Personal Shopper

20 May

.

Año: 2016.

Director: Olivier Assayas.

Reparto: Kristen Stewart, Lars Eidinger, Sigrid Bouaziz, Nora von Waldstätten, Ty Olwin.

Tráiler

.

          En cierto modo, Personal Shopper parece una pieza desgajada de Viaje a Sils Maria, la anterior película de Olivier Assayas, pues ambas está protagonizadas por la asistente personal de una celebridad -interpretada en ambos casos por Kristen Stewart, empeñada en cambiar su vitola de ídolo ‘teen’ por la de musa ‘arty’- y están dominadas por una sensación de pérdida y desorientación, que en este caso se encuentra directamente ligada con el duelo de la joven por el fallecimiento de su hermano gemelo, víctima de una cardiopatía congénita también presente en ella. 

          A través de este estado de luto, por el que la muchacha se encierra en París a la espera de confirmar su supuesto don como médium y comunicarse con el espíritu de su hermano, Assayas va planteando una serie de conflictos presentes en la sociedad contemporánea, los cuales proceden fundamentalmente de la colisión entre el materialismo exacerbado -el consumismo que canaliza la protagonista como encargada de compras ajenas, su servilismo laboral, las paradojas de las redes sociales entre la información y el aislamiento, las alusiones a relaciones sentimentales movidas exclusivamente por lo físico, las acciones supuestamente altruistas que esconden detrás un objetivo comercial…- y una necesidad espiritual insatisfecha -el simbólico contacto más allá de la vida, su rebelación contra lo prohibido incluso-.

No obstante, debido al duelo insuperable que experimenta la mujer, casi obsesivo -y además trabucado por los tics de Stewart-, el filme parece cuestionar asimismo la fijación exclusiva por lo inmaterial, que conduce igualmente a la alienación y convierte en fantasmas a sus relaciones más cercanas y emocionales -su novio, apenas un holograma que se manifiesta desde el ordenador-.

          En un París lánguido y triste, de cielos plomizos, suelos mojados y mansiones solitarias, el cineasta despliega esta suma de pulsiones y deseos contradictorios, desbordando la percepción y la mente de una protagonista cada vez más confundida en su transitar entre dos mundos y, sobre todo, consigo misma. Esta duplicidad se expresa por medio de una trama que, desde el drama intimista, avanza topándose con elementos del terror sobrenatural y el thriller, entre los fantasmas psicológicos de Ingmar Bergman y el violento desquiciamiento de Brian De Palma, dibujando una evolución para la que recurre a soluciones discutibles aunque acordes con el discurso general -las extensas y fatigantes conversaciones por mensaje de móvil- y un juego con el misterio, el subconsciente y, en definitiva, la abstracción y el cripticismo siempre abierto a interpretaciones y ambigüedades.

          Tras los abucheos en la sala, cosecharía el premio a la mejor dirección en el festival de Cannes, compartido con Cristian Mungiu por Los exámenes.

.

Nota IMDB: 6,3.

Nota FilmAffinity: 6.

Nota del blog: 6,5.

Anuncios

4 comentarios to “Personal Shopper”

  1. Hildy Johnson 22 mayo, 2017 a 10:22 #

    Querido crítico abúlico, hace poco vi por primera vez El viaje a Sils Maria de Olivier Assayas, la primera película que veía de este director (sí, lo tengo muy abandonado) y me sorprendió gratamente. Me gustó mucho el juego de espejos que proponía con sus tres protagonistas femeninas, pero sobre todo entre los personajes de Juliet Binoche y Kristen Stewart. Y me han quedado ganas para lanzarme con Personal Shopper (aunque veo que te ha dejado más frío que El viaje a Sils María) y otras películas de este director.

    Stewart, creo que en su carrera el parón y lo raro fue convertirse en Bella que la hizo ser una especie de ídolo que pienso que ella no quería ser. Y que lo más consecuente con su carrera son los pasos que está dando ahora, lo mismo pasa con Robert Pattinson. Fueron protagonistas de un fenómeno donde se vio lo que suponía en ese tipo de popularidad las redes sociales. Se creo otro tipo de estrellas en Hollywood. Los dos sin embargo han apostado por arriesgarse en sus carreras y dejar de lado ese tipo de popularidad, alejarse de ella.

    Beso
    Hildy

    • elcriticoabulico 23 mayo, 2017 a 14:50 #

      He de reconocer que Viaje a Sils Maria me gustó en su momento pero que ahora no recuerdo prácticamente nada de ella… No sé si es buena señal (aunque admito que me pasa a menudo e incluso con películas que he disfrutado sobradamente). Lo que no me entusiasma de esta es que es una de esas películas que tengo que disfrutar racionalizándolas demasiado, atento a sus virtudes artisticas y no dejándome llevar por las emociones que debían de hacerme vibrar. Últimamente ando un poco cansado de enfrentarme así a muchas obras y me fatiga un poco estar pendiente y concederle crédito a asuntos teorizantes como la metatextualidad, el distanciamiento, el uso de referentes, las rupturas genéricas… y todo ese tipo de detalles a veces excesivamente intelectualizados y estudiadamente dispuestos como cebo para un determinado tipo de público o de crítica. En cuanto a Stewart, no me parecía mala actriz entonces y tampoco me parece estupenda ahora. Aquí desata todos sus tics de chica tímida, que son los que parece tener en la vida real, supongo que por eso que dices de la alergia a la popularidad. Tiene trabajos mejores.

      Besos.

  2. Altaica 8 octubre, 2017 a 01:16 #

    Estoy totalmente de acuerdo con tu último comentario y la necesidad actual de algunos cineastas de vestir sus obras de esa ambigüedad y falsa erudición que no es más que una pose artificial. Pero algo tiene esta extraña película ( si analizamos el guión sobre el papel nos llevaremos las manos a la cabeza ) que ha conseguido fascinarme de principio a fin. He entrado en su juego y hacerme escasas preguntas, disfrutando de las mil caras que sugiere sin parar. A ojos cerrados hubiese pensado que es una obra de Polanski. Fascinante miscelánea y notable ejercicio de puertas que se abren y cierran. Por cierto, esta actriz me parece superior, si bien está especializándose en atormentadas criaturas, las que borda, pero no debe de abusar.

    • elcriticoabulico 9 octubre, 2017 a 12:28 #

      Será que no terminé de meterme en ella, pero me faltó un punto de intensidad. No descarto que se deba a falta de sensibilidad por mi parte. Un abrazo, Altaica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: