Chuka

14 Sep

“El western es un mundo masculino, y me encanta”

Glenn Ford

.

.

Chuka

.

Chuka

.

Año: 1967.

Director: Gordon Douglas.

Reparto: Rod Taylor, Ernest Borgnine, John Mills, Luciana Paluzzi, James Withmore, Victoria Vetri, Louis Hayward, Michael Cole, Barry O’Hara.

Filme

.

          1876. Fort Claudennon sufre el asedio de los indios arapahoes, que llaman a sus puertas en busca de alimentos y munición. El contingente de caballería se atrinchera tras los muros, pero el enemigo se encuentra en el interior del fuerte, dentro de ellos mismos.

          Como ocurría en parte en Solo el valiente, otra cinta de Gordon Douglas ambientada en territorio marcial, la violencia y la tensión de Chuka se proyecta hacia las entrañas de los personajes, los cuales se despliegan como una legión de desarrapados carcomidos por sus deudas personales, decrepitudes morales y necesidades de redención ante la mirada de forastero que da nombre al filme (Rod Taylor), protagonista del relato y también dueño de sus tormentos de pistolero errante.

Así, incentivado también por la carestía del presupuesto, el escenario se reduce prácticamente al baluarte militar, abandonado en medio de la nada a causa de sus pecados y cuya alma enrarecida queda presentada, después de atravesar apocalípticas tormentas de nieve y arena, con una ración de latigazos administrados con rostro impasible.

          Los compromisos de sangre, los episodios de cobardía, los deberes masculinos de responsabilidad y los amores trágicos colisionan de este modo con la crónica de una caída militar –el metraje se abre con el desastre ya anunciado- que, a su vez, enraíza en la podredumbre de la conquista norteamericana, fundada sobre el abuso y el martirio de los indígenas, acorde a la agonía acre y descreída que experimentaba el género por aquel final de los sesenta. El purgatorio y el infierno a las puertas.

La atmósfera de Chuka, por tanto, es lúgubre y desesperada, y sobre ella solo sobresalen chispazos de complicidad viril forjados por el alcohol y la brutalidad, así como inesperadas e improbables esperanzas de futuro de femeninas curvas.

          Acompañado por Taylor -que no es un gran actor pero le aporta un curioso matiz más humano y accesible a su jinete solitario-, a quien se arropa por su parte con un atinado elenco de secundarios, este contexto dramático, repleto de jugosos contrastes y contradicciones, es el aspecto más destacado de una obra a la que, por el contrario, se le descubre cierto acartonamiento y pobreza en los decorados, en ocasiones también afectada por ciertas redundancias y caídas en el ritmo.

.

Nota IMDB: 6,3.

Nota FilmAffinity: 6,4.

Nota del blog: 6,5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: