Archivo | 15:12

Extraño cargamento

26 Sep

“Al público no le gusta que le sermoneen.”

John Carpenter

.

.

Extraño cargamento

.

Extraño cargamento

.

Año: 1940.

Director: Frank Borzage.

Reparto: Clarke Gable, Joan Crawford, Ian Hunter, Peter Lorre, Paul Lukas, Albert Dekker, J. Edward Bromberg, Eduardo Ciannelli, John Arledge, Frederick Worlock.

Tráiler

.

           El romanticismo y el idealismo que Frank Borzage imprimía a sus filmes provocaba que, unos cuantos de sus trabajos más conocidos, sean obras inmersas en un universo poético a caballo entre el sueño y la realidad, campo abonado para la exaltación de los sentimientos más íntimos, profundos y eternos del ser humano, triunfantes sobre la adversidad y sobre el tiempo.

Incluso un argumento tan aguerrido y terrenal como la fuga suicida de un grupo de condenados sin esperanza en una prisión de la selvática Guayana francesa -la escoria de los hombres-, se convierte en sus manos en la parábola cristiana del buen ladrón; en un drama religioso acerca del perdón y la redención.

           Después de una engañosa (o contradictoria) presentación, protagonizada por el preso rebelde Verne (Clarke Gable) enzarzado en permanente e innegociable busca de libertad en contra del poder establecido, en Extraño cargamento, Borzage, director y productor de la cinta –esto último en comunión con Joseph L. Mankiewicz-, introduce tenuemente un elemento de misterio por medio de la enigmática figura de Cambreau (Ian Hunter), un individuo omnisciente, providencial y visionario que se convierte en líder improvisado de esta evasión de hombres malos.

De esta manera, la película muta al son de este personaje crístico, capaz de confortar y salvar el alma pecadora de la tropa de fugitivos, para convertirse en un melodrama espiritual con trasfondo de aventura de supervivencia y notas románticas en la relación entre el pícaro Verne y Julie, la turbia camarera y cantante con el rostro de Joan Crawford, todo carácter –octava y última de sus colaboraciones con Gable; cuarta y también última con Borzage-.

           A pesar del buen uso de la ambientación –la selva asfixiante, la agotadora travesía por mar, la tormenta bíblica ante la que se desencadena el clímax- y del lirismo de las imágenes –los ojos iluminados como señal de divinidad-, Extraño cargamento ahoga su ritmo en interminables parlamentos y, sobre todo, en la redundancia con la que se expone su discurso metafísico, un tanto cursi y avejentado en su ingenuidad.

Influyen, por supuesto, las trabas y cambios impuestos por el Código Hays a causa del contenido sexual y la violencia que lucía el guion inicial, así como las posteriores quejas y nuevos cambios motivados por las manifestaciones y piquetes promovidos por la inefable Legión de la Decencia, que acusaba a la cinta de exponer nociones contrarias a las enseñanzas de Cristo, usar de forma imprudente las escrituras y, otra vez, poseer unas inconvenientes insinuaciones sexuales.

.

Nota IMDB: 6,9.

Nota FilmAffinity: 6,2.

Nota del blog: 6.

A %d blogueros les gusta esto: