Hermosa juventud

9 Ene

“Ser joven no es una virtud, sino una circunstancia.”

Carmen Maura

.

.

Hermosa juventud

.

CARTEL_Hermosa juventud 70x100_loc.

Año: 2014.

Director: Jaime Rosales.

Reparto: Ingrid García Jonnson, Carlos Rodríguez, Inma Nieto, Fernando Barona, Juanma Calderón, Patricia Mendy.

Tráiler

.

            Después de la desigual acogida de su personalísima Sueño y silencio por parte de la crítica, Jaime Rosales abandona en buena medida su ensimismamiento autoral  para filmar una cuestión de actualidad y más universal como es el impacto de la crisis en la juventud española, empleando para ello una técnica formal relativamente más accesible al público de la que caracteriza su filmografía, en la que aplica un naturalismo cotidiano extremo con el propósito de purgar de su romántica, ilegítima y peligrosa aura cinematográfica a cuestiones tan terribles como el asesinato en serie o el terrorismo. Incluso dentro de ese carácter “autoencargo”, Rosales delegará responsabilidades capitales como el montaje.

            En Hermosa juventud, por tanto, la tesis rebaja su reflexión lingüística para en cambio retratar con esa misma falta de contemplaciones el drama social, económico, político y cultural de una generación que se degrada sin remedio empujada por la falta de esperanzas de porvenir, por la carencia de referentes y asideros morales, por un entorno afectivo desestructurado o en plena descomposición y por una desoladora desidia. Son asimismo individuos ahogados en un universo de estímulos plastificados y narcotizantes que conducen sin remedio a la incomunicación, el vacío materialismo y el egocentrismo.

En este sentido, el cineasta barcelonés tampoco desvía parte de la culpa que compete a unos chavales con vocación de inmadurez que no aciertan a medir ni acciones ni consecuencias, por lo general escudados en sentencias vagas asimiladas desde el exterior o en meras excusas de autoengaño –yo me busco la vida de lo que sea; hay que buscarse trabajo de tal o tal manera; afuera todo el mundo trabaja-.

            El rigor de Rosales permite que la errática deriva de sus protagonistas no acabe convertida en un simplista exceso melodramático, sino que resulte el fruto envenenado de una tendencia natural e inevitable, dadas las circunstancias y el caldo de cultivo en el que maceran un futuro que, como poco, se intuye incierto. El estilo del relato, fundamentado en ese citado naturalismo inmediato que linda en ocasiones con el voyeurismo, estimula el realismo y la verosimilitud que también exudan las bien dirigidas interpretaciones de Carlos Rodríguez y, sobre todo, de una soberbia Ingrid García-Jonsson.

Solo rompe con estas crudas y austeras formas el recurso a imágenes extraídas de smatphones y redes sociales –WhatsApp fundamentalmente, piedra angular en las relaciones humanas de los personajes-, empleadas con talento para introducir elipsis temporales de gran agilidad y eficacia narrativa dentro de una obra de duro impacto emocional y de conciencia cívica.

 

Nota IMDB: 6,5.

Nota FilmAffinity: 6,4.

Nota del blog: 8.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: