Archivo | 19:33

Mustang

20 Mar

“El grado de civilización de una sociedad se mide por el grado de libertad de la mujer.” 

Charles Faurier

.

.

Mustang

.

Mustang

.

Año: 2015.

Directora: Deniz Gamze Ergüven.

Reparto: Günes SensoyDoga Zeynep DogusluTugba Sunguroglu, Elit Iscan, Ilayda Akdogan, Nihal G. Koldas, Ayberk Pekcan, Burak Yigit, Bahar Kerimoglu.

Tráiler

.

            Bien podría plantearse Mustang como un cuento tradicional, en el que cinco desafortunadas huerfanitas quedan encerradas en un castillo donde su malvado tío las recluye para, una por una, entregarlas en matrimonio a otros ogros de la comarca.

            Debut en el largometraje de la realizadora y guionista turca Deniz Gamze Ergüven –en este segundo aspecto en colaboración con la francesa Alice Winocour, compañera del taller de jóvenes creadores del festival de Cannes y directora suya en Augustine-, el relato de Mustang, desarrollado desde el punto de vista de la menor de las hermanas, hace confluir una vertiente de denuncia contra la tiranía patriarcal de la sociedad otomana con varios tópicos temáticos del cine de transición a la madurez, como son el descubrimiento de los misterios de la vida adulta –el sexo, la complejidad de las relaciones personales y sociales- y el decisivo punto de inflexión existencial que, casualmente, en el séptimo arte suele reservarse para historias gratas y luminosas: el verano de nuestras vidas.

Aquí, los cálidos rayos del sol -bendición divina e incluso seña de esta fábula sublimada que podrían haber habitado las cinco niñas-, solo se enmarcan dentro de este contexto dichoso durante la apertura del filme, exponiendo una situación de plenitud que, a continuación, queda violentamente truncada por las presiones ideológicas, religiosas y culturales de la familia y la sociedad de su alrededor, enclavada en un pequeño pueblecito que sirve para condensar a esa parte del país euroasiático a espaldas de la cosmopolita Estambul.

            Esta (un tanto forzada) regresión puritana que experimentan las jóvenes –paralela a la que parece imponerse en el resto del mundo, fomentado por el arrecio de ideales moralistas, maniqueos e hipersensibilizados de todo cuño, y especialmente en la Turquía del conservador Erdogan– choca frontalmente con su rebeldía adolescente, justificada por su legítima e instintiva búsqueda de la libertad y la autoafirmación frente a imposiciones caducas y espurias. A partir de este conflicto, Mustang compone el alzamiento decidido de estas cinco caperucitas contra los lobos feroces que las hostigan; un argumento con el que resulta sencillo empatizar.

Su planteamiento no es excesivamente complejo ni profundo –el dibujo de personajes, sobre todo de antagonistas como el cabeza de familia, es más bien elemental-, pero está construido con frescura y calidez mientras captura con eficiencia la atmósfera íntima de las muchachas –su despertar sexual, su convivencia de ilusiones y represiones, las cómplices relaciones que se dan entre ellas, su contacto físico,…-, interpretadas además por un grupo de actrices bien dirigidas. Por el contrario, sus acciones subversivas quizás no parezcan tan naturales, aunque logran captar el interés por la rabiosa protesta.

El ritmo narrativo de la cinta es veloz gracias a la concisión del libreto de Ergüven y Winocour, si bien se aprecia cierta fatiga y estancamiento en el tercio final del metraje, cuando se pierde esa dinámica precisión expositiva inicial y las ideas tienden a la caer en cierta redundancia, resueltas además en un cierre que dista de ser redondo.

            Nominada al Óscar a la mejor producción de habla no inglesa –representando a Francia, nación adoptiva de la cineasta-, caería finalmente ante la excelente El hijo de Saúl.

.

Nota IMDB: 7,6.

Nota FilmAffinity: 7,3.

Nota del blog: 6,5.

A %d blogueros les gusta esto: