El comienzo del verano

8 Jul

“Yasujirô Ozu cambió la manera en la que veía las películas. Consigue demostrar que menos es más. Lo que florece de su cámara inmóvil es algo enorme, conmovedor, poético y verdaderamente único. De entre sus obras, mi favorita es El comienzo del verano.”

Paul Dano

.

.

El comienzo del verano

.

.

Año: 1951.

Director: Yasujirô Ozu.

Reparto: Setsuko Hara, Chishû Riû, Chikage Awashima, Kuniko Miyake, Ichirô Sugai, Chieko Higashiyama, Haruko Sugimura, Kuniko Igawa, Hiroshi Nihon’yanagi, Kokuten Kôdô.

Tráiler

.

            La familia, el matrimonio para la mujer y el Japón en transformación tras el trauma de la Segunda Guerra Mundial. Yasujirô Ozu recupera los mimbres argumentales que habían dado a luz la conmovedora Primavera tardía, punto de inflexión en su obra como cineasta, para realizar una nueva de sus múltiples variaciones con El comienzo del verano, caracterizada por esa misma sutileza y sensación de inexorabilidad con la que, en ambos filmes, se asistirá a los cambios emocionales, familiares y culturales de este complejo escenario.

            Segundo episodio de la denominada trilogía de Noriko –bautizado a partir del personaje femenino que interpretará la musa de Ozu, Setsuko Hara, de idéntico nombre y contexto vital en todas ellas, luego cerrado con Cuentos de Tokio-, El comienzo del verano –entendemos que una manera poética de aludir al final de la juventud de la protagonista, a que “se le pase el arroz”- concede todavía mayor protagonismo a la adorable muchacha la cual, en este caso, experimenta la insistencia de sus seres queridos y de la sociedad nipona en su conjunto para que, por fin, a sus ya 28 años, cumpla con su deber tácito con la sociedad y la familia y contraiga nupcias.

            En torno a este drama íntimo, Ozu retrata el drama nacional que atraviesa el país, mutilado por el conflicto bélico y en busca de su regeneración material y moral. Con esa riqueza nacida de la sencillez demostrada en Primavera tardía, marca de estilo del autor, en el decorado donde los personajes de El comienzo del verano comparten sus inquietudes aparecen asimismo carteles en inglés rogando que no se suba a la estatua sagrada de Buda, la Coca Cola sustituye al té y el sake y las obras de teatro tradicional tienen cabida en todos los hogares gracias a la radio.

Señales superfluas de mutación que, empero, se instalan de manera más profunda y dolorosa en el interior de los personajes. Las madres solo tienen memoria para recordar a sus hijos desaparecidos mientras escrutan en silencio programas de investigación que prometen encontrarlos. La viudez erosiona familias y condiciona futuros escarbando una inmensa brecha en los seres que la sufren. Y, en especial, dado el argumento del filme, las mujeres tratan de conquistar un lugar igualitario en la introvertida, inmovilista y ceremoniosa cultura japonesa.

            Desde una inimitable dulzura y un inspirador cariño, el cineasta tokiota expresa la alegre independencia de esta muchacha dulce y afectuosa que atesoraba fotografías de Katharine Hepburn, icono cinematográfico -y por ende universal- de la emancipación de la mujer. Pero el pincel de Ozu no hace distinciones de amor entre sus criaturas y también compone con detenimiento el otoño de los padres de Noriko, que repasan su vida y con estoicismo, como el propio Japón, sanan sus cicatrices prescindiendo del dolor –la pérdida de uno de sus hijos- para regocijarse en el porvenir –sus nietos-. De igual modo, esta pareja de niños que adelanta con sus picardías y triquiñuelas tan naturales y reconocibles el sustrato de obras posteriores como Buenos días, encarna precisamente a esta nueva generación de posguerra, criada con la mirada puesta al frente, sin las estrictas preocupaciones del periodo bélico y sus penurias y peligros.

            Apacible, serena y extraordinariamente lírica –sin preciosismos, ni alardes, con innegociable honestidad, pudor y armonía-, El comienzo del verano hace emanar un poderoso caudal de emociones, exudadas por tantos personajes distintos, con sus respectivas contradicciones y matices –la frustración entreverada con el reconfortante consuelo; la alegría tiznada con un suave poso de tristeza; la esperanza con la melancolía-; todos ellos retratados de una forma igual de atenta, cálida y delicada, con absoluta autenticidad y capacidad de empatía. Emociones que, de nuevo, trascienden el drama íntimo para convertirse en un drama acerca del sentir nacional, anhelante de recobrar la ilusión de vivir.

.

Nota IMDB: 8,3.

Nota FilmAffinity: 8.

Nota del blog: 8,5.

4 comentarios to “El comienzo del verano”

  1. Hildy Johnson 8 julio, 2015 a 20:18 #

    … Me he dejado llevar y me he mecido entre las líneas de este buen texto sobre “El comienzo del verano”. Directa a mi baúl de películas pendientes. Decirte que el cine de Ozu es una de mis grandes lagunas que estoy empezando a solventar. De su filmografía de momento tan solo he visionado: Primavera tardía, El sabor del Sake y Cuentos de Tokio. ¡Fíjate lo que me queda aún por descubrir! Y de momento es un cine que me tranquiliza y mece aunque también me arrastra su melancolía.

    Un beso
    Hildy

    • elcriticoabulico 9 julio, 2015 a 15:16 #

      ¡Gracias, Hildy! A mí también me queda mucho por descubrir de Ozu, pero la verdad es que está siendo un auténtico placer.

      Besos.

  2. Sergio Sánchez (@sesaga58) 9 julio, 2015 a 16:29 #

    Sé que me gustó mucho, pero soy incapaz de distinguir en el recuerdo qué película es, de verdad. Esto lo digo en broma pero algo en serio. Las películas de Ozu se parecen tantísimo entre ellas y además que si principios del verano, primavera precoz, otoño tardío,..

    • elcriticoabulico 10 julio, 2015 a 15:36 #

      Es la fina línea que separa la sensibilidad autoral de la autorreferencia y la repetición… Es cierto que Ozu realiza numerosas variaciones sobre temáticas muy semejantes (incluso autoremakes encubiertos o no), pero, de momento, lo cierto es que no me atrevería a quejarme por ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: