New World

28 Ene

“El gángster Lucky Luciano lo dejó dicho: en cualquier negocio lo primero que hay que procurar es no ser el muerto.” 

Manuel Vicent

.

.

New World
.

New World.

Año: 2013.

Director: Hoon-jung Park.

Reparto: Jung-Jae Lee, Min-sik Choi, Jeong-min Hwang, Seong-Woong Park, Ji-hyo Song.

Tráiler

.

            Por lo general, las más eminentes sagas mafiosas del cine y la televisión describen la tendencia de estas organizaciones criminales a legitimar sus actividades a través de una estructura o, al menos, una fachada legal de carácter puramente empresarial. Al fin y al cabo, son solo negocios. No hay ejemplos más claros que las torturadas tentativas de Michael Corleone y, sobre todo, la petulante pedantería emprendedora del Stringer Bell de The Wire. Curiosamente, la realidad parece emprender la corriente contraria: que las empresas acaben desparramándose, con distintos grados de disimulos y artimañas, por los derroteros de la ilegalidad; proceso que también capturaba con su perfección y clarividencia característica la monumental obra de David Simon.

            Como en Election, de Johnnie To, los gángsters coreanos de New World se enfrentan al vacío de poder creado tras la muerte del presidente de la compañía por medio de unos comicios, en este caso disputados por el vicepresidente y los dos directores ejecutivos. No obstante, aquí no se expone de manera tan frontal esa ruptura inevitable entre la tradición milenaria de la triada hongkonesa y su traumática adaptación a la sociedad contemporánea capitalista y occidentalizada, sino que New World prioriza los dilemas propios del cine de espionaje policial –es decir, de infiltrados- al modo de otra cinta hongkonesa, Juego sucio (Infernal Affairs).

Sin embargo, la fractura generacional subyacente en la organización sí desencadena un enfrentamiento secundario entre la gerontocracia, proclive a esa normalización empresarial, y a la juventud ambiciosa que clama por un retorno a los orígenes marginales y agresivos de la mafia, aunque, en realidad, alejados asimismo de todo romanticismo.

            En New World, abunda la terminología corporativa, si bien únicamente para encubrir con escaso esfuerzo el violento talante criminal que todavía define la política mafiosa, inadmisible para un estado oficial que trata de menoscabar desde el interior a través de la acción de ese hombre encubierto que, a base de esfuerzo y resistencia mental, ha conseguido alcanzar el determinante papel de jefe de operaciones, a apenas un escalón del trono.

Así, New World comienza siendo un filme entretenido pero algo convencional acerca de las guerras de gángsters por el poder y de las peligrosas cuitas del infiltrado en la mafia -aquel que debe jugarse el pescuezo en aras de un bien mayor demasiado difuso como para ofrecer consuelo-; un hombre atrapado en el fuego cruzado entre las inflexibles exigencias de sus superiores y la violencia de sus compañeros del hampa.

            Según avanza el metraje -en especial a partir de una espectacular pelea en unos aparcamientos prolongada en un nervudo duelo a cuchillo en un ascensor-, la película se adentra en un sabroso fatalismo que parece conducir sin remedio a la muerte de una u otra forma y que, en consecuencia, estimula las filiaciones emocionales y las deudas de lealtad que relacionan con su entorno a este protagonista siempre al borde del abismo.

Destacará en este aspecto un notable y sorprendente uso de conceptos morales como el perdón y la redención, que confirman la agradecida tendencia al alza de la obra.

 

Nota IMDB: 7,6.

Nota FilmAffinity: 6,9.

Nota del blog: 7.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: