincidencia. Por lo demás, semejante engendro de complicada asimilación intelectual y estomacal, resulta una película que confirma mi opinión sobre este cineasta cuando ya El Cisne Negro me pareció insufriblemente efectista frente a los aplausos de la mayoría. Lo único, su valentía. Lo peor, que la misma sea para semejante resultado. Cuídate

    • elcriticoabulico 31 marzo, 2018 a 12:20 #

      A Aronofski parece que se le está yendo un poco la olla… El asunto con madre! no es tanto el delirio que se marca, sino lo burda que es toda la alegoría que se monta. Un abrazo, Altaica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: