Archivo | 13:08

El fluir de las lágrimas

2 Jun

“Cuando empiezas tienes la ilusión de que puedes hacer cualquier cosa. Tardas un tiempo en darte cuenta de que no, de que en realidad hay cosas que te salen bien y otras que no tan bien.”

Steven Soderbergh

.

.

El fluir de las lágrimas

.

El fluir de las lágrimas

.

Año: 1988.

Director: Wong Kar-Wai.

Reparto: Andy Lau, Maggie Cheung, Jacky Cheung, Alex Man, Ronald Wong.

Tráiler

.

           Curtido por entonces en la escritura de guiones y respaldado por la invitación para participar en el nacimiento de una productora independiente, In-Gear, el debut de Wong Kar-Wai desde la silla de director se produciría dentro de las fronteras del cine de género, por medio de un melodrama criminal un tanto al estilo de los que, en aquella década de los ochenta, facturaba John Woo con gran popularidad en Hong Kong y el resto del mundo -donde la violencia exaltada quedaba a la altura de unas relaciones personales sublimadas hasta cierta idea de amor platónico y guerrero-; si bien comparecerán también en su argumento reminiscencias del Malas calles de Martin Scorsese y, por qué no, del Extraños en el paraíso firmado otro verso suelto: Jim Jarmusch.

           El fluir de las lágrimas ofrece una historia de líneas bastante clásicas en la que un cobrador de deudas de la mafia se debate entre la fidelidad hacia su hermano, que confirma el camino de perdición al que conduce su naturaleza, y la segunda oportunidad con los atractivos rasgos de su prima, que le tiende un inesperado camino de redención. Así, mientras que la vertiente de gánsteres no resulta demasiado interesante –en parte por la presencia de estereotipos excesivos y fatigantes interpretaciones a juego-, en el apartado romántico se apuntan ya ciertos descubrimientos formales que anuncian la irrupción de un autor en ciernes, especializado en retratos de amor, pérdida y anhelo marcados por una melancólica sensación de fugacidad, tremendamente poética.

           Antecediendo a la confirmación que supondrá su profuso empleo en Chungking Express, el recurso del tiempo alto de obturador y la cámara lenta, con imágenes en time-lapse, arroja un sello de estilo que parece querer atar, sin éxito, los clímax amorosos a un instante presente que, líquido e inclemente, no se detiene por nada ni por nadie. Aquí, estas escenas de alto voltaje sentimental quedan encadenadas también a otros momentos climáticos que, por el contrario, se encuentran determinados por la violencia o la muerte.

De esta manera, Wong compone secuencias de refinada potencia visual –la pelea en una cocina, que se puede contraponer a la confusión que domina la realización de la reyerta minutos anterior, también bastante absurda desde un punto de vista lógico-. Y a la vez, gracias a estos paralelismos, evocaciones, elipsis y símbolos –los vasos rotos, repuestos y escondidos; los autobuses que se cruzan,…-, entreteje sobre la obra una extraña, doliente y lírica noción de fatalidad.

Destaca asimismo el empleo de la iluminación y el color en planos como el diálogo a las puertas del hotel que, de nuevo, con talentuda expresividad, exudan el interior ardiente e incompleto de sus protagonistas, atrapados por el azar y el corazón, envolviéndoles en un entorno onírico, etéreo. No obstante, hay detalles todavía por perfeccionar, caso del empleo de canciones populares en la banda sonora –en especial la versión de Take My Breath Away– que tiende un tanto a la obviedad y la cursilería, rompiendo con la delicadeza con la que se cultiva este idilio insospechado que se descubre poco a poco, entre rendijas y sombras nocturnas.

           Supondría el mayor taquillazo de Wong en Hong Kong hasta el estreno de su último filme, The Grandmaster, lo que aseguraría su incipiente carrera. Además, permitiría la conquista de prestigio crítico de las populares estrellas Andy Lau, la ex miss local Maggie Cheung y el cantante Jacky Cheung. En cambio, a pesar de concurrir en la Quincena de los realizadores de Cannes, su reconocimiento internacional aún se haría esperar.

.

Nota IMDB: 7,1.

Nota FilmAffinity: 6,5.

Nota del blog: 6,5.

A %d blogueros les gusta esto: