Dheepan

9 Nov

“El cine es una ficción y una ilusión no solo para los espectadores, sino sobre todo para nosotros, los cineastas. En el fondo, conozco mejor la vida y el alma de mis héroes cinematográficos que los de mis prójimos… Y como vivo en un país donde mi influencia sobre la realidad es mínima, si no nula, hago películas sustituyendo la realidad ficticia por la vida ficticia.”

Andrzej Wajda

.

.

Dheepan

.

Dheepan

.

Año: 2015.

Director: Jacques Audiard.

Reparto: Jesuthasan Antonythasan, Kalieaswari Srinivasan, Claudine Vinasithamby, Vincent Rottiers, Faouzi Bensaïdi, Marc Zinga.

Tráiler

.

            Inesperada Palma de oro de Cannes en la (especialmente) chauvinista edición de 2015, Dheepan irrumpe como una película de cine social en la que los protagonistas afrontan la adaptación a un nuevo entorno y la conquista de un sueño. Pero lo cierto es que, a la postre, después de atravesar una convencional incursión en el cine criminal, Dheepan plantea una historia de renacimiento en la que un hombre desesperado debe cerrar sus heridas de combate –abiertas durante la derrota de los tamiles separatistas en Sri Lanka– penando en un purgatorio donde la realidad que le rodea es solo una ilusión frágil y provisional –la identidad, la familia, el amor, el hogar, el fin del estado de guerra-.

            El asunto es que, dentro de esta vivencia fingida donde la guerra civil esrilanquesa queda sustituida por los conflictivos ‘banlieues’ de la Francia multiétnica –retratados de forma algo peliculera-, la redención del Dheepan del título, esa escalada hacia el cielo o el paraíso –o ese descenso a los infiernos- termina por resultar lo más impostado de la función.

Quizás tenga que ver con ello la apariencia irreal del desenlace, que establece un claro contraste con el naturalismo que hasta ese momento había caracterizado la cinta, próximo al neorrealismo en algunos conceptos –el estilo de aspecto inmediato, de gran presencia física y con atención a los pequeños detalles; el empleo de actores amateurs como Jesuthasan Antonythasan, antiguo niño soldado de los Tigres tamiles y ahora escritor y activista político en el país galo-; aunque también matizado por la adición puntual de sueños simbólicos –el elefante en la jungla- y poderosas imágenes fantasmagóricas –las luces que, justo después de la introducción del filme, se abren paso en medio de la oscuridad para desvelar un contexto humillante de absurdo y abrumador patetismo-.

Y quizás deja esa sensación de existencialismo forzado porque asimismo, en paralelo, las apresuradas conclusiones del relato sirven también para abrir la puerta a la filtración de lo surreal o lo fantaseado, de ambigua interpretación.

            Esta transición del filme entre tonos y temas se aborda con una narración un tanto desequilibrada, que tiene como efecto secundario la merma de la consistencia del conjunto. En cambio, destaca con mayor capacidad emotiva la representación de la regeneración humana a través de claves más cotidianas –el humor, el contacto, el entendimiento-, no especialmente innovadora en su formulación pero sí capaz de dotar de entidad a unos personajes bien dibujados con matices, contradicciones y tormentos propios; con los que poder identificarse.

.

Nota IMDB: 7,1.

Nota FilmAffinity: 6,7.

Nota del blog: 6,5.

15 comentarios to “Dheepan”

  1. Hildy Johnson 9 noviembre, 2015 a 20:40 #

    De todas las películas que he visto de Audiard es la que menos me ha convencido, diría hasta que me ha decepcionado, porque aún teniendo momentos visuales brillantes y personajes potentes (y reconocibles dentro de su filmografía), creo que el momento clímax de la historia está muy mal contado. Y así como el final feliz y redentor en De óxido y hueso me lo creía a pies juntillas, aquí ese final idílico no solo me descoloca sino que carece de sentido dentro del fluir de la historia…

    Beso
    Hildy

    • elcriticoabulico 10 noviembre, 2015 a 14:42 #

      Querida Hildy, no solo coincidimos plenamente en la valoración de Dheepan sino que, además, resumes perfectamente en tu comentario todo lo que yo quería haber expresado en mi parrafazo jeje. Me gusta cómo narra Audiard, de esa manera tan física, con esa violencia latente y esa crispación, pero no me convence tanto ese final repentino y explosivo. Sí creo que es coherente con el discurso del filme, pero no me parece demasiado bien traído.

      Besos.

  2. ALTAICA 14 noviembre, 2015 a 21:34 #

    Acabo de verla en cine y me ha parecido una auténtica maravilla. Es precisamente ese final al que aludís el que a mi me parece brutal en su belleza plástica y composición discursiva. Puede que sea severamente extraño que un tema tan vigente y antiguo al mismo tiempo, un asunto tan serio y una visión tan peculiar; utilicen un final tan westerniano que, de una forma u otra, rompa con una verosimilitud reflexiva cercana a la hiperrealidad desolada.

    Pero la fantasmal conclusión termina por dibujar al emigrante de forma brutal, auténtica y, especialmente, espectral, a modo de fantasmal difumino estético y ético, no demasiado alejado de lo que una sociedad/es es/son capaces de promover en su destierro, fanatismo y reclusión. Un final para la historia del cine, pues no es más que el mayor alegato armígero vs estético sobre comportamientos vinculados intrínsecamente a postulados fanáticos de allí y de aquí, a mayor gloria de una inmolación íntegra que hayamos visto. Sin duda, muy por encima de, por ejemplo, “Gran Torino”, pero, claro, no es cine americano (prebendas culturales y cinematográficas) . El discurso y la conclusión están a gran distancia de la indiscutible obra maestra del director americano, por lo que podréis imaginar lo que me parece ésta. Una maravilla, tan discutible como soberbia. Saludos.

  3. ALTAICA 14 noviembre, 2015 a 21:42 #

    Ni que decir tiene que me parece un alegato moral (al mismo tiempo discutible) sobre millones de emigrantes que no utilizan la violencia para atacar a la sociedad a la que les acoge, en cualquier caso y solo para, simplemente, intentar vivir con menos miedo del que ya vivieron. Insisto, una película para ver una y varias veces, y un final sencillamente para las estanterías de la historia del cine. Asimismo, puedo entender lo contrario. Ahí su grandeza.

    • elcriticoabulico 16 noviembre, 2015 a 15:53 #

      A ver, si a mí la conclusión me parece adecuada y coherente. Además me gusta ese resabio westerniano que tan acertadamente mencionas. Lo que me convence menos es la evolución del personaje, que me parece que no está del todo bien calibrada narrativamente hablando. Por lo demás es una peli que tiene cosas que me gustan, aunque no termina de ser todo lo redonda que el argumento y que Audiard son capaces. En todo caso, me alegra que te entusiasmara. No creo que sea ni mucho menos una obra despreciable. Un abrazo, Altaica.

  4. altaica 16 noviembre, 2015 a 17:53 #

    Puede que lleves razón al indicar que que la evolucion del personajes es insuficiente, pero me interesa y mucho el dibujo antimaniqueo de los personajes, con sombras y luces perfectamente trazadas para que el discurso sea creíble y limpio. Ese fatalismo que conduce a ciertos indivuduos a ser materialmente perseguidos por la guerra vs violencia, es igualmente brillante, y podemos derivar muchas conclusiones y análisis sobre las diferencias entre Occidente y Oriente, sus formas de presionar a los individuos y las sociedades. Insisto en que el final esta filmado visual, plástica y técnicamenet a un nivel (dejemos, ahora, si procede o no) impresionante. Un gran abrazo.

    • elcriticoabulico 17 noviembre, 2015 a 14:41 #

      Ese dibujo de personajes, ajeno a idealizaciones, coherente y rotundo, es una de las mejores bazas del filme, sin duda. La forma de narrar de Audiard, insisto, también me gusta, aunque lo que cuente no me parezca tan perfecto.

  5. Hildy Johnson 16 noviembre, 2015 a 18:20 #

    Qué interesante debate. Pero quiero aclarar, porque leyendo el comentario que escribí creo que provoca confusión, que el momento clímax de la historia, lo que me parece que no está logrado ni a mi parecer tan bien contado visualmente como otros momentos del film, y por eso esta película con logros no me ha parecido tan redonda como otras del director, es el momento del estallido de violencia. Cuando Dheepan emplea de nuevo la violencia y avanza hacia donde se encuentra su “falsa” esposa. No me refiero al final idílico en Gran Bretaña, que como digo tampoco me metí en él. Aunque la mirada de Altaica me resulta sumamente interesante.

    Beso
    Hildy

  6. ALTAICA 16 noviembre, 2015 a 21:38 #

    Y no podemos pensar que esa violencia, aún de forma distinta, le persigue (en el fondo su vida continúa en un continuo estado de alerta, de presión, de supervivencia envenenada), al mismo tiempo puede promover un retorno a los infiernos de un hombre que aún no ha cicatrizado unas heridas terroríficas en la pérdida de su verdadera esposa e hijos. Un dolor aún cruel y terrible que bajo la posibilidad de volver a reproducir una situación similar a la pérdida de su nueva y falsa familia (puede que ya la comience a sentir como suya y no pueda soportar bajo ningún concepto que algo similar pueda volver a suceder) impacten en la mente de un buen hombre que entra en un estado de profunda enajenación. ¿Está justificada dicha transformación? Por cierto, ese final de barbacoa y felicidad occidental, ¿es una dolorosa ironía?

  7. ALTAICA 16 noviembre, 2015 a 21:44 #

    Y si ese terrible ejercicio de violencia, jamás justificada desde un punto de vista oficial, sea el pasaporte directo a una integración, al convertir al autor en un héroe salvador de su curiosamente falsa familia. La violencia siempre como instrumento en el animal humano. ¿Un guiño profundamente perverso del director?

    • elcriticoabulico 17 noviembre, 2015 a 14:44 #

      Yo la entiendo como una historia de redención desarrollada en un purgatorio. Una segunda oportunidad en otra guerra que qizás sea la misma. Y ese desenlace idílico, en efecto, deja mucho lugar a la interpretación de cada uno.

  8. Hildy Johnson 17 noviembre, 2015 a 10:54 #

    Todo el fondo, y la riqueza de matices, está. Es decir, Jacques Audiard sabía muy bien qué contar. Es un realizador que en sus películas realiza un análisis, no siempre cómodo, sobre la violencia humana. Lo que no me convenció en “Dheepan” fue el desarrollo y la forma de plasmar ese fondo, algo que sí me había llegado en otras películas del director. Pero, como dice crítico abúlico, esto no quiere decir que no sea ni una película buena ni tremendamente interesante, solo que dentro de las que he visto de la filmografía de este director es la que menos me ha gustado. Pero desde luego hace pensar un montón.
    Y me dio rabia porque tiene un principio demoledor con una elipsis que me pareció fascinante y que pegaba una gran bofetada…

    Un placer seguir debatiendo.

    Beso
    Hildy

    • elcriticoabulico 17 noviembre, 2015 a 14:47 #

      Le pesa mucho que esa violencia en los márgenes de occidente esté plasmada de manera más convencional y, por tanto, menos creíble y menos impactante de lo que debiera. Para cualquiera que haya visto The Wire las comparaciones se hacen odiosas pero inevitables. Su contraste con la fuerza de los personajes es evidente.

  9. altaica 17 noviembre, 2015 a 14:31 #

    Sí es una película elíptica y apasionante, profundamente cuidada y dirigida, a veces terrible y otras hermosísima. Muy sincera y de discurso limpio, y sin ambages. Con un final nada fácil, aunque así lo pueda parecer. Más al contrario, lo afronta de nervio de acero, no solo formalmente, más aún discursivamente. De este cineasta solo he visto la que nos ocupa y El profeta, y sin demerecer a la segunda, que es interesante, me quedo sin dudarlo con Dheepan. Pero comprendo como ya indiqué en algún comentario anterior, que puede resultar ambigua y descompensada.

    • elcriticoabulico 17 noviembre, 2015 a 14:49 #

      Debería volver a ver El profeta. Guardo buen recuerdo de ella, pero no sé cómo le sentará una revisión. De todas maneras, el estilo de Audiard es bastante atractivo y se acerca a un tipo de cine que me suele gustar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: