Víctima

28 Feb

“Existe en la sociedad, incluso en el poder, un cálculo de tolerancia. La labor de los autores consiste en aumentar ese nivel de tolerancia.”

Damiano Damiani

.

.

Víctima

.

Víctima

.

Año: 1961.

Director: Basil Dearden.

Reparto: Dirk Bogarde, Sylvia Syms, Donald Churchill, Dennis Price, Nigel Stock, Anthony Nicholls, Hilton Edwards, Norman Bird, Derren Nesbitt, Margaret Diamond, John Barrie, John Carney, Peter McEnery.

Tráiler

.

            Nada como un buen crimen con muerte para despertar a la sociedad de su fingido letargo y para descubrir, bajo sus sábanas, la podredumbre que ocultan escondida tras una pose de dignidad.

Si bien esta polémica afloraba ya tangencialmente en algunas obras del combativo Free Cinema como Un sabor a miel y otras cintas coetáneas como Los juicios de Oscar Wilde, Víctima es considerada la primera película británica en abordar de manera directa el tema de la homosexualidad, opción sexual contemplada como delito por la legislación del país europeo hasta 1967. Basil Dearden, de nuevo con la colaboración de la guionista Janet Green como en Crimen al atardecer -en compañía esta vez de John McCormick-, vuelve a escoger el cine policíaco como la herramienta ideal para diseccionar el tejido social británico y aislar sus quistes malignos.

En este caso, además de en el ciudadano de a pie, el tumor se encuentra metastatizado en un código penal, supuesto garante de la justicia y la libertad, que no solo es cruel e inhumano en su visión de las costumbres sexuales del individuo, sino que también se muestra por completo estúpido ya que su única influencia sobre el comportamiento de los ciudadanos será su atroz promoción del chantaje. “El 90% de los casos de chantaje afectan a los homosexuales”, informará el comisario de policía quien, al igual que su homólogo de Crimen al atardecer, arroja una visión racional, ecuánime y comprensiva que contrasta con los comunes y arraigados prejuicios de su subalterno.

            El texto de Víctima expone su alegato con madurez y contundencia, sin caer en el panfleto, el estereotipo superficial o el amarillismo, a pesar de que en el aspecto puramente dramático se sirve de ciertos giros de guion un tanto forzados –el libro de recortes, la abrupta y tajante evolución mental del abogado protagonista- y a que recurre a innecesarias pistas falsas para incentivar el suspense de su fluida trama policíaca.

Sea como fuere, entusiasma, conmueve e inspira el valor casi suicida del letrado (implicado Dirk Bogarde), un Atticus Finch a su modo a quien la deuda emocional contraída con un antiguo amante, ahorcado en comisaría para evitar delatarle, le espoleará en la resolución de sus dilemas morales entre deber judicial y deber ético y, en consecuencia, emprender una lucha a muerte contra el entramado chantajista-puritano encarnado por un tipo que responde al poco masculino nombre de “Sandy”.

            En su estreno sería calificada X por la censura británica. No obstante, aunque no cosecharía un éxito rotundo en taquilla a causa de estas restricciones, sí se considera que influiría de forma positiva en la lenta pero progresiva permisividad social hacia la homosexualidad masculina.

 

Nota IMDB: 7,8.

Nota FilmAffinity: 7,1.

Nota del blog: 7,5.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: