Boogie Nights

17 Mar

“Puedo sostener una erección casi indefinidamente. En una película porno una escena sexual de cuatro minutos en pantalla significa que he mantenido una erección durante las cinco horas que llevó rodarla. También puedo sostener una erección mientras me tiro a una chica al borde de un acantilado, mirando hacia abajo, mil metros sobre la nada, con mis rodillas sangrando por la superficie arenosa. Me corro cuantas veces sea necesario.”

John Holmes

.

.

Boogie Nights

.

Boogie Nights

.

Año: 1997.

Director: Paul Thomas Anderson.

Reparto: Mark Whalberg, Julianne Moore, Burt Reynolds, John C. Reilly, Don Cheadle, Heather Graham, Philip Seymour Hoffman, Luis Guzmán, William H. Macy, Robert Ridgely, Melora Walters, Nicole Ari Parker, Thomas Jane, Philip Baker Hall, Alfred Molina.

Tráiler

.

            La ruptura del hielo con Sidney y su favorable acogida por parte de la crítica impulsaron a Paul Thomas Anderson, proyecto de autor, a retomar un cortometraje que había rodado en 1988, The Dirk Diggler Story, inspirado en la trastienda de la industria del porno americana y, en concreto, a partir de material como el documental Exhausted: John C. Holmes, the Real Story, rodado por la actriz porno Julia St. Vincent a mayor gloria del inigualable astro X de la época, John Holmes.

            En Boogie Nights, tres monumentales planos secuencia marcan la historia de ascenso, caída y apunte de redención de corte scorsesiano que se desarrolla en el epicentro del pletórico cine porno californiano de finales de los setenta y la década de los ochenta, vía alternativa del sueño americano escogida por el bisoño Eddie Adams, luego Dirk Diggler (Mark Whalberg), para explotar y compartir el don que Dios le ha concedido: un pene como un vaso de tubo y la energía sexual de un semental desbocado. En paralelo con esta revisión del adulterado American dream, la cinta puede entreverse asimismo como una crónica coral de este periodo histórico del país norteamericano.

            En su recorrido inicial, que transcurre hasta detenerse en la imagen del protagonista, jalonado de estrellas a su espalda, la cámara describe el submundo nocturno de neones y vicios variados donde se mueven unos personajes presentados de un vistazo, con extraordinaria precisión. En el planteamiento, Anderson establece una película tan eufórica y desenfrenada como el irrefrenable auge de Diggler y la propia escena del porno angelino, por entonces invulnerable ante futuras vulgaridades artísticas y amenazas financieras como el mercado del video –no digamos ya internet y la era del porno universal y gratuito-.

A lo largo de este primer tercio luminoso y hortera, el joven realizador vacía su virtuosismo hasta rayar con lo formalista, si bien con el objetivo de reflejar las luces que deslumbran a unos personajes los cuales, en realidad, son pura sombra. Tras las bambalinas, el espectador contempla una galería de ruinas, de seres desmoronados por problemas sentimentales, económicos, sociales, familiares, de identidad, de autoestima. Individuos frágiles, fracasados o simplemente estúpidos que se arraciman en busca de protección, de formas de amor mal entendidas y de distraer la debacle mental y emocional a golpe de estupefaciente.

            Otro plano secuencia, esta vez cercenado por un disparo, confirma el mal viaje que se avecina al superar el ecuador del metraje y entrar en los años ochenta de la demanda insaciable y a bajo precio –una burda decadencia en la que, por otro lado, se podría reflejar también el cine respetable-. Imágenes torcidas y de mayor densidad, bañadas en un rojo infernal, que advierten acerca de una progresiva degradación culminada por un abrumador montaje paralelo sobre el que cabalgan dos escenas atroces en su violencia física y psicológica, punteadas por la banda sonora de Michael Penn que toca a difuntos. Anderson aplica aquí la ferocidad que merecerían estos referentes de Martin Scorsese -ese cineasta siempre fascinado por sus hombres excepcionales independientemente de su carácter moral- que resuenan en el fondo y el estilo de Boogie Nights, si bien con cierta misericordia postrera en aras de legar un desenlace abierto para sus maltrechas criaturas.

            Obra arrolladora, Boogie Nights supondría la confirmación internacional de uno de los más valorados autores del Hollywood contemporáneo.

 

Nota IMDB: 7,9.

Nota FilmAffinity: 7,2.

Nota del blog: 8,5.

8 comentarios to “Boogie Nights”

  1. plared 18 marzo, 2015 a 02:42 #

    Pues coincido, una gran película en la que destacaría ese ambiente de decadencia encubierta, de paso del tiempo en este viaje mucho mas triste que lo que el argumento propone. Me ha gustado tu visión de la peli. Cuidate

    • elcriticoabulico 18 marzo, 2015 a 17:19 #

      Como bien dices, todo es encubrimiento de una decadencia física y emocional. Las luces solo iluminan parte de esa sombra que son los personajes. Una película muy estimable.

  2. ALTAICA 18 marzo, 2015 a 13:20 #

    Interesante y muy poquito más. Un abrazo

    • elcriticoabulico 18 marzo, 2015 a 17:23 #

      Ya intuía que una película tan scorsesiana te iba a gustar solo lo justo. Yo la encuentro más compleja de lo que parece y, además, realizada con mucho talento. De lo más afinado de su autor, de hecho.

  3. ALTAICA 19 marzo, 2015 a 02:58 #

    Por cierto acabo de ver en TV2 una película israelí que me ha dejado maravillado, se llama Six acts. La encuentro sencillamente formidable. Creo que no se ha estrenado en nuestro país y que ni siquiera está en alquiler. Una lástima.

    • elcriticoabulico 19 marzo, 2015 a 17:21 #

      Pues se apunta, que ni me sonaba. Menos mal que todavía tenemos programadores intuitivos en la tele pública.

      • altaica 23 marzo, 2015 a 02:31 #

        Otra pequeña y humilde maravilla, Once (una vez) 2007. Extraordinaria.

      • elcriticoabulico 23 marzo, 2015 a 17:11 #

        Pues se apunta también, que tampoco la conocía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: