Archivo | 14:38

El camino de la venganza

15 May

“John Wayne era una gran estrella, pero siempre interpretaba a John Wayne. No hacía nada que él no considerase como viril. En cambio, Burt Lancaster es justo lo contrario, la prueba viviente de que un actor puede ser sensible y masculino al mismo tiempo.”

Kirk Douglas

.

.

El camino de la venganza

.

Camino de la venganza

.

Año: 1968.

Director: Sydney Pollack.

Reparto: Burt Lancaster, Ossie Davis, Shelley Winters, Telly Savalas, Armando Silvestre.

Filme 

.

           Por un puñado de pieles de castor. El western estadounidense, impregnado de salsa de tomate italiana, trataba de reciclarse a duras penas después de que John Ford certificara su muerte con El hombre que mató a Liberty Valance. Ligado a una nueva camada de cineastas comprometidos con los valores civiles y democráticos, una de las vías más transitadas dentro de esta remodelación agónica sería la revisión crítica de la épica indisociable al género y que retrata la tumultuosa construcción del país americano, en especial, en lo referido a la relación del colono blanco con los nativos indios.

           Sydney Pollack, perteneciente a esta generación renovadora de la industria estadounidense, debutaba en el cine del Oeste con El camino de la venganza, un western que, desde sus formas clásicas, hereda tangencialmente esta corriente crítica –el sanguinario grupo de cazadores de cabelleras-, para sumarlo a un sentido del humor sucio y gamberro en el que se intuye cierta ascendencia italiana.

Porque como El bueno, el feo y el malo, el argumento de El camino de la venganza se vertebra a partir de tres extravagantes facciones que se disputan sin cuartel un botín absurdo -las pieles de castor citadas al comienzo- mediante simpáticas triquiñuelas y picarescas. Una terna a la greña compuesta por el agreste y testarudo trampero Joe Bass, quien tras sufrir el expolio de sus ganancias del duro invierno desencadena semejante entuerto (Burt Lancaster, con quien Pollack también estrenaba al año siguiente La fortaleza); Joseph Lee, el esclavo a la fuga, mojigato y redicho, que pretende alcanzar el México libre (Ossie Davis), y la horda de desarrapados que se cruza en su camino, liderada por el despiadado Jim Howie (Telly Savalas), con afición a pasearse en calzones, y su amada Kate (la gran Shelley Winters), prostituta con ínfulas de dama.

           Con su tono marcado desde los títulos de crédito –cuya resonancia clásica se rompe mediante tropezones y la silueta del culo desnudo de Lancaster-, el guion juega con ese tradicional recurso cómico de los contrastes que se van dando entre la pintoresca personalidad de cada uno personajes, entremezclados en esta disparatada espiral de acontecimientos –la cultura del esclavo frente a la cabezonería del trampero; el romanticismo del cazarrecompensas para con su ingenua compañera de fatigas; la honestidad del salvaje Bass y el salvajismo de Howie, consentido e impulsado por la respetable civilización-.

De este modo, El camino de la venganza se convierte en un divertimento ligero y entrañable, sin demasiado vuelo pero con un reparto con química, a lo que cabe sumar algún golpe de efecto especialmente lucido –la elipsis del ojo a la funerala- que, en cambio, se entrecruza con otros muchos más convencionales para, afortunadamente, defender en conjunto una vitalista llamada a la aventura sin fin.

 

Nota IMDB: 6,8.

Nota FilmAffinity: 6,1.

Nota del blog: 6,5.

A %d blogueros les gusta esto: