Archivo | 14:02

Que Dios nos perdone

2 Nov

que-dios-nos-perdone

.

Año: 2016.

Director: Rodrigo Sorogoyen.

Reparto: Roberto Álamo, Antonio de la Torre, Javier Pereira, María Ballesteros, Luis Zahera, Raúl Prieto, Rocío Muñoz-Cobo, Mónica López, José Luis García Pérez.

Tráiler

.

           Tras su descubrimiento con Stockholm -primer largometraje cinematográfico que firmaba en solitario y por el que recibiría la nominación al premio Goya a mejor director novel-, Rodrigo Sorogoyen regresa de nuevo a la gran pantalla, otra vez acompañado de Isabel Peña en la escritura del libreto –galardonado en el festival de San Sebastián-, si bien ahora decide cambiar de tercio y entregar una pieza de género puro. Que Dios nos perdone sigue entonces la estela de un neonoir español que, fiel a los temas, arquetipos e inquietudes de este microuniverso, y al mismo tiempo perfectamente amoldado a la turbulenta realidad contemporánea del país, acostumbra a entregar un puñado de interesantes obras cada temporada.

En este caso, Que Dios nos perdone plantea un argumento tradicional en el que una pareja de investigadores divergentes aunque igualados por una naturaleza que les precipita a la marginalidad, emprenden la caza de un cazador de hombres. Antihéroes, en definitiva, que con sus falibilidades y fracasos íntimos –la fractura familiar y emocional, volcadas en una bomba de relojería humana e incluso en una tara física innecesariamente enfática-, se erigen en el último baluarte contra el derrumbamiento definitivo en un mundo que asiste con histérica normalidad a la disolución de la moral y la destrucción de los vínculos afectivos y sociales.

           El recurso a paradigmas y prototipos no es un rasgo negativo en sí mismo, pero exige una capacidad de renovación, determinada por el talento creativo de los autores, que impida que estos se transformen en simples tópicos marchitos y manoseados, cuyo olor a podrido no se soluciona ni siquiera con un nuevo proceso de plastificación y enlucido.

Al respecto, Sorogoyen desarrolla un enérgico trabajo de realización para explotar expresivamente el conflicto interior de los protagonistas, la crispación de su entorno urbano y la tensión de la trama policíaca –tres vertientes caldeadas además por el calor estival de Madrid-, mediante cambios en la cadencia en los planos, su distanciamiento o acercamiento para encerrar a los personajes o dejarlos desamparados, y su conjunción con el opresivo empleo del sonido, funesto, acuciante o violento según la escena.

Herramientas formales que fermentan la densa atmósfera que embarga el relato, la cual no queda afectada por ligeras máculas como el puntual corte del ritmo narrativo cuando la película se aleja de la estricta investigación detectivesca o algún giro de guion que chirría por estar encajado a la fuerza o por apoyarse en psicologismos de manual, cuestión que -aparte de ser objetada desde el diálogo por alguno de los protagonistas- queda de manifiesto especialmente a causa de la, por otra parte, firme verosimilitud de ambientes y tipos humanos que recorre la obra, tanto por su aspecto arquitectónico y fisionómico como por su plasmación visual y su interpretación actoral.

           Gracias a esta virtud predominante, los arquetipos utilizados, característicos del género, no resultan caducos, sino que cobran una enorme potencia, sobre todo el inspector encomiablemente encarnado por Roberto Álamo, que siempre parece imponerse como una presencia incómoda en el fotograma, físicamente invasiva, psicológicamente intimidante y, al mismo tiempo, matizada y compleja.

           El resultado es un thriller tremendamente contundente, estilizado y colérico a partes iguales, donde la fórmula se reconstituye para, cumpliendo con los mejores fundamentos del género, obtener un sabor auténtico e intenso a partir de una indagación de absorbente intriga que, en paralelo, recompone un escenario desolador.

.

Nota IMDB: 7,9.

Nota FilmAffinity: 7,3.

Nota del blog: 8.

A %d blogueros les gusta esto: