Happy Together

11 Nov

happy-together

.

Año: 1997.

Director: Wong Kar-wai.

Reparto: Tony Leung, Leslie Cheung, Chen Chang.

Tráiler

.

           Curiosamente, sobre una relación tabú –el amor entre dos hongkoneses afincados en Buenos Aires-, Wong Kar-wai filmará el romance más crudo y físico de su filmografía, Happy Together, que se abre no por casualidad con una escena de sexo directo y sin ambages que es inusual en el resto de sus largometrajes, en los que el amor –o la imposibilidad de la realización amorosa- acostumbra a plasmarse entre cadencias etéreas, miradas de soslayo y deseos que atruenan en el silencio, dentro de una tendencia a la abstracción absoluta y el conflicto irresoluble entre la fugacidad y la eternidad.

En Happy Together, los sentimientos de los protagonistas están expuestos con naturalidad, se exteriorizan y se palpan en pantalla con una intensidad más ardiente y menos lírica.

           Inmerso en la Argentina de la milonga y Manuel Puig, del apasionamiento latino y su correspondiente tragedia del desengaño, Wong narra los tormentos de una pareja de amantes tóxicos que avanzan juntos en una espiral autodestructiva.

El melodrama queda establecido a través de un recorrido esteticista un tanto recargado, sobre todo en el arranque del filme, que fagocita en buena medida la trama bosquejada en el guion. Este primer tercio de metraje nace en un blanco y negro que recuerda a la Nouvelle Vague –filtrado, claro, por la particular sensibilidad autoral del cineasta- para adentrarse paulatinamente en el característico y reconocible universo del director asiático, marcado por los embriagadores colores antagónicos, la lánguida iluminación artificial, los espacios decadentes pero paradójicamente hermosos, la populosa urbe en contraste con la alienación del individuo y el juego con la imagen como herramienta para expresar el tiempo –la ralentización, la aceleración-. Recursos estéticos y simbólicos que conducen al enfrentamiento entre la ilusión y la melancolía, el encuentro explosivo y la soledad devastadora.

           Reaparece así la noción circular del amor, aunque quizás aquí solo se trate de una invocación simplemente nominal que, cuando le conviene, esgrime con astucia uno de estos dos amantes desiguales: “empezar otra vez”. En este sentido, el camino de su enamorado es un intento de romper este encadenamiento aparentemente atemporal y universal de arrebato y pérdida, extático y destructivo en sus efectos sobre las emociones humanas.

           Con Happy Together, Wong se alzaría con el premio al mejor director en el festival de Cannes.

.

Nota IMDB: 7,7.

Nota FilmAffinity: 7,4.

Nota del blog: 7.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: