Langosta

18 Nov

“Y recordé aquel viejo chiste, aquel del tipo que va al psiquiatra y le dice: ‘Doctor, mi hermano está loco, cree que es una gallina’. Y el doctor responde: ‘¿Pues por qué no le mete en un manicomio?’ Y el tipo le dice: ‘Lo haría, pero necesito los huevos’. Pues eso más o menos es lo que pienso sobre las relaciones humanas, saben, son totalmente irracionales y locas y absurdas, pero supongo que continuamos manteniéndolas porque la mayoría necesitamos los huevos.”

Alvy Singer (Annie Hall)

.

.

Langosta

.

Langosta

.

Año: 2015.

Director: Yorgos Lanthimos.

Reparto: Colin Farrel, Rachel Weisz, Léa Seydoux, Ariane Labed, John C. Reilly, Ben Whishaw, Angeliki Papoulia, Michael Smiley, Jessica Barden, EmmaEdel O’Shea, Ashley Jensen, Olivia Colman, Garry Mountaine.

Tráiler 

.

            La coexistencia en pareja es uno de los grandes misterios que, dentro de la vida contemporánea en sociedad, ha de –o cuanto menos tiende a- afrontar el ser humano. Y casi siempre por su cuenta y a tientas, con la insuficiente ayuda de los antecedentes familiares, de sus allegados próximos y, desgraciadamente, de la ficción literaria y cinematográfica –dentro de la que se incluye la ficción religiosa y la de los manuales de conducta moral tradicionales, obviamente-.

Este último es el único de entre estos múltiples y frágiles soportes que, sin remedio, resulta por completo contraproducente a la hora de aportar guía y confort íntimo a la persona debido a su falaz síntesis de unos modelos presuntamente ideales que, por costumbre –y aquí nos referimos en especial al género romántico, claro-, dejando de lado la enajenación mental transitoria que constituye el breve periodo de enamoramiento -un estado irracional y alucinado-, poco o nada tiene que ver con la realidad, siempre tan prosaica, complicada, desmitificadora y frustrante ella.

            Pasada por un crudelísimo tamiz de surrealismo, Langosta podría ser considerada como una anticomedia antiromántica, tremendamente satírica y despiadada en su visión de las confusas relaciones humanas, determinadas por las circunstancias privadas y ajenas, la inexorable finitud y, sobre todo, la incertidumbre. La singularidad indómita frente a las estructuras preestablecidas y convencionales, en conclusión. Con ella, Yorgos Lanthimos arroja contra la cara del espectador una brutal y expresiva distopía kafkiana donde el individuo no combate estérilmente contra la alienante maquinaria del Estado omnímodo, sino contra la necesidad de encontrar un compañero sentimental, condición literalmente impuesta por el sistema para vivir en sociedad.

Escogiendo un contradictorio y afortunado tono de fábula humorística para diseñar una narración visceralmente inquietante, dentro de una línea a la que se suma también el empleo paródico de recursos cinematográficos como la banda sonora, el cineasta griego disecciona este conflicto entre la naturaleza humana y este catálogo de relaciones funcionales, tradicionales y artificiales, promovidas mediante un delirante hotel de reeducación para tullidos sentimentales –viudos, separados, solteros, tímidos, acomplejados- en el que, con 45 días de plazo, deben encontrar esta imprescindible media naranja so pena de, en caso contrario, ser transformados en animal. El que desee el huésped, eso sí.

            Langosta expone con fiereza disfrazada de humor negro y absurdo la doble faceta del denominado “amor” –esto es, la pareja-, que puede ser bien castrador y enajenante, bien liberador y realizador, acompañándolas asimismo de una estimulante descripción metafórica y caricaturizante de los respectivos procesos y estadios que atraviesa una relación de semejante calibre. Es cierto que la segunda mitad del filme pierde algo de fuelle y que al conjunto le sobran minutos, pero en cualquier caso no se desvirtúan los valores de esta irreverente y lúcida aproximación al inabarcable universo de las relaciones sentimentales del ser humano, rematada además con un desenlace apropiadamente interrogativo.

.

Nota IMDB: 7,7.

Nota FilmAffinity: 7,2.

Nota del blog: 8,5.

8 comentarios to “Langosta”

  1. ALTAICA 18 noviembre, 2015 a 23:11 #

    Los matices son importantes y las diferencias también, pero observar que una película pueda ser para unos una obra casi maestra, una comedia única y especial, y para otros todo lo contrario, con exposiciones críticas de extrema crueldad. Te haré caso.

    • elcriticoabulico 19 noviembre, 2015 a 14:18 #

      Es normal que el cine de Lanthimos cree opiniones dispares porque son propuestas atípicas (a pesar de sus evidentes influencias), bastante irreverentes hacia el sistema sociocultural y, por tanto, tendentes a resultar algo incómodas. No sé si deberías hacerme caso con ella, porque aunque conformaría un interesante díptico con Her acerca del inabarcable universo de relaciones sentimentales (y con ambientación futurista-inminente además), en principio intuyo que ésta puede ser de las que no te entusiasman. En cualquier caso, ya me dirás.

  2. Walter Messin 26 noviembre, 2015 a 21:45 #

    Lanthimos es un tipo que o lo odias o lo amas. Soy de los segundos. Un tipo extraño que hace cine extraño. “Nuevo cine griego” le llaman, yo no le hago mucho caso a los membrillos. A falta de ver sus primeros trabajos, Canino y Alps son ya de referente para el cine griego.

    • elcriticoabulico 27 noviembre, 2015 a 16:49 #

      Es la primera que veo suya y la verdad es que iba con bastantes reservas. Tendré que animarme con el resto, desde luego. Ya te contaré. Y sigue sin hacer caso a los membrillos, Walter.

  3. altaica 25 enero, 2016 a 06:49 #

    Diste en el clavo al intuir que no me gustaría esta película del director griego, esencialmente por descompensada entre su brillante propuesta y un desarrollo a todas luces fallido, pues la reiteración, la pérdida de ritmo, la progresiva confusión y claridad del discurso, y aburrimiento brutal ponen de manifiesto. Pinceladas de inteligente humor inicial se tornan al poco tiempo previsibles, ese sentido del absurdo cansino y le análisis social y humano se descomponen en pobre palabrería e interrelación en dirección al hastío.

    • elcriticoabulico 25 enero, 2016 a 16:43 #

      Se cae a medida que avanza, pero para mí no se despeña de tal manera. Es que empieza muy alto.

  4. altaica 25 enero, 2016 a 16:47 #

    Lamento Abúlico la porquería de texto que he publicado, pero es que escribir desde el móvil es para mi un auténtico suplicio. Un fuerte abrazo.

    • elcriticoabulico 26 enero, 2016 a 16:55 #

      Se disculpa y se comprende. Aunque el comentario se entiendía sin problemas, eh.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: