Whiplash

11 Abr

“Yo creo en los buenos y en los malos entrenadores, aquellos que logran el éxito y los que no lo hacen.”

José Mourinho

.

.

Whiplash

.

Whiplash

.

Año: 2014.

Director: Damien Chazelle.

Reparto: Miles Teller, J.K. Simmons, Paul Reiser, Melissa Benoist, Austin Stowell, Nate Lang.

Tráiler

.

            Una de las imposiciones culturales del turbocapitalismo –esto es, una de sus formas de dominación totalitaria sobre la sociedad-, es la de la sacralidad de la cifra y la estadística. La reducción de la existencia a números, previsiones, tablas de debe y haber y cuentas de resultados, encumbrados como ciencia exacta a la que aferrarse dentro de un maquiavélico relativismo moral. El axioma incuestionable de la bondad del beneficio y la maldad de la pérdida. Aparte de sus metástasis candentes en el Occidente posterior a la crisis de 2008 –la supresión de los derechos civiles en servidumbre de supuestos imperativos económicos, el desprecio sistemático de todo tipo de riqueza inmaterial o valores abstractos-, una de sus manifestaciones paradigmáticas y tradicionales, característica de la sensibilidad estadounidense -y por tanto de Hollywood, y por tanto de mundo entero-, es la del culto al éxito. La adoración del triunfo y la notoriedad como concepto -incluso sepultando a su significado como mérito de una persona excepcional-.

            Intermediado por los puntos de vista de su protagonista y su antagonista, el acercamiento de Whiplash a la música es esencialmente matemático –además de bélico en su expresión-. El concurso de música, indica Andrew (Miles Teller), aspirante a ser el nuevo Buddy Rich, se calibra mediante términos objetivos que él pretende alcanzar por medio de fórmulas donde las relaciones afectivas –familia, amigos, novia- o la resistencia al sufrimiento y el castigo se computan como variables dentro de una fría ecuación salpimentada de pentagramas y notas.

Es verdad que esta rotunda afirmación todavía se puede leer, dentro de su correspondiente escena, como una exageración manada del opresivo contexto educativo que construye en torno al batería en ciernes el agresivo profesor de conservatorio con el que se batirá en duelo singular durante todo el metraje. Éste, un personaje excesivo que le ha valido el Óscar a mejor secundario al interesante actor de carácter J.K. Simmons, reinterpreta la causticidad sin filtro de uno de los arquetipos clásicos de los reality-shows de talentos, capitalizados por el británico Simon Cowell –o Risto Mejide en España-, hipertrofiándolo de forma muy cinematográfica mediante la añadidura de los carismáticos atributos de sargentos chusqueros como el sargento de artillería Thomas Highway de El sargento de hierro –sin su entrañable desamparo sentimental- o el sargento mayor Hartman de La chaqueta metálica -quien, si la cinta fuese honesta, hubiera debido constituir un referente hasta las últimas consecuencias-.

O, lo que es lo mismo, Fletcher es un maestro de escuela fascista, adepto del aforismo “la letra con sangre entra”. Nada de las mariconadas bienpensantes de la progresía. Esas que han llevado, como ya advertía Sócrates en el siglo V a.C., a que los jóvenes contradigan a sus padres, falten al respeto a sus maestros y no sientan la menor preocupación por su porvenir.

            Con un presumible cargo de conciencia a cuestas, Damien Chazelle, guionista y director del asunto -que en realidad es la versión larga de un cortometraje previo-, desarrolla el argumento de Whiplash con meticulosa ambigüedad. Las imágenes poseen fuerza y el filme hereda con frescura el ritmo de las clases de música, canalizadas por el notable trabajo del reparto.

Pero en cuanto al discurso, el cineasta apuesta por subrayar varios costurones psicologistas del libreto –el padre, artista fracasado- y juguetea con la empatía y repulsa que provocan de manera natural tanto alumno como maestro, enzarzados en su monumental pelea musical, para provocar un debate que, en definitiva, quién sabe si voluntariamente o como simple impericia –por lo visto, el realizador afirmó cual Poncio Pilatos que deseaba dejar las conclusiones finales al espectador-, se resolverá por medio de un desenlace cobarde y rastrero, el cual se limita a ratificar, bajo delatora caligrafía épica, un monólogo irritantemente cínico, falaz y demagógico que aparecía en una escena anterior. Es decir, a proclamar el “¡Oh capitán! ¡Mi capitán!” de este decepcionante comienzo de centuria limpiada de ideales –o, más bien, parcialmente limpiada de ideales-.

 

Nota IMDB: 8,6.

Nota FilmAffinity: 7,9.

Nota del blog: 5,5.

7 comentarios to “Whiplash”

  1. altaica 12 abril, 2015 a 11:05 #

    La crónica es para enmarcar. Una maravilla.

    • elcriticoabulico 12 abril, 2015 a 14:24 #

      ¡Muchas gracias, Altaica! Lástima que la película en cambio no sea una maravilla. Aunque ojo, hay quien considera que sí lo es y además argumenta para ello razones y lecturas diametralmente opuestas a las que yo expongo.

      • altaica 12 abril, 2015 a 16:14 #

        Lo sé, pero no la he visto. Ahora solo puedo leeros. Un abrazo

      • elcriticoabulico 13 abril, 2015 a 16:09 #

        Un abrazo, Altaica. Y si la ves, no dudes en comentar.

  2. altaica 11 octubre, 2015 a 18:41 #

    Un artificio efectista y profundamente banal, pero a ritmo desenfrenado y virtuoso en la forma, y amoral y estúpido en el fondo, donde la superación y la competitividad al fuerza de insulto, voces y agresividad tiene , de vez en vez, su premio en forma de genio. Una patochada muy efectista y como tal hace que el circo aplauda y las fieras derramen sangre. Y, cómo no, los críticos rendidos ante semejante buff

    • altaica 12 octubre, 2015 a 02:52 #

      Otro cisne negro

    • elcriticoabulico 12 octubre, 2015 a 16:30 #

      Amoral y, más que estúpido, muy cuestionable. Efectismo es lo que la define.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: