Joe

4 Ene

“Esperar que la vida te trate bien porque eres buena persona es como esperar que un tigre no te ataque porque seas vegetariano.”

Bruce Lee

.

.

Joe

.

Joe.

Año: 2013.

Director: David Gordon Green.

Reparto: Nicholas Cage, Tye Sheridan, Gary Poulter, Ronnie Gene Blevins, Adriene Mishler, Bryan Mays, Aj Wilson McPaul, Brenda Isaac Booth, Anna Niemtschk.

Tráiler

.

           Joe comienza brusco, sin contemplaciones, arrojando una acre violencia física contra la pantalla y espetando un diálogo seco y directo al hígado, propio del western, con el objetivo de delimitar la relación entre un padre vagabundo, alcohólico y pendenciero, y un hijo fiel a la familia y trabajador pero harto de dar tumbos de lugar en lugar.

La misma falta de contemplaciones que caracterizará a un filme en el que las pulsiones de ira y desesperación, pero también de amor, laten en el pecho de unos personajes situados al límite de su resistencia personal, ya sea por la inhumana situación en la que vive en el caso del chico (Tye Sheridan), sea por la necesidad de redención afectiva y social de un exconvicto, el Joe del título (Nicholas Cage), que ha adoptado el nihilismo, la pasividad y el vacío como método de alejarse de los problemas de un mundo cerca de colapsar de una vez por todas en las heces de su propia inmundicia moral.

           Podría entreverse cierta relación entre Joe y Mud, también protagonizada por el prometedor Sheridan, como también se rastrean en ellas obras anteriores como Un mundo perfecto y otras que, en el fondo, podrían tomarse como variaciones de ese inesperado y amoroso padre putativo que era el Charlot de El chico, intermediario de la maduración vital de un chaval acechado por el más absoluto desamparo emocional o económico. Pero si los fotogramas de Mud olían al gótico sureño de Mark Twain, cálido y decadente, los de Joe hieden al realismo sucio y agreste de Cormac McCarthy, ronco bardo de la América tenebrosa, oculta y cenagosa. Valga la anécdota de que, en la presente cinta, el conflictivo padre del muchacho fue interpretado por Gary Poulter, un sintecho de las calles de Austin, Texas, que fallecería apenas dos meses después de completar su primer y único rodaje de cine.

Joe no plantea un relato original, por tanto, pero comienza demostrando que desea tener sabor, contundencia. Una fuerte personalidad manifestada a través de cierto lirismo de la miseria y la agonía -véase la nada sutil metáfora del trabajo del protagonista como “envenenador” de árboles-. Resabios de escabrosa poesía que, en determinadas escenas, amenaza con descabalgar –como, en paralelo, amenaza con surgir la tradicional e irritante sobreactuación de Cage-. Ambas cosas no suceden al menos en los dos primeros tercios del filme, que desarrolla con notable poderío esa lucha alegórica entre el Bien y el Mal que se libra en torno a la figura de un adolescente situado en el punto clave de su existencia, donde su devenir puede decantarse para siempre de uno u otro lado.

“Joe es un buen hombre; al menos para mí”, se dirá acerca de este hombre providencial, ejemplificando así la inestable balanza en la que se mueven los pobladores de la narración, en su mayoría propensos a caer de uno u otro lado según el prisma desde el que se les mire o según el instante y la situación de la vida en el que se les conozca.

          Por desgracia, el guion fuerza demasiado la trama para entregar la inexcusable catarsis del relato en un desenlace en el cual, progresivamente, va apareciendo rasgos más rutinarios respecto a las derivaciones del argumento y la evolución interna de los personajes. Entonces, lo grotesco y lo tremendista del asunto no termina de despejar esa insatisfactoria sensación de convencionalidad.

 

Nota IMDB: 7.

Nota FilmAffinity: 6,2.

Nota del blog: 6,5.

4 comentarios to “Joe”

  1. Dessjuest 4 enero, 2015 a 23:35 #

    Yo debo reconocer que no pude acabar de verla🙂

    • elcriticoabulico 5 enero, 2015 a 15:33 #

      Mal asunto ese… Y eso que no es de los Cages más irritantes.

      • Dessjuest 6 enero, 2015 a 16:07 #

        Es que desde que me dijeron que me daba un aire a él la verdad es que no lo soporto😀

      • elcriticoabulico 6 enero, 2015 a 16:51 #

        Jajaja. Recuerdo haber discutido esto y que a mí me pasaba lo mismo con Fernando Alonso, ese parecido que yo encuentro poco justificado. Son dos tipos que nos lo ponen difícil, Dess.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: