Un método peligroso

8 Abr

“Admiro a Freud. Es un gran artista, su mitología es maravillosa y muy fuerte, pero no creo que sea una visión auténtica de la realidad.”

David Cronenberg

.

.

Un método peligroso

.

Un método peligroso

.

Año: 2011.

Director: David Cronenberg.

Reparto: Michael Fassbender, Keira Knightley, Viggo Mortensen, Sarah Gadon, Vincent Cassel.

Tráiler

.

            Bien conocida es la fascinación de David Cronenberg por las ideas de Sigmund Freud acerca de la psicología humana y la concordancia de éstas con la atracción que el cineasta canadiense experimenta hacia las desviaciones y patologías del interior profundo del ser humano contemporáneo, frecuentemente somatizadas en deformaciones exteriores intermediadas por la injerencia de la tecnología omnipresente. El psicoanálisis, de hecho, ha dejado una impronta evidente en su obra a través de cintas como Spider.

            Continuadora de esa línea narrativa en apariencia más clásica y realista y menos tortuosa y reconcentrada que Cronenberg encadena precisamente desde el estreno de Spider, Un método peligroso vuelve la mirada al periodo de nacimiento del psicoanálisis por medio de la indagación en los vínculos profesionales y afectivos que unen a tres investigadores decisivos en la conformación y consolidación del corpus teórico de esta ciencia: Carl Jung (Michael Fassbender), Sigmund Freud (Viggo Mortensen) y Sabina Spielrein (Keira Knightley).

Bien documentada por parte del director y guionista, Un método peligroso, realizada con una formulación estética extremadamente austera, casi académica en apariencia, se diría por momentos un instructivo simposio acerca de las posturas en constante influencia y confrontación de estos tres individuos adelantados y providenciales –así como, de manera secundaria, de otro cuarto, Otto Gross (Vincent Cassel)-, quienes desarrollan a su modo lo que podría ser perfectamente el argumento de una película aventuras. Al fin y al cabo, los protagonistas son científicos que se adentran en la frontera de lo desconocido, a tientas, escudados en la fuerza de su determinación y su talento analítico, rodeados de peligros, amenazas y traiciones.

Entrelazada a esta inmersión en la oscuridad ignota de la mente humana, Un método peligroso expone unas relaciones personales que se hallan también envueltas en una turbulenta y constante transformación –el transcurso de paciente a sanadora pasando por amante que ejerce Spielrein; la amistad y tutoría que desempeña Freud degenerada progresivamente en rivalidad científica y distanciamiento personal- y donde destacan las entonadas interpretaciones de Fassbender y Mortensen.

            Así pues, la vertiente didáctica del filme, muy interesante para cualquier aficionado a la psicología, se entrevera y equilibra con el drama que sirve este apasionado triángulo psicológico-sentimental y el cual, en contraste con las contradictoriamente bucólicas y soleadas Zurich y Viena, pero en consecuencia con la inestabilidad afectiva y científica que se cierne sobre los personajes, posee latentes unas terribles y enfermizas sombras –la sexualidad y el deseo carnal en contraste con las represiones sociales, el ego y la notoriedad, la morbidez, la deformación de los lazos familiares,…- que, una vez más, conectan con la sensibilidad de Cronenberg y sintetizan en la práctica las hipótesis atesoradas sobre el terreno por esta revolución en ciernes de la cura mental (e incluso la liberación íntima) mediante el poder palabra.

            Es decir, como si de una inversión temporal se tratase, Un método peligroso presenta un melodrama de época que esconde, larvadas en su seno, a punto de reventar, esparcirse y sumergir en la noche a ese bucólico escenario centroeuropeo –¿la peste a la que alude Freud a su llegada a América?-, las pulsiones fantásticas y aberrantes que Cronenberg había vertido en gran parte de su filmografía precedente.

 

Nota IMDB: 6,5.

Nota FilmAffinity: 6.

Nota del blog: 7,5.

9 comentarios to “Un método peligroso”

  1. Javier Rueda 8 abril, 2015 a 20:08 #

    ¡¡¡¡Qué cosa más bonita has escrito!!! A Freud le hubiera gustado leerte. Palabra de psicólogo.

    • elcriticoabulico 9 abril, 2015 a 11:40 #

      El psicoanálisis y la psicología en general me parecen un terreno fascinante y ahí la peli es bastante ilustrativa, cosa que agradezco. Se agradecen los cumplidos, palabra de hijo de psicóloga.

  2. amor despues de mediodía 9 abril, 2015 a 18:46 #

    Yo confieso que no la supe ver o no sé lo suficiente sobre psicoanálisis. Me juran que las histéricas de la época eran como Keira a juzgar por las grabaciones que se han conservado, a mi personalmente me parece que hace el ridículo y yo personalmente sólo veo un telefilm desmayado con el poder de divulgación de un artículo de dominical. Pero siempre atesorará que muchos de los que saben sobre el tema la aprecian. Y eso es mucho.

    • elcriticoabulico 10 abril, 2015 a 14:53 #

      Yo entiendo que esas hechuras de telefilme son intencionadas, sobre todo habida cuenta de que el drama se ambienta en Suiza y Austria -que no creo que sean sitios demasiado soleados- y dirige Cronenberg, rey de lo retorcido y lo oscuro. Hay un propósito de contraste que lo percibí logrado, pero claro, puede ser un asunto particular, porque no recuerdo críticas especialmente positivas al respecto. En cuanto al favor de los psicólgos, he oído cosas parecidas a las que mencionas, sí. En todo caso, por muy parecido a la realidad que sea, no me gusta demasiado la interpretación de Knightley (o de su mandíbula, que es la que lleva la batuta aquí). Como, en general, no me suelen gustar las interpretaciones de locos excéntricos y llenos de tics mórbidos, todo sea dicho.

  3. plared 14 abril, 2015 a 01:49 #

    Oscura y profunda, buceando en el alma humana y en las sombras que lo pueblan. Me gusta la película y me gusta lo que has escrito. Cuidate

    • elcriticoabulico 14 abril, 2015 a 15:59 #

      Estamos de acuerdo, para hallar su oscuridad hay que bucear. Una obra notable.

  4. altaica 11 octubre, 2016 a 21:41 #

    La película es absolutamente irreprochable y tiene escasisimas concesiones, de ahí que permita poner de manifiesto una ejecución demasiado fría y ajustada, si bien impoluta. Sí es cierto que las disquisiciones, debates y los asuntos que en ellas se confrontan, ya están trasnochados y tienen escaso interés. De hecho, incluso hoy, la llamada psicología moderna o evolutiva, está siendo puesta en solfa por la mucho más científica psicología evolucionista. Ni que decir tiene que son complementarias, pero no se puede hoy comprender la conducta y condición humana sin la segunda, que no es del agrado de la mayoría de psicólogos al uso, en tanto que muchas explicaciones tienen, obviamente, un origen evolutivo. Un abrazo

    • elcriticoabulico 12 octubre, 2016 a 13:28 #

      Menudo apunte de experto. La psicología siempre me ha parecido un campo fascinante. De hecho era una de las opciones que manejé para cursar estudios universitarios. Es una temática inagotable y, sí, en continua renovación. De ahí que puedan verse tan naif -y a la vez tan geniales- las ideas de estos pioneros.
      Por cierto, también te recomiendo El porvenir, que creo que está en tu línea de gustos por su honestidad, su contención japonesa y su despliegue íntimo y emocional.
      Un abrazo.

      • altaica 12 octubre, 2016 a 14:36 #

        Tomo nota. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: