The Courier

20 Mar

“Hollywood es Hollywood. No hay nada que se pueda decir de ella que no sea verdad, bueno o malo. Y si te involucras en Hollywood, no tienes derecho a quejarte: fuiste tú solo quien se metió en esto.”

Orson Welles

.

.

The Courier

.

The Courier

.

Año: 2011.

Director: Hany Abu-Assad.

Reparto: Jeffrey Dean Morgan, Josie Ho, Til Schweiger, Miguel Ferrer, Lily Taylor, Mark Margolis, Mickey Rourke.

Tráiler

.

           Narraba Homero que el héroe Odiseo, fecundo en ardides, deseaba escuchar el canto de las sirenas y, además, salir indemne del maleficio unido a sus voces, capaz de enloquecer a los marinos más avezados hasta hacerlos arrastrar sus naves en los rompientes de su isla y devorar así los infortunados cadáveres. Sin embargo, pocas son las sogas lo suficientemente fuertes para retener la voluntad enajenada de muchos realizadores foráneos y hacerlos resistir la llamada tentadora de los brillos de Hollywood, el gigante antropófago que, a cambio de medios y promoción, succionará sin piedad su valioso espíritu artístico.

           Avalado por el reconocimiento internacional de Paradise Now, nominada incluso al Óscar a mejor película de habla no inglesa, el cineasta Hany Abu-Assad desembarcaba en Hollywood con The Courier, si bien a costa de la libertad de su obra, dependiente de un libreto ajeno -en este caso a cargo de los debutantes Brannon Coombs y Pete Dris en la que, esperemos, sea su última incursión en el cine- y por supuesto alejada de sus habituales retratos de la realidad de su Palestina natal.

           En vista de cómo venían dadas las cosas, la única posibilidad que le quedaba a Abu-Assad en la recámara para llevar a buen puerto el proyecto era la de trasladar el encargo a su propio terreno de juego, como al menos lograrían en esta misma época, aunque con desiguales resultados, el danés Nicolas Winding Refn con Drive o los surcoreanos Kim Jee-woon y Park Chan-wook con El último desafío y Stoker, respectivamente. Por desgracia, la incidencia de Abu-Assad no pasará de elaborar una factura visual que trata en vano de dotar dramatismo e intensidad al filme por medio de texturas sombrías que se amoldan a la personalidad apocalíptica y sobrenatural de la Nueva Orleáns post Katrina.

No obstante, esta convencional cinta de acción nacía agonizante a causa de la debilidad de su esqueleto. La trama, de escasa coherencia interna y graves lagunas de verosimilitud en el desarrollo de muchas de las escenas, confunde la complejidad con el enmarañamiento y el suspense con la trampa. Es complicado saber qué ocurre, por qué ocurre y qué pinta cada personaje en medio del desaguisado, a pesar de su tendencia a secuestrar lugares comunes de éste y otros géneros en el relato de las aventuras de un ascético correo de criminales que ha de abandonar su neutralidad amoral para tomar partido a riesgo de su propia vida. Pero ni con sus violentos volantazos de guion, The Courier, casi una versión seria y pretendidamente adulta del Transporter de Jason Statham y la factoría de Luc Besson, se zafa de resultar previsible.

 

Nota IMDB: 4,5.

Nota FilmAffinity: 4,2.

Nota del blog: 4.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: