Alicia ya no vive aquí

15 May

“Una película sobre una mujer débil, vulnerable, puede ser feminista si se muestra una persona real con la que podamos empatizar.”

Natalie Portman

.

.

Alicia ya no vive aquí

.

Alicia ya no vive aquí

.

Año: 1974.

Director: Martin Scorsese.

Reparto: Ellen Burstyn, Kris Kristofferson, Alfred Lutter III, Harvey Keitel, Diane Ladd, Vic Tayback, Valerie Curtin, Jodie Foster.

Tráiler

.

            En cierta manera, Alicia ya no vive aquí representa una anomalía en la filmografía de Martin Scorsese, probablemente explicada al tratarse de un proyecto de encargo. En él, el neoyorkino, un cineasta habitualmente fascinado por las criaturas extraordinarias, sigue los pasos de una ama de casa desencantada con la vida adulta, que carga por todo el país con un hijo sabelotodo de 11 años mientras intenta sobrevivir, como cualquier otra madre desesperada de los Estados Unidos, entre renuncia y renuncia de los sueños privados, ya sean estos  sentimentales o profesionales.

Claro que Alice tampoco es una chica cualquiera, y el relato que de sus desventuras hace Scorsese tiene puntos de frenesí épico, marcados con adrenalina y coprolalia a partir de un prólogo donde una fea palabrota y un cambio brusco en el ratio de la pantalla dinamitan por los aires unos fotogramas que, desde el mismo título, impreso sobre elegante tela, o desde el cromatismo alla’ technicolor y la ambientación de esta presentación, comenzaban como una evidente imitación de las formas del cine de los años treinta.

            Adecuado a la perturbación cotidiana que sufre la desdichada Alice (Ellen Burstyn, Óscar a la mejor actriz principal), este ímpetu inicial se mantiene espídico en los primeros compases del metraje por medio de una cámara que deambula libre y rauda por el escenario, al compás de un montaje igual de rudo. Progresivamente se va apaciguando a lo largo del recorrido geográfico, laboral y existencial de la protagonista por entre las rendijas de la América que no sale en las postales.

No es, no obstante, un trayecto sórdido, a pesar de que la galería de personajes que le salen a al paso a esta mujer no son exactamente equilibrados -al estilo por tanto de la realización que imprime Scorsese a la obra-. Predomina el sol sobre el escenario y el argumento concilia el melodrama familiar con una visión fresca y vitalista, narrada con energía y entusiasmo, sin recrudecer el dramatismo tradicional que reviste el arquetipo de la madre coraje ni caer en las tentaciones de la política del pensamiento positivo, una de las atrocidades culturales manadas del país-. Al mismo tiempo, disimuladamente, el filme va trazando un círculo que, en el desenlace, parece devolver la función a ese territorio inicial de las películas hollywoodienses –que también asomaba, quizás involuntariamente, en los tópicos ‘peliculeros’ que jalonan algunas situaciones-. Asimismo, cabe decir, domina el guion cierta ligereza general que, en cualquier caso, hace fluir el relato con soltura.

            La música suena en el interior del coche de Alice, mientras el ruido y el viento azotan desde fuera. La ponderación en el tono –dentro del delirio latente y puntualmente desatado- que consigue Scorsese en este juego sobre el alambre permite que Alicia ya no vive aquí conserve su entereza primigenia y la originalidad de su aproximación al paradigma.

.

Nota IMDB: 7,4.

Nota FilmAffinity: 6,6.

Nota del blog: 7,5.

2 comentarios to “Alicia ya no vive aquí”

  1. Hildy Johnson 16 mayo, 2016 a 12:52 #

    Tengo cariño a esta película de Scorsese, que analizas de las mil maravillas entre tus líneas, y aunque la reina de la función es Ellen Burstyn (como me hizo sufrir en Requiem por un sueño)…, siempre me gusta encontrarme con el Kris Kristofferson actor de aquellos años (debilidades que tiene una).

    Beso
    Hildy

    • elcriticoabulico 16 mayo, 2016 a 15:50 #

      Kris Kristofferson es uno de esos rostros peculiares, lleno de greñas y carisma, que tan bien le hicieron al cine de los setenta, una década que tiene un glorioso acopio de paisajes humanos quizás nunca igualado. Comprendo el entusiasmo.

      Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: