El silencio de los corderos

28 Oct

“A mí no me interesan los corderos. Solo me los como.”

Hannibal Lecter (Hannibal)

.

.

El silencio de los corderos

.

El silencio de los corderos

.

Año: 1991.

Director: Jonathan Demme.

Reparto: Jodie Foster, Anthony Hopkins, Ted Levine, Scott Glenn, Brooke Smith, Anthony Heald.

Tráiler

.

            En 1988, dos años después del estreno de Hunter -adaptación de la primera novela de la saga de Hannibal Lecter-, Thomas Harris, consciente del carisma del psiquiatra caníbal, publicaba una segunda entrega, El silencio de los corderos, de la que, en el futuro, será una tetralogía. En 1991, se estrenaría su versión en fotogramas, la cual catapultará definitivamente al personaje hasta convertirle en uno de los iconos del Mal en el séptimo arteen 2003 sería elegido por el American Film Institute como el mejor villano del cine– y sentará las bases junto a Seven del thriller psicopático de la década –no por casualidad, David Fincher será luego uno de los candidatos a dirigir Hannibal, secuela de ésta-, influyendo asimismo en otros relatos del FBI con componente de terror psicológico-esotérico como Expediente X, Copycat, El coleccionista de huesos o Fallen.

Además del descomunal reconocimiento público, la crítica encumbrará una obra que se coronará como la tercera en la historia –después de Sucedió una noche y Alguien voló sobre el nido del cuco– en conquistar el Óscar en las cinco categorías principales del galardón: película, director, actor y actriz principal, y guion adaptado.

            Sin duda, el mérito de la cinta de Jonathan Demme reside en la confluencia del arrollador magnetismo del Mal con mayúsculas –refinado, elegante, seductor, mortal- con un solvente relato policial protagonizado por un personaje perfilado con idéntica atención y presencia, la novata Clarice Starling, espíritu inocente encargado de bailar con el demonio a la luz de la luna y descubrir de su mano las sombras que proyecta su propio interior –la determinación, la ambición, la tentación-.

Anthony Hopkins y Jodie Foster, en definitiva; envueltos en una rotunda atmósfera tétrica –buen trabajo de fotografía y de banda sonora a cargo de Tak Fujimoto y Howard Shore respectivamente- bastante más tradicional que la propuesta por Michael Mann en Hunter aunque desde luego efectiva. El cado idóneo donde cultivar apropiadamente el caso de Buffalo Bill (Ted Levine), un Ed Gein redivivo, esencia del negro reverso de América. No obstante, la tensión apenas estallará de forma explícita, prescindiendo de golpes de efecto fáciles, y en cambio permanece siempre soterrada, aferrada a las entrañas de los personajes, bajo su piel, en los sótanos de su alma, ocultos en esa lectura angustiosa y tenebrosa de la esencia del país y de la especie humana.

Lecter, por tanto, se erige tan solo en libertador de las inclinaciones innatas, aquellas que ya discutía íntimamente con el agente Will Graham en El dragón rojo, constituido casi en su doble al otro lado del espejo –o del cristal de la celda-.

            Desde la realización, Demme estelariza acertadamente al doctor –la iluminación sombría o deslumbrante, las figuras que se arremolinan atemorizadas en su presencia al contrario que las que se ciernen masculinas y amenazadoras sobre Starling-, ensalzado asimismo por la justamente recordada interpretación de Hopkins.

El pulso narrativo dosifica con precisión la intriga, equilibrando en un espectáculo de grata intensidad y entretenimiento ese ramillete de duelos íntimos –Lecter y Starling; Starling contra sí misma debido a la capacidad de Lecter de desnudar y cuestionar la naturaleza de sus oponentes– y el derivado y por tanto secundario duelo policíaco e ilusoriamente redentor –Starling contra Buffalo Bill, contra su deuda del pasado-.

.

Nota IMDB: 8,6.

Nota FilmAffinity: 8,2.

Nota del blog: 8,5.

Anuncios

8 comentarios to “El silencio de los corderos”

  1. kaldina 28 octubre, 2015 a 17:21 #

    A esta peli la amooo!!! Me causó pesadillas… ese Hanibal es una locura y la interpretación de Hopkins es una locura… no sé si el personaje sería tan aterrador sin él.

    • elcriticoabulico 30 octubre, 2015 a 16:47 #

      Pues te diré una cosa, ahora después de zamparme la serie yo solo veo a Lecter con la cara de Mads Mikkelsen eh.

      • kaldina 30 octubre, 2015 a 20:57 #

        JAJAJA… No he visto la serie… no sé ¿Si está buena?

      • elcriticoabulico 31 octubre, 2015 a 15:56 #

        Es bastante curiosa. Esteticista a la par que bruta, bastante inconsistente en las tramas criminales secundarias que plantea pero muy interesante en el duelo psicológico entre Will Graham y Hannibal Lecter, en ese juego de amor y odio, influencia y corrupción que trazan. Mejora a lo largo de las temporadas: la segunda es prácticamente una alucinación sacada de las pinturas negras de Goya. Yo la he disfrutado.

  2. Hildy Johnson 30 octubre, 2015 a 18:15 #

    … Jo, adoro a Mads Mikkelsen… pero no he visto la serie en la que encarna a Hanibal.

    Te diré que hace poco volví a ver El silencio de los corderos y la disfruté muchísimo más y me lo pasé mejor que en el momento en que se estrenó… pues recuerdo que me dejó no solo fría sino también decepcionada. En el segundo visionado tardío pude valorarla mucho mejor… Me metí totalmente en la historia y en el juego. La primera vez, en la sala de cine, me quedé absolutamente fuera de la historia. Ahora mi visión ha cambiado bastante… y para bien.

    Beso
    Hildy

    • elcriticoabulico 31 octubre, 2015 a 15:54 #

      Yo es que la pillé ya bastante después del estreno, con su etiqueta de clásico moderno y taquillazo, todo uno. Yo creo que ahora, por ambas razones, se la comienza a denostar un poco. La vi con cierto escepticismo, por si acaso, pero volvía disfrutar bastante con ella, la verdad. Poco pude desmitificar críticamente.

      Besos.

  3. Walder Messin 2 noviembre, 2015 a 00:47 #

    La saga de Harris (adaptaciones) me parece que va en picada después de esta película. Aun cuando a mi me gustó “El origen del mal” Por lo demás el culmen del mal del cine policíaco criminalístico junto con el “Seven” de Fincher, y el “Coleccionista de huesos” de Noyce. Peliculones.

    • elcriticoabulico 2 noviembre, 2015 a 16:46 #

      A mí Hannibal: El origen del mal me parece floja sobre todo por innecesaria. Lecter no me interesa como humano traumatizado, sino como concepto perverso. Pero sí, en cualquier caso, ninguna de las secuelas repite la calidad de ésta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: