El circo

29 Mar

Maestro de maestros, Charles Chaplin concita bajo la carpa de El circo lo trágico y lo cómico, lo bello y lo terrible, lo trascendente y lo humano. De la miseria puede brotar una obra luminosa. La película que Ingmar Bergman veía invariablemente cada cumpleaños, la película que elevaba al éxtasis a Pier Paolo Pasolini, para la sección de cine clásico de Bandeja de Plata.

 

.

.

Año: 1928.

Director: Charles Chaplin.

Reparto: Charles Chaplin, Merna Kennedy, Al Ernest Garcia, Harry Crocker, Henry Bergman.

Filme

.

            “He visto El circo de Chaplin, y he salido en éxtasis por la belleza del filme, y con una profunda vergüenza de haberme hecho director”, comentaría Pier Paolo Pasolini tras experimentar una de esas epifanías que proporciona la sala oscura, la magia de los fotogramas. Y quizás sea Charlie Chaplin el creador con mayor capacidad para inspirar semejante tipo de revelaciones, dueño de una obra donde lo humano se mezcla con lo trascendente conformando una aleación noble, de elevada pureza física y espiritual.

            El circo no se abre en el mejor de los mundos posibles, a pesar de que -o por razón de que- su canción inicial -entonada por el propio autor- invite a soñar a su protagonista, instándola a que se balancee hacia el cielo sin mirar el suelo porque es en lo alto donde existen los arcoíris. [más] Y la sociedad fuera de estas particulares fronteras tampoco deja signos para la esperanza [más]. Un ambiente opresivo y depresivo, en definitiva, donde no obstante comienza a brillar la comicidad física del pícaro Charlot, que protagoniza aquí el último de sus filmes silentes [más]. “El hombre divertido” es un tipo derrotado que duerme en un carro desvencijado. Su gracia nace de su desgracia.

            Charlot continúa inmutable en su ambigua naturaleza, que en su turbadora complejidad condensa la de la humanidad en su conjunto, con sus luces y con sus sombras. [más] También, en un rasgo artístico identificativo, es quien sigue dando patadas en el culo a torpes policías, con un sentido de la comedia que, pese a lo esencial del mecanismo -movimiento constante y estrambótico, oposición de contrarios, dolor y diversión como parte de un mismo concepto-, pervive desternillante en la actualidad, noventa años después.

Pero a la vez, decíamos, Charlot, es quien se sacrifica visceral y altruistamente en favor de quien ama. Su humor habita en el drama, y su fuerza, con la que se sobrepone al descorazonador y anticinematográfico peso del absurdo que rige su vida -como rige la de cualquier persona-, procede en cambio de sentimientos sublimes, que lo redimen y convierten en un campeón contra todos y contra todo [más].

            El propio rodaje de la cinta es un relato de comedia que se sobrepone al desgarro melodramático de las circunstancias. [más] Y, con todo ello, por más que estas desdichas frenaron el proyecto durante meses, Chaplin conseguiría sacar adelante una obra luminosa.

            Sin embargo, hay una noción de Destino inapelable que se le resiste al intrépido Charlot. [más] Por más que Chaplin se aproxime a estas cuestiones desde la risa, los temas que aborda el filme son absolutamente graves, sino amargos. La suerte mudable que se materializa en una cartera encontrada y luego perdida sintetiza, a baja escala, el leit-motiv que domina El circo. [más] Esa rebeldía infructuosa de Charlot podría contener la esencia de la vida. Solo un gesto inútil tiene sentido en el más aterrador de los absurdos, que es el que define la existencia humana.

            La visión romántica, decadente y tragicómica del circo semeja un decorado propicio para esta exploración, como demuestra su profuso empleo en el cine mudo a modo de miniatura que engloba al mundo entero [más]. Pero, de nuevo, las influencias dramáticas se conjugan con otras engañosamente livianas, en este caso provenientes del comediante francés Max Linder, de quien Chaplin era sentido admirador, y de autocitas rescatadas de capítulos precedentes, como Charlot, bohemio (El vagabundo).

La herencia propia es incuestionablemente válida, dado que Charlot guarda un tesón y una resistencia irreductibles [más]. En la fortuna y en la adversidad, Charlot es uno solo, con costumbres inexpugnables como guardar su dinero en la caña de la bota -sea un centavo, sean cien dólares- o con un valor tal como para empeñarse hasta el tuétano en una causa excelsa que le redima por completo a la especie, pues él es el peor y el mejor de nosotros. [más]

.

Nota IMDB: 8,1.

Nota FilmAffinity: 8,1.

Nota del blog: 8,5.

Anuncios

4 comentarios to “El circo”

  1. Hildy Johnson 29 marzo, 2017 a 17:36 #

    … amo a Charlot y amo EL CIRCO… No puedo ser más breve y concisa.
    Charlot es un personaje muy importante para mí. Y amo sus cortometrajes y películas.

    Ah, sí. También me interesa quién está detrás de Charlot, Charlie Chaplin.

    Con EL CIRCO río sin parar… pero tiene un final triste de un Charlot que se queda solo, camina de espaldas… y pega su patadita. Pronto nos deleitará con otra historia más. No se rinde.

    Beso
    Hildy

    • elcriticoabulico 30 marzo, 2017 a 13:34 #

      Igualando brevedad y concisión… yo también amo a Charlot y El circo. Creo que el sentido de la humanidad y la comicidad del personaje son absolutamente vigentes. Y puede que cada vez más necesarias.

      Besos.

  2. altaica 31 marzo, 2017 a 00:49 #

    Charlot siempre acaba solo pues es incompatible con el mundo de antes y de siempre, con el hombre de antes y de siempre. Por eso sentimos su tristeza aunque esté vestida de ilusión. En el fondo sus películas son las más despiadadas de la historia del cine, en tanto que nos reflejan el mono desnudo.

    • elcriticoabulico 1 abril, 2017 a 15:17 #

      Es que su capacidad de comprensión del mono desnudo es abrumadora. Además si sabe exponerla con calidez pero sin misericordia, con humor pero consciente de la tragedia de la vida, qué más se puede pedir. Chaplin es uno de los grandes genios de este y otros artes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: