Nahid

4 Dic

“Cuanto más local resulta algo, mejor funciona fuera.”

Álex de la Iglesia

.

.

Nahid

.

Nahid

.

Año: 2015.

Directora: Ida Panahandeh.

Reparto: Sareh Bayat, Pejman Bazeghi, Navid Mohammadzadeh.

Tráiler

.

            Aunque esté ambientada en una población iraní en las costas del Mar Caspio, apenas costaría esfuerzo extrapolar el relato de Nahid al extrarradio madrileño o a un suburbio de Sheffield, por poner dos ejemplos algo más próximos en el espacio y la cultura. Al fin y al cabo, Nahid es una película que habla de cuestiones por desgracia bastante universales, como son por un lado el sometimiento de la mujer dentro de las estructuras sociales previstas por el sistema patriarcal predominante y, por otro, la manifiesta ceguera de los mecanismos de justicia para establecer un marco regulador de la convivencia entre las personas, por completo desligados de la naturaleza emocional e incluso física del ser humano; tanto o más si, como aquí sucede, su origen procede de falaces directrices religiosas.

            En este sentido, Nahid encuentra paralelismos con otras obras iraníes exportadas y de prestigio como Nader y Simin, una separación a la hora de expresar este conflicto entre legislación artificial  y sentimientos innatos, enfrascados en un choque incesante que coarta sin remedio la realización existencial de sus víctimas. Además, ambas cuentan en el reparto con los ojos desmesurados de Sareh Bayat, aquí protagonista, encargada de encarnar –con éxito- a un personaje descomunal como es la Nahid del título: una madre coraje obligada por las circunstancias –unas provocadas por ella misma, otras impuestas por el sistema alienante- a sobrevivir en perpetuo juego de equilibrios, saltando de trapecio en trapecio sobre un foso sin red. Sus cambalaches para tratar de pagar el alquiler ejemplifica la constante y abrumadora volatilidad de su propia existencia.

Una vida donde ejercen como cuatro caballos de tiro, a punto de desmembrar su cuerpo a fuerza de dilemas y presiones, la necesidad de conservar la custodia de su hijo, rebelde y arisco como cualquier otro preadolescente; la rémora pasada de su exmarido toxicómano y ludópata; la posibilidad de renacer romántica y económicamente en los brazos de un hombre amable y divorciado como ella, y los impedimentos que se derivan de la absurda ley del país, que condiciona la cesión de su potestad paterna al albur del esposo y que por tanto, generalmente, supone un impedimento tácito a la madre para formar una nueva familia. Además, claro, de la metástasis de este último punto en el moralismo coactivo de la masa, siempre vigilante contra las desviaciones individuales y emancipadas –el uso de las imágenes procedentes de cámaras de seguridad resulta expresivo en este particular-.

            En colaboración en el segundo caso con su marido, Arsalan Amiri, la cineasta Ida Panahandeh dirige y escribe con sensibilidad y gran sentido de la tensión narrativa -consecuencia lógica del opresivo libreto-, además de con manifiesta rebeldía y orgullo femenino, este drama íntimo que, de igual manera que sucede con sus desventuras en pantalla, la valerosa Nahid no duda en cargarse a su castigada pero inquebrantable espalda. La potencia del personaje, la complejidad y los matices de su dibujo, quizás provoca que, en su presencia, los trazos del resto de caracteres se difuminen un tanto. Sin embargo, podría decirse sin vacilar demasiado que su inspiradora independencia y capacidad de resistencia bien lo merecen –o, como poco, lo hacen casi inevitable-.

.

Nota IMDB: 6,6.

Nota FilmAffinity: 6,1.

Nota del blog: 7,5.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: