Una árida estación blanca

10 Mar

“Un buen actor es, a la vez, un artista destacado y un excepcional activista social.”

Gong Li

.

.

Una árida estación blanca

.

Una árida estación blanca

.

Año: 1989.

Directora: Euzhan Palcy.

Reparto: Donald Sutherland, Zakes Mokae, Jürgen Prochnow, Janet Suzman, Rowen Elmes, Susannah Harker, Susan Sarandon, Winston Ntshona, Marlon Brando.

Filme 

.

          Debía de existir una razón poderosa para que Marlon Brando abandonase su autoimpuesto retiro de los escenarios, comenzado al principio de la década de los ochenta tras el estreno de La fórmula, y arrastrara sus alrededor de 150 kilos hasta el rodaje un nuevo filme en el que, además, reduciría su caché muy por debajo de lo habitual.

Si con Grita libertad el cine comercial había plantado su primera pica en la creciente animadversión de Occidente contra el apartheid surafricano -insostenible incluso entre tradicionales aliados como Estados Unidos y Reino Unido, que veían en él un bastión contra el comunismo en África-, una nueva producción, Una árida estación blanca, agudizaría la denuncia contra el régimen racista adaptando la novela homónima de André Brink, profesor universitario destacado por su espíritu crítico contra el gobierno blanco del país.

Brando, que ya había empleado anteriormente su condición de estrella para el activismo social –con su célebre auge en la ceremonia de los Óscar de 1973-, se vería conmovido por la valentía de la propuesta y la implicación de su directora, la francesa Euzhan Palcy, primera artista negra en ganar un premio de la academia de cine francesa y primera directora negra en formar parte de la plantilla de una de las grandes productoras de Hollywood, la MGM. Palcy, al igual que hará el protagonista de la cinta, viajaría de incógnito a Soweto para conocer de primera mano la situación de esta mísera área de viviendas diseñada para la segregación urbanística de la población negra.

          El relato de Una árida estación blanca parte de los Disturbios de Soweto, una serie de protestas estudiantiles que, debido a la brutal represión policial, se saldaron con un número de muertos que oscila entre los 95 de las cifras proporcionadas entonces por el gobierno y las aproximadamente 500 que calculan otras fuentes no oficiales. Es esta la espita que dinamitará el ingenuo sueño en el que vive Ben du Toit (Donald Sutherland), profesor de Historia y leyenda del elitista rugby local.

En un esquema semejante al que vertebraba otra cinta de compromiso internacional como Los gritos del silencio, Du Toit ejerce como traslación del espectador ignorante y extranjero –condición que le dejará bien claro su guía por la pesadillesca realidad surafricana mientras él trata en vano de proclamarse africano auténtico-. Intermediado por sus ojos, el público asiste así al despertar de la conciencia y la consecuente reacción de este hombre racional, motivada por las atroces injusticias que, ante sus ojos, sufre otro hombre por quien siente el natural afecto humano, independiente de razas o credos, en este caso su jardinero.

          Aunque interesante en su discurso didáctico y necesaria en su proselitismo por la causa antiapartheid –recordemos que durante su estreno Nelson Mandela todavía se encontraba en prisión-, Una árida estación blanca abusa por otro lado en el énfasis y la pirotecnia sentimental en la presentación del régimen racista –si bien es cierto que murieron niños en las protestas, el menor de ellos contaba con 12 años, al contrario del asesinato a sangre fría de un chaval de no más de 5 que se verá en primer plano- y resulta un tanto maniquea en su planteamiento -la dicotomía entre sus dos hijos, especialmente-.

Cuestiones que restan fuerza al conjunto y que, del mismo modo que el breve pero contundente papel de Brando, dejan con ganas de más en una película a la que le hubiera convenido despegarse de ciertos tópicos para recrudecer su intensidad potencial.

 

Nota IMDB: 6,9.

Nota FilmAffinity: 6,6.

Nota del blog: 6,5.

Anuncios

2 comentarios to “Una árida estación blanca”

  1. Alejandro Astorga 12 septiembre, 2016 a 22:13 #

    No sabía que tenía del otro lado de la PC a Roger Ebert, mirá pelicula medio pelo dice el maestro. Hermano, mira el reparto, el contexto y la fuerza de la película. Yo pude verla con amigos que vivieron en el Apartheid y Post Apartheid y realmente se percibe de otra manera. Fabulosa es poco. Amarillista por el niño asesinado? Crees que no hubo niños asesinados en el Apartheid?
    Pero claro, estoy seguro de que con la Lista de Schindler los últimos 5 minutos de la peli con los judios llevandole flores a Schindler en el cementerio te parecieron sensacionales. Pero claro ,son judíos, no negros.

    • elcriticoabulico 18 septiembre, 2016 a 18:52 #

      Hola Alejandro,

      No se me enfade, hombre. Que ya lo advierto en mi perfil: yo doy una opinión personal que no tiene por qué estar acertada o ser compartida por quien la lee. No siento cátedra sobre nada, dejo mi impresión particular sin mayor afán de trascendencia.
      Luego, respecto a la película, digo por delante que es muy necesaria y valiente, pero por el mismo hecho de tratar una vergüenza tan terrible (y entonces tan presente) creo que forzar ese efectismo sentimental, con la realización regodeándose en la víctima infantil, me parece un recurso demasiado populista. Aquí no hablo de recursos argumentales, ojo, sino de la manera en la que la película los expone, que es lo que no me convence, de igual manera que tampoco me convence la poca entidad de algunos personajes ‘malos’. Aunque quién sabe, dada esa misma vigencia del conflicto igual no estaba de más esta forma de expresar el asunto.

      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: