El año más violento

17 Sep

“Es admirable estar comprometido con tus principios. Aunque puede limitar tus opciones.”

Carey Mulligan

.

.

El año más violento

.

El año más violento

.

Año: 2015.

Director: J.C. Chandor.

Reparto: Oscar Isaac, Jessica Chastain, David Oyelowo, Elyes Gabel, Albert Brooks, Alessandro Nivola, Glenn Fleshler, Peter Gerety, Catalina Sandino Moreno.

Tráiler

.

           El gánster es gánster porque el mundo le ha hecho así. Los rabiosos criminales que escalaban hasta la cima de la sociedad materialista de los años treinta a fuerza de plomo y sangre son la expresión directa de un sistema injusto, que promete un sueño al orbe entero pero, y de ahí su falacia, no provee iguales oportunidades a todos los contendientes para conseguirlo. De ahí que, desde los márgenes de la sociedad, depauperados e inmigrantes en un país extraño que los repudia, los gánsteres del cine escojan la violencia y la violación de las normas establecidas como el único camino de ascenso posible.

           El Abel Morales de El año más violento (perfecto Oscar Isaac) surge así como un caso excepcional y atípico, al menos por la imagen que trata de vender en el filme. Un extranjero hecho a sí mismo, peldaño a peldaño, escogiendo siempre “el camino más correcto” de los disponibles. “Míster American Dream”, que en cierta escena le escupirá con sorna su esposa.

Un rebelde, por tanto, que rechaza las vías fáciles de la ilegalidad, la violencia o la competencia desleal impuestas por las circunstancias y que con tanto entusiasmo abrazaron psicóticos hampones cinematográficos como Cesare ‘Rico’ Badello o Tony Camonte y, en la década de los ochenta, edad dorada del yuppi y la ley de la jungla ultraliberal, engominados filibusteros como Gordon Gekko, cuyos hijos bastardos, hacedores de la crisis financiera global, aflorarán precisamente en fotogramas como los de Margin Call, opera prima de un director, J.C. Chandor, que apunta ya una interesante trayectoria ascendente en sus apenas tres largometrajes.

En El año más violento, los informativos de la radio parecen remitir constantemente, a modo de recordatorio, a estos dos modelos preestablecidos por medio del relato de asesinatos indiscriminados y medidas de laissez faire previstas por las reaganomics.

          Abel Morales intenta, en conclusión, que El año más violento sea una película empresarial, no criminal. Chandor, en consecuencia, reprime exaltaciones y entrega un relato comedido y contenido –y asimismo ajeno a una grandilocuencia impostada que puede perjudicar a autores contemporáneos como James Gray-, a pesar de instantes de tensión como la secuencia en casa de Julián (Elyes Gabel); puntos de presión que desafían al protagonista y su pretendido autocontrol, en perpetuo y complicado equilibrio en medio de un océano de podredumbre, mayor cuanto más alto se sube –uno no llega a millonario simplemente trabajando, apunta el saber popular-.

Las dificultades para adquirir la propiedad que, definitivamente, le coronará en el mercado de gasoil doméstico de Nueva York, el hostigamiento del fiscal del distrito (David Oyelowo) y el asalto continuado a sus camiones de transporte serán los tres frentes de batalla en los que Morales vea amenazada su hegemonía y su respetabilidad, tan pacientemente construida a fuerza de insistencia, resistencia y determinación –el perfecto directivo, que además es amable y atento con sus empleados y un marido amoroso-. Es decir, un héroe que rechaza su categoría impuesta de villano.

Su situación, por ende, se asemeja más a aquellos arrepentidos de la mafia que persiguen con desesperación su regeneración ante la sociedad –un Michael Corleone, por poner un ejemplo paradigmático-, generalmente en lucha contra los designios de la fatalidad, que ni olvidan, ni perdonan. No es casual la cita, puesto que, por mucho que clame y proclame Morales y quiera demostrar con su proceder mesurado y racional, la sombra de la sospecha acerca de la legitimidad de su ascenso a la cima, materializada en su impulsiva esposa Anne (Jessica Chastain), hija de gánster irredento de la vieja escuela, sobrevuela veladamente en las conversaciones y, sobre todo, los reproches íntimos, de crispadas –aunque modestas- insinuaciones macbethianas.

Legitimidad, en todo caso, que vendría marcada por la ley y, en especial, por las convenciones sociales, más tolerantes hacia cierto tipo de transgresiones de guante blanco –la relación entre Morales y el fiscal-.

          De título paradójico pues, El año más violento es un drama que ahonda en la idiosincrasia del sueño americano, identificado, como no podía ser de otra manera, con la competitividad y la iniciativa empresarial. El excelente retrato de caracteres, inserto en una atmósfera de melancólico lirismo, fría pero de colores cálidos, suple con creces la demanda de intrigas criminales. Los avatares económicos y éticos de Morales –un nombre para un personaje-, expuestos con excelente sutileza y pulso narrativo por Chandor, resultan lo suficientemente absorbentes para las dos horas de función.

.

Nota IMDB: 7,1.

Nota FilmAffinity: 6,6.

Nota del blog: 8.

Anuncios

2 comentarios to “El año más violento”

  1. Hildy Johnson 21 septiembre, 2015 a 09:55 #

    Es una de las películas de este año que me han dejado huella… El año más violento. Me ha resultado muy interesante el texto y las claves que desarrollas. Y la lectura que realizas de esta película respecto a las películas de gánsteres. A mí también me pareció que sigue la estela de varios realizadores contemporáneos sobre un capitalismo salvaje que deshumaniza. Se podría armar un ciclo junto a otros títulos como Mátalos suavemente o El consejero…

    Beso
    Hildy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: