Las mejores películas de 2016

31 Dic

Después de los ránkings selectos de 2013, 2014 y 2015, llegamos ya a la cuarta edición de la iniciativa de este gran grupo de cinéfilos que me ‘obliga’ a estar más pendiente de la actualidad cinematográfica de lo que estaría en condiciones normales y que, por ende, tanto me hace seguir aprendiendo sobre el cine y descubriendo nuevas maravillas. Me alegra ver que este 2016 hay una o dos apuestas personales de cada participante con las que apenas coincide con ningún otro. Encuentro muy saludable la heterogeneidad de posturas y perspectivas respecto del séptimo arte, y aprecio el debate sin prejuicios como uno de los grandes alicientes de este mundillo. Digamos que me encanta que me hagan ver que estoy equivocado. Respecto a mi elección, insisto una vez más: no tengo yo el conocimiento suficiente para reivindicar películas que ‘iluminen’ la ‘ignorancia’ de nadie ni saco conclusiones acerca de posibles tendencias o corrientes que se hayan podido intuir este año. Se estrenarán más de trescientos largometrajes a lo largo de este tiempo, supongo que encadenar diez o doce con temáticas o estilos afines no es cosa complicada y sí un poco ociosa. En definitiva, que me limito a clasificar las diez que más me han gustado de lo poco que he podido ver, que no tienen por qué ser las diez mejores, ni las diez que recuerde con más agrado dentro de un tiempo. En fin, ahí quedan en todo caso.

.

1. El hijo de Saúl

No es fácil volver a impresionar una vez más con un tema abundantemente tratado, incluso si éste es el Holocausto, el Horror absoluto. El hijo de Saúl le agarra a uno por las solapas desde la introducción y ya no vuelve a soltarle hasta que termina su odisea febril por el infierno en la Tierra. Todo es piel de gallina. Potencia perturbadora.

2. La academia de las musas

Guerín vuelve a explorar y a disolver las fronteras que existen entre la realidad y la ficción, así como el diálogo que ambas establecen en la vida del ser humano. De este modo, la fuerza de las palabras y los conceptos desquician los marcos entre estos dos mundos interconectados y crean una obra mutante y sorprendente, de gran profundidad reflexiva y sensibilidad artística.

3. Paterson

Si la anterior indaga en la relación entre vida y poesía, Paterson plasma este vínculo trascendental mediante un encantador relato que es verso y es prosa, cotidianeidad y onirismo. Sensible al detalle imperceptible y con insólito lirismo, Jarmusch recopila consonancias y asonancias, renglones sueltos, retazos de canciones e incluso repeticiones monocordes como síntesis de la vida corriente.

4. La doncella (The Handmaiden)

Una vez más, Park Chan-wook demuestra que es un descomunal narrador de cine y despliega una historia arrolladora y divertidísima, repleta de giros y emociones, que combina literatura erótica, terror psicológico, teatro de la crueldad y fantasía romántica. Y, con la fuerza de su dirección, sostiene los cimientos de este colosal laberinto, exaltando su potencial.

5. El cuento de la princesa Kaguya

Es admirable la capacidad de Ghibli para crear princesas inspiradoras y fascinantes. Aquí, con una animación minimalista de gran belleza, ofrece una fábula de enorme delicadeza y humanidad, pero también llena de complejidad y contrastes espinosos que, desde su raigambre mitológica, exploran las necesidades, anhelos y frustraciones del más común de los mortales.

6. El porvenir

Una mujer adulta en la encrucijada. O cómo convertir un libreto a priori tremendista en una película con una entereza, una credibilidad y una humanidad sentimental admirables. Una de esas obras que, sin darse cuenta, se le filtran a uno por los poros hasta calarle en lo más hondo.

7. Kubo y las dos cuerdas mágicas

Epopeyas emocionales en stop motion. Un magnífico cuento en el que la asunción del duelo por la muerte de un ser querido se amolda a los esquemas de las películas de aventuras. Cine para niños, en el mejor de los sentidos, que aúna complejidad, fascinación y maravilla.

8. Que Dios nos perdone

Una magnífica pieza de policíaco español que sabe apoyarse en los códigos del género para construir una obra de enorme autenticidad y rotundidad narrativa. Impresiona la realización visual y la dirección de actores de Sorogoyen, ya que a fuerza de atmósfera e intensidad dramática logra sepultar algún punto de guion algo menos redondo.

9. Carol

Otra notable muestra de cómo rodar una historia cargada de electricidad melodramática sin que se desbarren las emociones del relato. De hecho, podría ser cine mudo, puesto que está narrado por medio de la capacidad expresiva y simbólica del fotograma y de la mirada de sus actrices.

10. Los odiosos ocho

Tarantino se divierte jugando con los mimbres del western sucio, la intriga criminal estilo ‘¿quién lo hizo?’ e incluso el terror fantástico. Y, gracias a que engrasa su juguete y no es egoísta en su disfrute debido a su equilibrio creador entre sensatez y personalidad, uno también se divierte con él.

.

.

Resto de listas, por orden alfabético

.

Enric Albero, periodista cinematográfico en Caimán Cuadernos de Cine

1. Carol – Todd Haynes, 2015

El roce de un hombro sintetiza todo el contenido de la pieza más elegante del año. Un festín para los sentidos, cargado de detalles (esos espejos).

2. Elle – Paul Verhoeven, 2016

El filme más provocador y abiertamente amoral de los últimos tiempos. Verhoeven nos sitúa donde no queremos estar.

3. Paterson – Jim Jarmusch, 2016

¿Una oda a la poesía de lo cotidiano? Seguramente. También es una señal de alerta sobre la necesidad y los peligros de la rutina. Por momentos, (me) acongoja.

4. Los odiosos ocho (The Hateful Eight) – Quentin Tarantino, 2015

La génesis de los EE.UU. a examen. Dos concepciones enfrentadas en un western violento que emplea el 70 mm. para hablar del inmovilismo.

5. El hijo de Saúl (Saul fia) – László Nemes, 2015

El Holocausto como nunca antes los habíamos visto. Una película de una fisicidad desasosegante.

6. Anomalisa – Charlie Kaufman y Duke Johnson, 2015

Utilizar la stop-motion para filmar un drama de una tristeza desgarradora (por reconocible) es todo un arrojo y un acierto.

7. La academia de las musas – José Luis Guerín, 2015

Guerín factura una película-interrogatorio sobre el amor, las relaciones y la literatura. Está armada con una naturalidad sorprendente, dado el alto grado de rigor formal que construye y ordena las imágenes.

8. El duque de Borgoña (The Duke of Burgundy) – Peter Strickland, 2014

Hasta en las relaciones menos convencionales, el tedio puede aparecer hasta acabar con todo. El deseo y su fragilidad puestos en imágenes.

9. Más allá de las montañas (Shan he gu ren) – Jia Zhang Ke, 2015

Zhang-Ke redefine el melodrama clásico para seguir diagnosticando la crisis de la China actual. Tres tiempos y tres formatos para indagar en las causas y las consecuencias de esa mezcla atroz de comunismo y neocapitalismo.

6. Ahora sí, antes no (Ji-geum-eun-mat-go-geu-ddae-neun-teul-li-da) – Hong Sang-soo, 2015

Si la vida no da segundas oportunidades, el cine sí. Sang-Soo arregla la vida de un director de cine gracias al poder de la narración y la puesta en escena.

.

Antonio Cabello, co-director de Esencia de Cine

1. Carol – Todd Haynes, 2015

Si parafraseamos la carta que escribe Carol Aird (Cate Blanchett) a su amada Therese Belivet (Rooney Mara), Carol se extiende ante nosotros como un perpetuo amanecer: perfecta, frágil e hipnótica. Una obra que parte de la literatura, la interpretación, la fotografía y la música para reivindicar su condición puramente cinematográfica. Carol es terciopelo.

2. El hijo de Saúl (Saul fia) – László Nemes, 2015

Si cierran fuertemente los ojos mientras escuchan los terribles recuerdos que evocan los testimonios que construyen Shoah (Claude Lanzmann, 1985), quizá puedan habitar en el horror que nos obliga a vivir László Nemes con su única y monumental obra sobre el Holocausto.

3. La muerte de Luis XIV (La Mort de Louis XIV) – Albert Serra, 2016

De la gracia y la omnipresencia supuestamente dada por Dios a la podredumbre y la pestilencia de quien asiste a sus últimos días como una lenta agonía: el Rey Sol, paradigma del absolutismo político, totalmente despojado de sus grandezas y abocado a la finitud del hombre. De una ambición desmedida, Albert Serra representa su figura a través de la mirada cristalina e inspiradora de la Nouvelle vague: Jean-Pierre Léaud.

4. El abrazo de la serpiente – Ciro Guerra, 2015

El abrazo de la serpiente es una experiencia alucinada que se abre al espectador con la inusitada belleza, el irrenunciable misticismo y la inabarcable memoria de un sinuoso Amazonas que remontamos como en su día lo hicieran tantas y tantas tribus indígenas, testimonios irrecuperables de una riqueza absolutamente devastada, que Ciro Guerra evoca para llamarnos la atención sobre nuestro presente.

5. Paterson – Jim Jarmusch, 2016

Movimiento y tiempo, todo es relativo; es decir, está sujeto a nuestra percepción según nos redescubre Jim Jarmusch recorriendo las calles de un mítico y anhelado Paterson; lugar de inspiración para un poeta que habita en la observación de la cotidianidad. Es paradójico que una obra tan medida sea capaz de ser tan íntima, sincera e inocente con su espectador.

6. Tarde para la ira – Raúl Arévalo, 2016

Como la ira que alimenta su trama, Raúl Arévalo ha construido este desasosegante y valiente thriller a fuego lento, consciente de que bajo los cimientos de su sólido guion se esconden Sam Peckinpah, Enrique Urbizu o Alberto Rodríguez. Tarde para la ira huele a café de máquina, a sudor de manos y a colines por el suelo; definitivamente, esta cima del género huele a nuestra.

7. Verano en Brooklyn (Little Men) – Ira Sachs, 2016

De una sutilidad que hiere. Ira Sachs se sitúa en el seno de dos familias de orígenes y niveles de vida distintos para narrarnos la relación de amistad trabada entre sus hijos; dos chicos que se entienden y se disfrutan sin ser conscientes de que su amistad dependerá de uno de tantos conflictos adultos que revelan las pequeñas grietas de nuestra sociedad.

8. La llegada (Arrival) – Denis Villeneuve, 2016

Érase una vez Denis Villeneuve, el hacedor de atmósferas. Si somos benévolos con determinadas decisiones de guion, La llegada es una de esas películas a las que asistes en completo silencio para, una vez encendidas las luces de la sala, comenzar a hacerte preguntas en voz alta.

9. Elle – Paul Verhoeven, 2016

Un magistral Paul Verhoeven con un guion y una puesta en escena que desnuda (literalmente) a una Isabelle Huppert que ejerce de irrenunciable musa para una obra que transgrede absolutamente todo para interpelar e incomodar a su espectador.

10. Neruda – Pablo Larraín, 2016

¿Y yo? ¿Soy una ficción? No solo se trata de recitar sus poemas, sino de cómo se incrustan sus versos en nuestras retinas y nos hacen mirar en derredor dudando de absolutamente todo: ¿realidad o ficción? Poco importa, solo poesía. En las antípodas con respecto al biopic convencional, Pablo Larraín se lanza al vacío y traiciona nuestras expectativas para homenajear a su compatriota.

.

Carlos Fernández Castro, amo y señor de Bandeja de Plata

1. El hijo de Saúl (Saul fia) – László Nemes, 2015

Más que cine, una experiencia vital. Las imágenes y los sonidos de László Nemes provocan la colisión entre el placer de presenciar una joya del séptimo arte y el horror de acompañar a su protagonista en un campo de concentración nazi.

2. El duque de Borgoña (The Duke of Burgundy) – Peter Strickland, 2014

A partir de un romance muy peculiar, Peter Strickland expone las relaciones jerárquicas de pareja y analiza los mecanismos secretos del deseo. Un juego perverso que desafía el intelecto y alimenta las pupilas.

3. La muerte de Luis XIV (La Mort de Louis XIV) – Albert Serra, 2016

No es lo mismo morir que estar muriéndose. Al igual que tampoco es lo mismo conocer a un mito sobre las tablas que detrás del telón. Asistimos a los últimos suspiros de alguien que deja de ser el Rey Sol para transformarse en la llama de una vela que agoniza lentamente.

4. Paterson – Jim Jarmusch, 2016

Jim Jarmusch reivindica el carácter neutro de la rutina y transforma el vulgar día a día de Paterson en poesía cinematográfica.

5. Elle – Paul Verhoeven, 2016

Paul Verhoreven consigue apretar fuertemente la inmensidad de temas que abarca su nueva reinvención. A partir de una violación no denunciada arremete contra los podridos cimientos sobre los que se erige nuestra sociedad.

6. Ahora sí, antes no (Ji-geum-eun-mat-go-geu-ddae-neun-teul-li-da) – Hong Sang-soo, 2015

Los pequeños detalles cambian el devenir de los acontecimientos. Manteniéndose fiel a su estilo, Hong Sang-soo cuenta dos veces una misma historia pero introduce variantes en su segunda versión para ver lo que pasa. El resultado es tan fascinante que invita a la reflexión sobre uno mismo en particular y sobre los mecanismos de la narrativa en general.

7. La llegada (Arrival) – Denis Villeneuve, 2016

La ciencia ficción sigue siendo el género ideal para abordar las cuestiones que verdaderamente preocupan al ser humano. Y la resolución de conflictos siempre lo será. Villenueve reivindica el diálogo como herramienta ideal para el entendimiento y la originalidad como única vía para sacar brillo a fórmulas añejas.

8. Tarde para la ira – Raúl Arévalo, 2016

Un debut auténtico y con denominación de origen en el que Raúl Arévalo demuestra una gran cultura cinematográfica y una buena mano para gestionar la tensión narrativa. En sus manos, la venganza parece un tema novedoso.

9. La bruja (The Witch) – Robert Eggers, 2015

Nada aterra más al ser humano que el miedo a lo desconocido. Más aun si no lo puede ver y lo puede sentir.

10. Anomalisa – Charlie Kaufman y Duke Johnson, 2015

El ser humano moderno vive tan ensimismado en su mediocridad que no es capaz de distinguir un sol radiante entre unas nubes grises. Charlie Kaufman lo expone con una claridad asombrosa.

.

Carlota Frisón, actriz, directora y doctora con su tesis “El silencio en las imágenes cinematográficas”

1. Paterson – Jim Jarmusch, 2016

Monumental profundidad minimalista.

2. El hijo de Saúl (Saul fia) – László Nemes, 2015

Cuando el sonido se hace carne y la imagen lo escucha.

3. El porvenir (L’ avenir) – Mia Hansen-Løve, 2016

Sobrevivir en el día a día.

4. Elle – Paul Verhoeven, 2016

Sin aditivos considera opciones que pueden resultar perturbadoras.

5. Carol – Todd Haynes, 2015

Vibrante descubrimiento del amor.

6. Anomalisa – Charlie Kaufman y Duke Johnson, 2015

Cuando las normas se rompen y las reglas necesitan reinventarse.

7. Ahora sí, antes no (Ji-geum-eun-mat-go-geu-ddae-neun-teul-li-da) – Hong Sang-soo, 2015

La diferencia y la semejanza como juego cinematográfico.

8. La muerte de Luis XIV (La Mort de Louis XIV) – Albert Serra, 2016

La agonía del Rey Sol pudriéndose como cualquiera.

9. Más allá de las montañas (Shan he gu ren) – Jia Zhang Ke, 2015

Un drama particular como metáfora de un país.

10. La academia de las musas – José Luis Guerín, 2015

Rebuscando en la imaginación para llegar a lo que llamamos realidad.

.

Javier Rueda, psicólogo escolar y crítico en Caimán Cuadernos de Cine

1. Carol – Todd Haynes, 2015

El arte total, la más hermosa y armoniosa imbricación de recursos fílmicos al servicio de una historia. El cine.

2. La academia de las musas – José Luis Guerín, 2015

Apología de la palabra como instrumento de humanización. Exquisita hibridación del documental con la ficción.

3. Elle – Paul Verhoeven, 2016

Brillante, incómoda e inteligentísima disección del ‘discreto encanto de la burguesía’. El post-feminismo tiene el rostro de Isabelle Huppert.

4. Más allá de las montañas (Shan he gu ren) – Jia Zhang Ke, 2015

En una historia sobre el paso del tiempo, la pantalla mutaba sus formatos y texturas, como le ocurría a la piel de su protagonista. Un director irreductible.

5. Caballo dinero (Cavalo dinehiro) – Pedro Costa, 2014

Laberinto tenebroso, doloroso e inescrutable; recorrido a través de la enfermedad y la memoria de un personaje que representa a todo un país.

6. Paterson – Jim Jarmusch, 2016

Prodigioso ejercicio de arqueología emocional. Jarmusch hace emerger el lirismo de la árida y rutinaria existencia de lo cotidiano.

7. Las mil y una noches (As Mil e Uma Noites) – Miguel Gomes, 2015

Una trilogía que se constituye en obra testimonial sobre el presente. Arriesgada demolición de los géneros, tonos y formatos.

8. Julieta – Pedro Almodóvar, 2016

No es fácil evolucionar y Almodóvar demuestra saber hacerlo. Melodrama de complejísima estructura, que deconstruye la experiencia sobre el pasado, para arrojar su cámara hacia el presente, en un sencillo y emocionante final.

9. Los odiosos ocho (The Hateful Eight) – Quentin Tarantino, 2015

Clase magistral sobre la puesta en escena. El superdotado Tarantino exhibió ritmo, entretenimiento y una ácida crítica histórica.

10. Tres recuerdos de mi juventud (Trois souvenirs de ma jeunesse) – Arnaud Desplechin, 2015

El más elegante de los directores franceses regaló algunas de las imágenes más poderosas del año. En la rabia final de Amalric la película deja un cine imperecedero.

.

Antonio Sánchez Marrón, periodista cinematográfico en The Way Out Magazine

1. Las mil y una noches Vol. 2: El desolado (As Mil e Uma Noites: Volume 2, O Desolado) – Miguel Gomes, 2015

El cineasta portugués Miguel Gomes compuso una trilogía, una sinfonía en tres movimientos, en el que este segundo volumen es una perfecta fábula sobre la situación sociopolítica del castigado sur de Europa. Un mártir de sí mismo, un juicio a todo un conjunto social y la primorosa lectura de Sherezade completan una película insustituible.

2. Paterson – Jim Jarmusch, 2016

Por mucho que quieran ver y rebuscar donde no hay, la última película de Jim Jarmusch es un ataque a lo más profundo del corazón y las emociones. De la mano (o el volante) de Adam Driver, asistimos a un retrato de una pareja anclada a la libertad que les proporciona el arte para combatir contra la rutina de sus días. ¿La mejor película de Jarmusch? Puede que no. Pero sí la más especial.

3. Steve Jobs – Danny Boyle, 2015

Junto a La red social (David Fincher, 2010) Steve Jobs conforma un díptico sobre la situación tecnológica a la que la sociedad vive esclavizada. No ya al conjunto y la maquinaria que la conforman sino a la megalomanía retratada por Aaron Sorkin en ambos guiones. Con una portentosa interpretación de Michael Fassbender, Steve Jobs sorprende en cada visionado, ubicando nuevos detalles que habían pasado desapercibidos. Boyle & Sorkin en estado puro.

4. La infancia de un líder (The Childhood of a Leader) – Brady Corbet, 2015

Estrenada en España directamente en DVD, el debut en el largometraje del actor Brady Corbet es un ejercicio de estilo incontestable. Basada en un relato de Albert Camus recrea los primeros años de vida de una personalidad forjada directamente para un futuro que se le torna insoslayable. Un despliegue visual sobresaliente que acompaña a un guion calculado al milímetro para dejar boquiabierto a quien a la película se acerque.

5. El abrazo de la serpiente – Ciro Guerra, 2015

Desde Colombia llega una película que bebe los vientos que transitan entre Tabú (F. W. Murnau, 1931) y los trabajos fotográficos de Salgado. Un ejercicio estilístico al servicio de una trama que se posa sobre la espiritualidad de cuantos habitan el Amazonas. Una experiencia única. Pretenciosa para muchos, irresistible para otros tantos.

6. Spotlight – Thomas McCarthy, 2015

Periodismo en estado puro. La investigación que en 2002 llevó a cabo un grupo de periodistas del Boston Globe para destapar los abusos sexuales que, durante décadas, perpetraron diversos sacerdotes de la diócesis (y por extensión, a nivel global) sirvió a Thomas McCarthy para lograr el Oscar a la Mejor película en la última edición de los premios de la Academia. Una interpretación coral de un conjunto de actores en plena efervescencia de talento.

7. Carol – Todd Haynes, 2015

Responsable de obras como Lejos del cielo (2002) o I´m Not There (2007), Todd Haynes adapta a Patricia Highsmith en una de las obras más controvertidas de la escritora norteamericana. Cate Blanchett y Rooney Mara ponen rostro al amor entre dos mujeres en el Nueva York de los años 50. Con una fotografía doliente e intimista de Edward Lachmann, Carol se corona como uno de los triunfos del año.

8. El hijo de Saúl (Saul fia) – László Nemes, 2015

Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes 2015, el primer largometraje de László Nemes dispuso al que fue durante años asistente y técnico en las películas de su compatriota Béla Tarr un lugar de oro en la cinematografía europea. Una asombrosa historia que deja boquiabierto y exhausto al espectador. Una representación del Holocausto a pocos centímetros de distancia del más absoluto horror.

9. Las mil y una noches Vol. 1: El inquieto (As Mil e Uma Noites: Volume 1, O Inquieto) – Miguel Gomes, 2015

La primera parte de la trilogía de Miguel Gomes comienza con el cineasta huyendo de la propia película que está rodando ante la imposibilidad de hacerse cargo de su desarrollo. Una idea que va en consonancia con las historias que Sherezade va mostrando a lo largo del metraje y que sirven para mostrar el contenido más comprometido de la trilogía.

10. Tarde para la ira – Raúl Arévalo, 2016

Debuts como el de Raúl Arévalo en la dirección con una obra tan firme como Tarde para la ira hay pocos. Por eso el cine español está de enhorabuena. El talento permanece vigente. Y con un thriller de los que dejan poso, de una factura incontestable y con unos intérpretes (Antonio de la Torre y Luis Callejo mediante) que ubican al espectador en un laberinto de venganzas tan típico como magistral.

.

Jesús Villaverde Sánchez, periodista cinematográfico en Esencia Cine, OchoQuince Magazine y Reyournal

1. Carol – Todd Haynes, 2015

Elogio de la puesta en escena. Todd Haynes adapta la novela de Patricia Highsmith y filma la relación entre dos mujeres en una sociedad llena de barreras contra la homosexualidad. Impresionante ejercicio formal, fotográfico y musical con grandes trabajos interpretativos de Cate Blanchett y Rooney Mara.

2. El hijo de Saúl (Saul fia) – László Nemes, 2015

La película que nadie querría haber visto. Un viaje a las profundidades del infierno humano del Holocausto. A través de una puesta en escena agobiante, el debutante László Nemes encierra a su protagonista en un constante primer plano que lo acompaña por Auschwitz. Impresionante utilización del fuera de campo: nada se ve, pero todo se siente, se escucha y se mastica.

3. La muerte de Luis XIV (La Mort de Louis XIV) – Albert Serra, 2016

Una agonía sin precedentes. El cineasta catalán consigue recoger la universalidad de la muerte a través de una puesta en escena excelsa. Pictórica, silenciosa, cruda. Una película de cámara en la que se testifica el tránsito del monarca absolutista de la deidad inasible a la terrenalidad más tangible. Perfecto epílogo a la gran carrera actora de Jean-Pierre Leaud.

4. Más allá de las montañas (Shan he gu ren) – Jia Zhang Ke, 2015

Una reflexión sobre la vida y la maternidad en tres movimientos. El cineasta chino demuestra un inteligentísimo uso de las elipsis como mecanismo de desarrollo narrativo. Una trenza entre pasado, presente y futuro, tejida a través de un magistral uso del ratio de pantalla. Sin duda, una obra para atesorar.

5. Las mil y una noches (As Mil e Uma Noites) – Miguel Gomes, 2015

Quizás el de Miguel Gomes sea el proyecto más ambicioso de este año. Dividida en tres volúmenes, la adaptación de la clásica obra literaria a la contemporaneidad devuelve el retrato de una Portugal en una crisis profunda. Por si fuera poco, probablemente la secuencia en la que Crista Alfaiate canta Perfidia sea una de las imágenes del curso.

6. American Honey – Andrea Arnold, 2016

Un film que ha pasado desapercibido de manera injusta. Andrea Arnold se adhiere al cuerpo de su protagonista, la actriz debutante Sasha Lane, para acompañarla durante un viaje que va de lo íntimo a lo societario. En 162 minutos, la cineasta filtra todo tipo de discursos sociopolíticos en su representación de una juventud entre la derrota y la fiesta permanentes.

7. El porvenir (L’ avenir) – Mia Hansen-Løve, 2016

Cada estreno de Mia Hansen-Løve es un acontecimiento. Su quinta película pone su foco en una magnética Isabelle Huppert en el limbo, entre la madurez del cuerpo y la juventud de la mente, que es un canto a la libertad. Una reflexión sobre el tiempo y un elogio del debate filmado con una puesta en escena elegante y llena de elipsis. Lejos del melodrama que se podría esperar de la trama, Hansen-Løve entrega una interesantísima ficción ensayística.

8. Elle – Paul Verhoeven, 2016

El discreto encanto de la burguesía. Paul Verhoeven entrega una película provocadora, sagaz, llena de sarcasmo y ambigüedad. Una obra que obliga al interlocutor a abandonar su zona de confort y adentrarse en una casa de muñecas llena de sombras y medias luces. Brillante interpretación de Isabelle Huppert en el nuevo grito subversivo de Verhoeven.

9. María (y los demás) – Nely Reguera, 2016

El retrato generacional de este curso. Pero también mucho más. Una reflexión llena de humor, entre la comedia y el drama, sobre las aspiraciones, el futuro, la familia y la presión que ejerce la sociedad sobre María, una treintañera en la que podría verse reflejada buena parte de una generación perdida entre la carcajada y el llanto desconsolado. Hipnótica Barbara Lennie.

10. La venganza de una mujer (A Vingança de Uma Mulher) – Rita Azevedo Gomes, 2012

Fantástica composición de Arte mayor. La cineasta portuguesa recoge el aliento de todas las disciplinas artísticas (literatura, teatro, música, cine) para dar forma a algo tan atemporal como una venganza romántica. En La venganza de una mujer resuenan ecos de Eric Rohmer, C. T. Dreyer u Otto Preminger, pero la voz de Azevedo se eleva y consigue imprimir su concepción estilística al conjunto. Magistral. Como su inesperada intérprete Rita Durao.

.

.

Clasificación global de 2016

  1. El hijo de Saúl (56 puntos)
  2. Paterson (53 puntos)
  3. Carol (52 puntos)
  4. Elle (35 puntos)
  5. La muerte de Luis XIV (27 puntos)
  6. La academia de las musas (26 puntos)
  7. Las mil y una noches (20 puntos)
  8. Más allá de las montañas (18 puntos)
  9. El porvenir (17 puntos)
  10. El abrazo de la serpiente (13 puntos)
  11. The Duke of Burgundy (12 puntos)
  12. Anomalisa (11 puntos)
  13. Los odiosos ocho (10 puntos)
  14. Antes sí, ahora no (10 puntos)
  15. Tarde para la ira (9 puntos)
  16. Steve Jobs (8 puntos)
  17. La llegada (7 puntos)
  18. La doncella (7 puntos)
  19. La infancia de un líder (7 puntos)
  20. El cuento de la princesa Kaguya (6 puntos)
  21. Caballo dinero (6 puntos)

2 comentarios to “Las mejores películas de 2016”

  1. Hildy Johnson 2 enero, 2017 a 18:09 #

    Me gustan las listas porque me muestran otras miradas y me permite acceder o bien a películas que no he visto todavía, a otras que desconocía su existencia o a plantearme ver alguna que no había incluido en mi lista de pendientes… De tu lista rescato: El porvenir, Kubo y las dos cuerdas mágicas y La academia de las musas. Tres películas que me quedé con las ganas. De las demás listas me doy cuenta de que tengo que rescatar la trilogía de Miguel Gomes. Y desconocía La infancia de un líder.

    Beso
    Hildy

    • elcriticoabulico 3 enero, 2017 a 13:54 #

      Pues son tres que creo que te gustarían especialmente, o sea que no pierdas la oportunidad. A mí también me queda mucho por recorrer de las otras listas…

      Besos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: