Aguas tranquilas

15 Ene

“Algo hay tan inevitable como la muerte, y es la vida.”

Charles Chaplin

.

.

Aguas tranquilas

.

Aguas tranquilas

.

Año: 2014.

Directora: Naomi Kawase.

Reparto: Nijirô Murakami, Jun Yoshinaga, Miyuki Matsuda, Tetta Sugimoto, Makiko Watanabe, Jun Murakami.

Tráiler

.

            A imitación del sosiego y la eternidad inconmovible que sugiere su título, Aguas tranquilas es una película paciente, que se filtra poco a poco, casi imperceptiblemente, por entre los poros del espectador. No exactamente al modo de los delicados melodramas familiares de Yasujirô Ozu o de alguna emulación moderna como el Still Walking (Caminando) de Hirokazu Koreeda, sino incorporando de manera más tangible a esta sensibilidad típicamente contemplativa y oriental una serie de reverberaciones místicas que acogen y envuelven en su seno las dos historias familiares entrecruzadas del argumento y las encadenan a los ritmos cósmicos de la vida y de la muerte, exaltados en la isla subtropical nipona de Amami.

            En paralelo, esta cosmovisión levemente esotérica, materializada en parte en la ascendencia chamánica de la madre agonizante de la protagonista, se entrevera paulatinamente los fotogramas desde el aspecto naturalista que en principio domina las composiciones -lo que afecta incluso a la percepción del sonido de la escena, siempre arrullada por el mar y los rumores propios de la naturaleza omnipresente-. Aunque cabe reconocer asimismo que, en otras ocasiones, a pesar de la contención expresiva de Kawase, esta dimensión mística también se pasa de revoluciones, caso de esos intérpretes transidos mirando hacia el horizonte, la perorata ‘new age’ con símiles surferos o la innecesaria coda recitada por el anciano.

Porque, en el momento que se acomoda y acompasa con la cruda realidad terrena, es cuando este aspecto trascendente, que conecta a lo humano con lo natural y lo divino, consigue resultar más palpable y emotivo. Siguiendo esta idea, el mayor protagonismo de la muchacha (Jun Yoshinaga) y de los avatares de su familia, unida por la enfermedad terminal de la madre, consigue que el filme, hasta entonces en exceso diluido, despliegue su hermosura y su potencial conmovedor. Son los grandes pasajes de la función, prorrogados por el choque entre las corrientes de vida y muerte que, en cierta forma, parecen encarnar los chavales protagonistas -las pulsiones sexuales frente a la angustia y la desesperanza vital, semejantes en su antagonismo a sus respectivos movimientos de aproximación y de lejanía hacia el núcleo familiar-.

            Pero, por el contrario, Aguas tranquilas se muestra más convencional, menos interesante y menos afinada cuando esta primacía argumental se transfiere a los traumas adolescentes del muchacho (Nijirô Murakami), en plena y problemática maduración hacia la edad adulta e hijo de un hogar disfuncional –el divorcio, el simbólico hombre muerto que se mantiene presente desde el fondo de la obra-, que además es un extranjero que, al igual que el espectador, descubre esta tierra de prodigios cotidianos.

Un lugar donde, al fin y el cabo, el empuje de la vida y el hallazgo del consuelo y la orientación existencial termina dependiendo de la mirada y la actitud que asuma uno mismo ante este reto universal.

.

Nota IMDB: 6,8.

Nota FilmAffinity: 6,6.

Nota del blog: 7,5.

Anuncios

6 comentarios to “Aguas tranquilas”

  1. Hildy Johnson 16 enero, 2016 a 14:26 #

    Aguas tranquilas fue mi primera película de Naomi Kawase, después vino Una pastelería en Tokio… y así la realizadora con sus dos últimas películas me ha ido conquistando, porque a mi parecer realiza poemas fílmicos, metáforas sobre la vida y la muerte, dos fenómenos naturales. Una narradora de historias con sensibilidad especial. Y por ahora he conectado con ella…

    Beso
    Hildy

    • elcriticoabulico 18 enero, 2016 a 17:00 #

      La sensibilidad de Kawase es curiosa, cierto. Solo he visto ésta por el momento y la verdad es que tardé bastantes minutos en conectar con ella y luego no me convenció todo lo que ofrecía, pero desde luego encontré cosas en la película que me gustaron mucho.

  2. Walder Messin 17 enero, 2016 a 06:27 #

    Kawase es una de mis eternas pendientes, a pesar de que este año que pasa he visto mucho cine Japones y también ella ha estrenado nueva, el tiempo no me ha alcanzado. Mucha culpa tiene Yoji Yamada director que he descubierto hace unos meses y que me ha fascinado. En especial su trilogía samurai.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: